Cómo hablar bien en público

“En España tenemos mucho miedo al ridículo”, observa Javier Bernad, profesor de comunicación de IE Business School. “En las escuelas de negocio, donde hay muchas nacionalidades, los españoles siempre son los más recatados”. Bernad sostiene que, junto con el inglés y una titulación, hablar bien en público es fundamental para decantar la balanza a la hora de encontrar un trabajo. 

La distancia entre la universidad y la empresa ha sido objeto de estudio del Observatorio de Innovación en el Empleo, promovido por Adecco. Se trata de un informe en el que 19 grandes compañías, como Coca-Cola, BMW, Seur o Ikea, han detectado que existe un déficit en la preparación de los recién titulados en dos aspectos clave como son el conocimiento y las aptitudes comunicativas. Estas firmas consideran que los estudiantes tienen escasa formación en idiomas y pocas habilidades a la hora de negociar y comunicar. Los estudiantes, según este mismo análisis, creen que lo más importante para acceder a un empleo son los conocimientos específicos y relegan a un segundo plano destrezas como la oratoria o el trabajo en equipo….

La timidez, el miedo al ridículo, los nervios, etc, se pueden superar. Es cuestión de voluntad, de actitud,  de no dejar llevar por el pesimismo. Si quieres algo, ve por ello. No dejes que te digan que no puedes.

Lee completo el reportaje de El País y conoce las claves para hablar bien en público:

  1. Gestionar el tiempo. ¿Cuánto tiempo vamos a estar hablando? Esto es lo primero que debemos saber antes de planificar nuestro discurso. Se recomienda terminar antes de la hora pactada, nunca sobrepasarse. Hay que tener claro que lo importante no es contar todo sino contar lo más interesante.
  1. Analizar tu auditorio en dos sentidos Lo primero: no es lo mismo hablar ante universitarios que ante empresarios. Conocer el perfil de los asistentes a la ponencia varía el enfoque de la alocución y nos ayuda a estar preparados ante posibles preguntas. Segundo: conocer el lugar. ¿Hace frío hace, hace calor?, ¿tengo micrófono de mano o hablaré a viva voz?, ¿las sillas de los asistentes son cómodas o incómodas, ¿hay Wifi o no?
  1. Hablar con entusiasmo. El 80% del éxito de una buena charla es nuestra actitud. Sonreír, subir y bajar el tono, mostrar énfasis, mover las manos… El público recordará lo que el orador les hizo sentir. La memoria está enfocada a las sensaciones.
  1. ¿Qué tengo que llevar? El material tiene que ser un complemento. Es bueno poner vídeos y fotos. Las imágenes, al igual que las historias propias y las anécdotas, siempre se recuerdan mejor. Nota importante: todos los estudios afirman que a los 15 o 20 minutos el público desconecta. Ahí, por tanto, sería bueno introducir el material audiovisual.
  1. Mensaje directo, al grano. Arrancar con el “bueno pues” se considera casi un atentado en la oratoria. A la hora de plantear un discurso, con independencia de la duración, hay tres conceptos: anticipo la idea de mi mensaje, la desarrollo y la recapitulo. El público tiene que entender que hay un beneficio en escucharte.
  1. ¿Moverse o no moverse? Es muy importante el movimiento. No hay que estar sentado pero tampoco bailando. Con naturalidad, con dinamismo, sin pasarse y sin extremos. No hay un estilo especifico ni un comunicador ideal. En función del tema, modelo, o público todo cambia.
  1. Preparar y practicar, preparar y practicar. A comunicar se aprende comunicando. Y así se gana naturalidad, convicción, credibilidad y confianza.

En la Web, se encuentran muchos vídeos sobre cómo hablar en público. Por ejemplo, ver:Curso de Oratoria” o “5 técnicas para controlar los nervios en una presentación

11 comentarios sobre “Cómo hablar bien en público

  • el 15 febrero, 2016 a las 4:29 pm
    Permalink

    Hola!
    Efectivamente, el miedo a hablar en público es una de las cuestiones que más nos preocupan a los estudiantes hoy en día, pero, ¿dónde nace?
    La glosofobia o miedo a hablar en público, puede estar causado por una serie de factores, como incidentes traumáticos, creencias formadas desde temprana edad o la lenta acumulación de evitar hablar en público.
    En esta línea, creo que el problema que experimentamos los estudiantes viene promovido por la última de las causas, que empieza en la escuela. Todos hemos tenido alguna experiencia vergonzosa cuando el profesor nos preguntaba y nos poníamos rojos como tomates por no saber qué contestar.
    Por ello, creo que desarrollar la habilidad de hablar en público debería ser una actividad que se practicase desde el colegio. Hacer presentaciones, salir a la pizarra y crear zonas de confort dónde los niños se sientan cómodos.
    A pesar de ello como es imposible retroceder en el tiempo, nunca es tarde para mejorar y sólo es cuestión de práctica. La primera exposición que hagas en público seguro que lo pasarás mal pero a medida que lo hagas más veces, el miedo desaparecerá y podrás llegar a disfrutar con ello.

