Branding y Neuromarketing en el ‘Black Friday’

Tal vez no lo sepas. Pero es muy posible que compraras tus zapatillas preferidas, cambiaras de marca de café o te enamorases de una camiseta por culpa de Martin Lindstrom. Lo más probable es que su nombre te resulte desconocido, a no ser que estés interesado en el mundo del marketing o la comunicación. Y, sin embargo, este danés de pensamientos rápidos y afirmaciones contundentes, apareció en la lista elaborada por la revista Time como una de las 100 personalidades más influyentes del mundo. La modelo Tyra Banks dice de él que es “un gurú, un genio”; Tom Raths, prestigioso columnista del New York Times asegura que “si compras algo, tienes que leer sus libros. Así de simple”; y Kjeld Kirk Kristiansen, el propietario de Lego, piensa que su libro Branchild “cambia el pensamiento convencional. Ofrece una perspectiva nueva y alimenta ideas acerca del comportamiento de los niños”. Pero, ¿qué ha hecho Martin Lindstrom para ganarse semejantes piropos de personalidades tan diversas? Básicamente pensar. Atreverse además a pensar distinto. Y después difundir sus ideas a través de libros, conferencias y colaboraciones en medios de comunicación.

Lindstrom se define a sí mismo en su web personal como un “agente de cambio y futurista de las marcas”. Y si estas compañías son de las dimensiones de Walt Disney, Coca-Cola, McDonald’s o Nestlé, entre muchas otras, es fácil entender lo que explicábamos en la primera frase. Porque a no ser que se viva encerrado en una cueva sin contacto con el mundo exterior, es difícil no encontrarse con un producto o servicio sobre el que –a grandes rasgos- no hayan tenido algún tipo de influencia las ideas de Lindstrom. Lo que ha hecho su discurso relevante sobre otros especialistas en comunicación de marcas es la introducción de nuevos conceptos que juegan con lo emocional y lo tecnológico. Sus técnicas, asegura, incluyen marketing sensorial, neuromarketing y evangelización de marca (un término lo suficientemente ambiguo como para permitirse jugar con nociones vaporosas, que incluyen desde lo religioso a la fidelidad a una empresa). Es también el creador de conceptos como Small Data, basado en la importancia de los pequeños detalles e historias -en contraposición al big data- y cómo de esos detalles pueden surgir grandes revoluciones.

La pasión de Lindstrom por las marcas no es nueva. Cuando era un niño, su afición a las construcciones de Lego le llevaron a dormir en una cama hecha con las famosas piezas y a ingeniar todo un mundo en el jardín de sus padres que atraía visitantes desde varios kilómetros a la redonda. Hoy, cada nuevo libro que publica asciende a las primeras posiciones de los best-sellers del New York Times o el Wall Street Journal; y su nombre es una constante referencia para cualquier compañía que pretenda innovar en el mercado. Apasionado también de las nuevas tecnologías y cómo estas pueden influir en las decisiones de los consumidores, así como en el seguimiento minucioso de sus preferencias a la hora de elegir un producto, tiene un consejo determinante para decirnos qué hay que hacer a la hora de lanzarse a consumir ofertas on-line en días como el Black Friday: pensárselo dos veces antes de introducir la tarjeta de crédito y aceptar la compra.

Fuente: El País-One Vodafon

Ver también la entrevista a Lindstron en Universia Knowledge&Warton

2 comentarios sobre “Branding y Neuromarketing en el ‘Black Friday’

  • el 27 noviembre, 2016 a las 5:54 pm
    Permalink

    Muy interesante el artículo ya que el neuromarketing está siendo tendencia y forma parte del futuro de ésta disciplina, como lo demuestran con su influencia y “poder” Martin Lindstrom y el resto de gurús en la materia, los cuales a base de investigación y experimentos, derrumban los muros y fronteras del marketing para hacerlo todavía más nutrido y mucho más interesante.

    Respuesta
  • el 6 marzo, 2017 a las 9:36 pm
    Permalink

    Cada día se estudia mejor al consumidor y una prueba de ello es esta disciplina, el neuromarketing.
    Gracias al neuromarketing ya no hace falta “bombardearnos” con publicidad, simplemente se estudia lo que nos agrada y a que estímulos respondemos con mayor facilidad. Esto puede visualizarse hasta límites tales, como saber en un supermercado que zonas de una estantería solemos mirar con mayor frecuencia, con el fin de decidir la disposición de los productos.
    Además hoy en día gracias al comercio a través de Internet, se pueden percibir múltiples estímulos con solo pulsar un botón.
    Respecto al vídeo del artículo he de decir que la estrategia llevada a cabo por Burberry, nos demuestra que hasta nosotros mismos podemos llegar a hacer publicidad a una marca, sin necesidad de que esta haga nada, subimos una foto de una prenda de ropa y en cuestión de minutos se ha hecho viral.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.