Aumentan los consumidores de artículos de lujo

 
-El número de consumidores de artículos de lujo ha pasado de aproximadamente 90 millones de consumidores en 1995 a 330 millones a finales de 2013. 
 
-El “ticket de compra” actual de este club privilegiado asciende a la cifra de 217.000 millones de euros. Además, alrededor de 10 millones de compradores adicionales se incorporan al mercado del lujo cada año y se estima que serán 400 millones en 2020 y 500 diez años después.
 

– El perfil del aficionado a los bienes de lujo está cambiando. Las marcas exclusivas ya no son solo para el tradicional cliente con un alto poder adquisitivo. La fascinación por los objetos inalcanzables ya contagia a una clase más amplía y altamente heterogénea.

 

 

Estas son las principales conclusiones del informe “Lens on the Worldwide Luxury Consumer”, realizado por Bain & Company en colaboración con el bróker independiente de renta variable y Redburn Partners, el mayor broker independiente de renta variable de Europa, y Millward Brown, el instituto de estudios de consumo. “La carrera para capturar la explosión del crecimiento del consumo de bienes de lujo ha comenzado” señala comentó Claudia D’Arpizio, socia de Bain & Company y principal autora del estudio.

En la actual base de 330 millones de consumidores, un 55% (180 millones) de ellos se mueven entre las compras de lujo y las meramente “premium”, que incluyen productos como las segundas líneas de diseñadores, productos de belleza y pequeños accesorios. Este grupo comprende, aproximadamente, el 10% del gasto total, con compras de 150 euros de media per cápita anualmente. El restante 45% (150 millones) son “los auténticos consumidores de lujo”, que habitualmente dedican parte de su gasto a productos personales de lujo de diversa naturaleza, de diferentes ocasiones de uso y precio, y que abarcan alrededor del 90% del gasto total, con compras de 1.250 euros de media per cápita anualmente. Además, el 10% de los principales consumidores de este grupo (15 millones) abarcan más de la mitad del gasto.

Además, el estudio clasifica a los consumidores de bienes de lujo en siete categorías distintas (El “Omnívoro”, el “Sabelotodo”, el “Inversor”, el “Hedonista”, el “Conservador”, el “Desilusionado” y el “Quiero y no puedo”). El informe demuestra que aunque estos segmentos pueden estar concentrados en zonas geográficas específicas, hay compradores de cada segmento en todos los principales mercados globales de lujo.

Existe un ciclo global que va desde el entusiasmo de los chinos y el de los consumidores de otros mercados emergentes hasta los compradores más maduros y precavidos de Estados Unidos y Europa Occidental o la indiferencia de los consumidores de mayor edad en Japón. Pero dentro de este ciclo, hay diferencias sustanciales dentro de cada país. Los compradores chinos son cada vez más diversos y abarcan desde un alto grado de sofisticación y experiencia en el lujo hasta los más novatos. En general, los consumidores chinos son la nacionalidad más “generosa”, ya que mitad de sus compras son para regalos (comparado con la media de un 40% en el resto del mundo).

Fuente: IPMARK

2 comentarios sobre “Aumentan los consumidores de artículos de lujo

  • el 2 abril, 2014 a las 7:38 pm
    Permalink

    Leyendo este artículo se me ocurre la pregunta del millón ¿cómo en plena época de crisis económica mundial pueden aumentar las ventas del sector del lujo?. Planteo tres respuestas ¿posibles?: una, a las grandes fortunas no les afectan las crisis. Dos, el dinero, como la energía, ni se crea ni se destruye, sólo cambia de manos. Manos de nuevos ricos ávidos de alcanzar aquellos productos fuera de su alcance hasta entonces. Y tres, ha cambiado el perfil del consumidor del lujo, haciéndolo más del tipo "quiero y no puedo".
    O las tres a la vez.

    Marta de la Cruz Ruiz
    Estudiante de Economía y Negocios Internacionales (ENI MAÑANA)

    Respuesta
  • el 3 abril, 2014 a las 5:10 pm
    Permalink

    Yo creo que la actual crisis económica, entre unas de sus múltiples consecuencias, ha acabado con la clase media, diferenciando así únicamente entre clase baja y clase alta, lo que dicho de manera coloquial ha dado lugar a que “los ricos de vuelvan más ricos, y los pobre más pobres”; de manera que las persona de clase social alta disponen ahora, y bajo este supuesto, de mayor poder adquisitivo, lo que se traduce en un mayor consumo de aquellos productos de los que son público objetivo y entre los que se encuentran obviamente los productos de lujo. Con esta idea se puede explicar, al menos en parte, el paradójico incremento en el consumo de este tipo de productos a pesar de la devastadora situación existente en España y en el resto del mundo. Así mientras millones de personas sobreviven con unos cientos de euros, cientos de personas viven con millones de euros.

    Cristina Gutiérrez Carmona. MK. Internacional

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.