Ciberactivismo: si te disgusta algo, haz clic

Frente a la sensación de impotencia del ciudadano medio ante problemas sociales, las plataformas de peticiones online permiten a muchos movilizarse rápidamente.
El desarrollo de las herramientas online ha dado un nuevo aire al activismo social. A diferencia de los guerreros del movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos, hoy Internet y las redes sociales permiten intentar cambiar las reglas del juego sin jugarse el tipo en la calle. Las nuevas plataformas de agitación ciudadana favorecen la participación y la rapidez para movilizarse, pero está por ver que el activismo del clic provoque grandes cambios sociales.

Surgidas sobre todo en el mundo anglosajón, se han difundido también en otros países. Avaaz, nacida en EE.UU., es una plataforma desde la que se puede protestar contra cualquier autoridad del mundo. Basta firmar con nombre y correo electrónico para pedir al gobierno indio que prohíba el trabajo infantil; a la Agencia de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. que no se comercialice para consumo humano un tipo de salmón transgénico; o al presidente de Ecuador Rafael Correa que evite la explotación petrolera en la comunidad indígena de Sani Isla…
En Avaaz tienen a gala que el poder se ejerce de abajo a arriba: los usuarios pueden crear peticiones y votar las áreas de trabajo a priorizar. “Nos parecemos más a un barco de vela que a uno con motor” explica a The Guardian Alice Jay, directora de campañas de la organización. “Nuestras campañas y nuestras acciones son tan fuertes como el viento de las ideas de quienes las impulsan. Aunque pensemos que A, B y C son campañas valiosas, las sometemos a encuestas, y si los miembros no las apoyan, las abandonamos”.
Pero la democracia que promueve Avaaz no es tan directa como parece: en el proceso de toma de decisiones, el pueblo se pierde por el camino. Es cierto que sus usuarios pueden votar las campañas a impulsar a través de encuestas. Pero la mayoría son demasiado genéricas si se compara con las que luego salen adelante. ¿Quién decide qué significa y cómo se concretan las acciones a favor de las siguientes campañas: “movilizarnos para proteger la libertad de información”; “presionar para lograr un ambicioso acuerdo mundial para frenar la catástrofe climática”, “proteger la libertad de Internet a lo largo y ancho del mundo”…?
Continua leyendo el artículo completo (Democracia 2.0, Empresas con fines sociales, etc.).
Fuente: Aceprensa (artículo de libre acceso on line)

One thought on “Ciberactivismo: si te disgusta algo, haz clic”

  1. Me parece una propuesta coherente e inteligente; hoy en día Internet sirve para multitud de tareas muchas de ellas no siempre para buenos fines. ¿Por qué no utilizarlo como un medio de protesta?
    El gran alcance informativo que proporciona Internet hace que el número de emisores a los que nos dirigimos sea mayor y así poder obtener un mayor apoyo a nivel internacional.

    Patricia Ortiz. Alumna de Marketing Internacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.