Así comprábamos ayer, así compramos hoy

14770561985889

Retrocedemos a la década de los 90. La fotografía ilustra a una familia con hijos paseando por los interminables pasillos de un hipermercado de la periferia de Madrid. Llevan un carrito a rebosar, con productos para comer durante un mes y llenar la despensa para que, en un hipotético caso de catástrofe, la familia no se quede desabastecida. Pasan horas curioseando en los lineales los diferentes productos, marcas y promociones, casi como si fuera un parque de atracciones.

Han ido sin lista previa, así que los niños empiezan a llenar el carro de productos de impulso: unos snacks por aquí, unos yogures nuevos que acaban de lanzar por allá. El importe del ticket al pasar por caja es directamente proporcional al tamaño de la cesta: gigantesco, de tres dígitos.

Al acabar, y tras cargar la compra en el párking del centro, la familia celebra el dispendio de la misma manera que lo comenzó: gastando, aunque ahora toca en el fast food, parada obligada antes de rematar la velada de sábado en el cine ubicado en ese mismo centro comercial.

Volvemos al presente. La foto de 2016 representa a una pareja (también puede ser un soltero o un jubilado) que camina a toda prisa por un supermercado de tamaño medio de cualquier cadena en el centro de la ciudad. Ha ido a pie porque era la tienda que más cerca tenía de casa. No lleva carro sino una cesta. No pasea ni curiosea: sabe lo que quiere y, de hecho, lleva la lista hecha.

Coge los cuatro o cinco productos anotados (algunos frescos para la comida o la cena del día siguiente) y en menos de diez minutos liquida el trámite. Su factura no pasa de los 20 euros. Quizá tenga que volver al día siguiente para reponer la nevera, si es que le hace falta.

De los 80 a ahora

Entre las dos estampas han pasado menos de dos décadas. La primera habla de cómo comprábamos en los 80 y en los 90, cuando en los hogares aún existían las despensas. La segunda, de cómo lo hacemos ahora, con ese habitáculo ya casi extinguido, y en el que parecemos haber recuperados hábitos de una época todavía anterior: la de nuestras abuelas.

Son dos maneras de consumir muy diferentes que ilustran y sintetizan los cambios sociológicos, demográficos y económicos transcurridos en las últimas décadas. En cómo realizamos este acto tan cotidiano de abastecer nuestras neveras vemos cómo hemos cambiado los españoles: el consumidor, la sociedad y también el sector de la distribución. Así éramos hace años y así somos y vivimos hoy.

Sigue leyendo el reportaje publicado en El Mundo

8 comentarios sobre “Así comprábamos ayer, así compramos hoy

  • el 10 noviembre, 2016 a las 10:31 am
    Permalink

    El antes y el después en el comportamiento del consumidor ha cambiado a lo largo d elos años. Antes los consumidores compraban por impulso y no estaban tan informados que actualmente. Existía una confianza plena en los precios que marcaban empresas y distribuidores. Así, el precio estaba marcado por la oferta mientras que ahora esta marcado por la demanda. Pese a hacer compras mas rápidas, la recopilación de datos es constante. Por lo tanto, hoy en día nos encontramos un cliente experto y exigente con lo que quiere.
    Para mas información:
    https://www.google.es/amp/www.businessreviewamericalatina.com/mercadeo/1301/Cmo-ha-cambiado-el-comportamiento-y-los-hbitos-del-consumidor?client=safari

    Respuesta
  • el 10 noviembre, 2016 a las 3:52 pm
    Permalink

    Una perspectiva muy interesante de la que no es tan conciente alguien que nació en los años 90.
    Lo que me interesaría: ¿hay ejemplos concretos de cómo se han adaptado al nuevo comportamiento de consumo las empresas? Lamentablemente tampoco he encontrado en el artículo de El Mundo algo al respecto.

    Respuesta
    • el 10 noviembre, 2016 a las 5:49 pm
      Permalink

      Hola Alexander:

      Gracias portu comentario. Hay ejemplos de empresas que se han adaptado a los cambios con decisiones estratégicas o con un nuevo modelo de negcio. Es el caso de grandes superficies que estando en las afueras de una ciudad, establecen locales más pequeños en el centro de las ciudades. Por ejemplo Carrefour, Decathlon, etc.

      Respuesta
  • el 10 noviembre, 2016 a las 6:10 pm
    Permalink

    La forma de comprar ha cambiado muho.Ahora cuando la gente va a comprar en el mercado,no compra muho,solo compra que necesario.No compra productos como antes que compra para un mes.Ahora la gente compra cosas de muchos canales, por ejemplo,comprar por Internet,ir a la tienda a comprar, etc. Así que es mejor que antes,fácil y rápido.

    Respuesta
  • el 10 noviembre, 2016 a las 7:34 pm
    Permalink

    En las tres últimas décadas, los cambios sociológicos, demográficos y económicos han modificado radicalmente nuestra manera de consumir. En los últimos años se está volviendo a apostar por el comercio minorista de proximidad, que podría suponer la vuelta a los mercados de barrio o pequeñas tiendas de toda la vida; dado que el mayor cambio se ha experimentado con el comercio online, que ha ayudado a reducir los tiempos.

    Respuesta
  • el 10 noviembre, 2016 a las 8:42 pm
    Permalink

    Con el desarrollo de la economía,los comportamientos de los consumidores han cambiado mucho.El antes no hay un gran variedad de cosas y las personas quieren comer bien y abrigarse bien con la ropa. Pero ahora,casi toda la gente va a viajar y disfrutarse los servicios .Y para satisfacer las demandas de los consumidores,mucha empresa mejorar su marca y sus productos,así que establece un buen contacto con los consumidores.

    Respuesta
  • el 10 noviembre, 2016 a las 10:18 pm
    Permalink

    Hola, después de leer este artículo, creo que las formas de comprar y los comportamientos de consumidores cambian juntos. Tengo el suerte que nació en los 90. Según las palabras de mi madre, cuando ella era una niña, no podía comprar con dinero sino los deferentes tipos de cupones.
    En China, hay un frase que la vida dispone de cuarto aspectos, ropa, comida, vivienda, camina. Y hacer comprar tiene estrellamente relaciones con los cuarto. Es decir, ahora, la gente presta más atención a la calidad de vida, no sólo necesidades.
    Mañana es una fiesta de Alibaba, la empresa tiene una actividad de descuentos para las compras por Internet. Si estoy en China, creo que ahora estoy haciendo compras por Internet.
    ZHU SHI BAO (Paula)
    Alumna del Marketing y servicios internacional

    Respuesta
  • el 11 noviembre, 2016 a las 1:32 pm
    Permalink

    Yo creo que de todos los cambios que se han producido al que personalmente doy más importancia de todos es al económico. Yo soy del 95 y “he vivido” las dos épocas a pequeña escala me acuerdo cuando iba a comprar chuches llegaba y me daban 100 ptas y con eso me compraba un montón de cosas ahora con 1€ que equivale a 166 ptas es decir 66 ptas los niños compran la mitad o incluso menos de lo que yo compraba. Junto al problema económico están los problemas de los que han hablado mis compañeros en su comentario con los que coincido completamente. Y la pregunta es ¿cómo resolveremos todo esto?.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.