    Respuesta
  • el 15 febrero, 2016 a las 9:44 pm
    Permalink

    Muy buen comentario, además bastante útil para las exposiciones de las próximas clases, más es cierto que existe una baja formación a la hora de exponer en público sobre los estudiantes españoles. “Es una de nuestras asignaturas pendientes”. Pienso que deberían hacer mayor hincapié sobre este aspecto ya que como bien dice, si queremos llegar a ser grandes directivos debemos perder ese miedo.

    Respuesta
  • el 16 febrero, 2016 a las 9:18 am
    Permalink

    Interesante reflexión y verdaderamente cierta.
    Las presentaciones o exposiciones en público son uno de nuestros puntos débiles. Nos puede el miedo, los nervios y la situación en general. Pero es normal, así pasa con todo lo que no estás acostumbrado a hacer y vas a ponerlo en práctica por primera vez o en esporádicas ocasiones sin ningún tipo de ayuda o habilidades adquiridas.
    ¿La culpa de quién es?, pues un poco de todos, la verdad. Es cierto que la oratoria depende mucho del carácter de las personas, pero también de las habilidades que haya adquirido a lo largo del tiempo, y en esto juega un papel muy importante la educación que reciba. Estamos acostumbrados a recibir unos conocimientos de tipo teórico, a través de clases magistrales, que posteriormente se ponen a prueba en un examen en el que los alumnos sueltan todo lo que han memorizado el día anterior por la noche. Pero lo más grave es que le damos mayor puntuación a esto, que por ejemplo, a superar cursos de oratoria, en los que te enseñen como gestionar el tiempo de la exposición, cómo expresarte, cómo moverse, es decir, cómo preparar una buena presentación, de extrema importancia para determinadas carreras y trabajos.
    Por lo tanto, tenemos una asignatura pendiente, en la que todos tenemos que poner nuestro granito de arena, para que las próximas generaciones no queden relegadas a un segundo plano en comparación con los estudiantes o trabajadores de otras nacionalidades que si llevan a cabo estas prácticas o técnicas de estudio, y que por lo tanto, sí tienen estos conocimiento y habilidades adquiridas y asimiladas.

    Respuesta
  • el 16 febrero, 2016 a las 2:37 pm
    Permalink

    Creo que este post es muy interesante el ilustrativo, y puede ser el “clic” que haga que nuestra mentalidad cambie a la hora de hablar en público.
    Soy una persona demasiado vergonzosa, y a veces incluso me da demasiada vergüenza hablar ante un profesor. Pero he decidido intentar cambiar la actitud, y creo que muchas personas de clase también deberían hacerlo.

    Respuesta
  • el 19 febrero, 2016 a las 9:38 pm
    Permalink

    El pasado martes tuve la oportunidad de acudir a un Workshop en el IE Business School, de la mano del profesor Balvinder Powar. Hablamos extensamente del tema de exponer en público, pero algunas de las pautas que nos dio que más me sorprendieron fueron las siguientes:
    -De 3 en 3: intentar presentar todas las ideas en grupos de tres. Está demostrado que las personas prestamos atención a las ideas que se presentan en grupo pequeños, mientras que cuando se presentan más de tres ideas en una misma diapositiva, desconectamos.
    -Sonreír: cuando sonreímos transmitimos a la audiencia una sensación de confianza y de positivismo.
    -Hablar desde el centro de la sala: la acústica puede mejorar sustancialmente si se habla desde el medio de la sala, que si se hace desde una esquina.
    -La expresión corporal: es de especial importancia acompañar nuestras explicaciones con gestos, para enfatizar as ideas.
    Espero que os sean de utilidad estos pequeños consejos!

    Respuesta
  • el 26 septiembre, 2016 a las 3:13 pm
    Permalink

    En el mundo actual, presentar una idea, producto, servicio o marca por muy innovador o eficaz que sea jamás tendrá el mismo éxito si va ligado a una presentación eficaz o a una que le perjudique, esta entrada y los consejos que te da son la base de hacer una presentación que marque la diferencia, en mi caso le añadiría un factor extra el “riesgo”; es decir, cuanto estás dispuesto a arriesgar en tu forma de presentar con el fin de mantener la atención del público, en España con nuestro miedo al ridículo es fácil ver presentaciones monótonas y parecidas, marcar la diferencia con tus compañeros y competidores, es la clave para que lo que vayamos a presentar se “venda” bien.
    Un Saludo.

    Respuesta
  • el 28 septiembre, 2016 a las 1:58 pm
    Permalink

    Gran comentario con el que estoy totalmente de acuerdo que expresa una realidad bastante problemática para el futuro de muchos estudiantes.

    En mi opinión, estos problemas, tanto el hablar en público como el hablar inglés, se producen en los niveles inferiores de educación. Desde que somos pequeños los formatos de las clases son un profesor que enseña y un alumno que aprende, pero sin una participación en la que el alumno tenga que exponer de cara a la clase, ni hablar delante de sus compañeros, tanto en inglés como en español.

    En mi caso, no hice mi primera presentación en público hasta que hice un grado superior, pero aun peor, no hice mi primera presentación con una parte en inglés hasta el segundo año de carrera.

    Por lo tanto, pienso que tendría que haber un cambio de mentalidad en el sistema educativo que promoviera actividades para la solución de estos problemas en edades más tempranas, para conseguir en el futuro estudiantes más competitivos, y que a la hora de elegir las grandes empresas a los trabajadores, no tengan estos dos motivos como filtro para seleccionarlos.

    Antonio Romera Nuñez. Marketing de servicios.

    Respuesta
  • el 29 septiembre, 2016 a las 10:38 pm
    Permalink

    A mi, me gusta mucho este articulo. Porque soy una chica muy tímida y no me atrevo a hablar en público.
    Hace mucho tiempo, me di cuenta de que este defecto va a afectar mucho en el futuro. Creo que una excelente persona tiene que disponer de dos aspectos de capacidades—hablar y hacer.
    Nos solemos escuchar a nuestros profesores y padres. Especialmente, en China, los profesores no suelen dar oportunidades a los alumnos a expresarse.
    La capacidad de hablar es muy importante, por ejemplo, para un graduado, si habla bien, va a ganar más posibilidades para entrar en una empresa.
    Creo que, necesitamos hacer reformas en el sistema educativo. Dan más oportunidades para niños, celebrar algunas conferencias o los profesores y los alumnos cambiar papeles mutuamente un día.
    Una persona que sabe el arte de hablar va a ganar más “beneficios “y aprecias de otros.
    ZHU SHI BAO
    El nombre de español Paula
    Alumna de Marketing y servicios internacional.

    Respuesta
  • el 4 octubre, 2016 a las 7:40 am
    Permalink

    Este artículo es muy interesante, ya que hoy en día, nos pasa a muchísimos estudiantes.

    Por experiencia propia, la primera vez que hice una presentación fue en un Grado Superior.
    Estábamos constantemente haciendo presentaciones, nos obligaban a hacer debates unos contra otros, nadie podía quedarse sin hablar
    .
    Todo esto dio lugar a un cambio drástico en mi forma de presentar, cuando empecé con las presentaciones era una persona que no paraba de moverme por los nervios, que se aprendía las cosas de memoria para no quedarse en blanco, gracias a este colegio, aprendí a hablar en público, a moverme a la hora de presentar pero con naturalidad, a explicar las cosas e interactuar con las personas.

    Y nunca se me olvidará, que en las últimas presentaciones hasta mis propios compañeros, aparte de los profesores, me daban la enhorabuena por mi evolución a la hora de comunicarme en público; es decir, perdí el miedo al ridículo.

    Lo que quiero decir con todo esto, es que el saber comunicar es lo que más se valora en las empresas, y en la vida en general, y desde pequeños nos deberían quitar el miedo a hacer el ridículo, ya que es la mejor etapa para aprender y no olvidar.

    Laura Rincón Bermejo

    Marketing de servicios.

    Respuesta
  • el 14 febrero, 2019 a las 10:54 am
    Permalink

    Este articulo me pareció muy interesante, debido a que nos da una “guía” a como mejorar nuestras habilidades a la hora de hablar en publico. Yo , como estudiante a veces tengo vergüenza a la hora de hablar en publico y eso que básicamente me enfoco a mis compañeros de la universidad, no me quiero ni imaginar a la hora de exponer una presentación en una empresa o ante personas desconocidas. Básicamente se tiene miedo a hacer el ridículo o a que se me olviden las cosas. Mi forma de automotivarme es que, a la hora de hacer la exposición, si se me olvida algo, el publico nunca lo va a saber, ya que yo lo tengo todo en mi mente. La clave numero 7, pienso que es la mas acertada, dado que la única forma de mejorar es preparar y practicar, sin esa clave por mucho que queramos mejorar nunca se mejorara nuestra habilidad.
    En resumen la clave para mejorar, es preparar y practicar.

    Respuesta
    • el 14 febrero, 2019 a las 4:16 pm
      Permalink

      Muchas gracias Nicolae por tu comentario. Me alegra que te haya gustado el artículo.
      Por favor, coméntalo con tus compañeros para que lo lean. Tenemos que conseguir entre todos, mejorar las competencias para hablar en público y hacer las presentaciones de los trabajos. Saludos, José Miguel

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.