“Cómo hacer que te pasen cosas buenas”

Todos buscamos la felicidad, y esta búsqueda nos mantiene ocupados toda la vida. Lo que suele pasar es que nos equivocamos por el camino, buscamos donde no es, nos desviamos, nos dejamos deslumbrar por espejismos… Con frecuencia confundimos placer con felicidad, toda clase de placeres (compañía de otros, compras, comida, sexo…). La dopamina es la hormona del placer…pero también de la adicción. Ignorar esto suele ser uno de esos desvíos o callejones sin salida en nuestra búsqueda de la felicidad.

La doctora Marian Rojas, psiquiatra por la Universidad de Navarra, estuvo en el IESE, presentando su libro “Cómo hacer que nos pasen cosas buenas”, que va ya por su octava re-edición. En sus propias palabras, la idea del libro surgió cuando “decidí indagar en el factor suerte, si realmente existía y si tenía algún componente emocional. Me gustaba mucho la frase que decía Séneca de que la suerte es donde se unen la preparación con la oportunidad. Entonces, pensé que una persona que esté bien preparada, puede ver mucho mejor una oportunidad. Este libro es mi propia versión sobre esto, una ecuación para atraer lo bueno a tu vida.”

Durante su presentación hizo mucho hincapié en la búsqueda de la felicidad que hoy muchos hacen a través de las pantallas, aunque “las cosas buenas de la vida pasan en la vida real, no en la virtual”.  Afirmó que, en su consulta, detecta en los jóvenes una enorme apatía, por un lado, y por otro, una nula tolerancia a la frustración. Además, hemos olvidado que lo que de verdad nos llena es la sensación del trabajo bien hecho y el amor, las relaciones personales.

Nos ayuda mucho saber que somos la suma de lo que los demás ven de mí, lo que yo creo que soy, la verdad sobre mí mismo y la e-imagen (lo que hay de mí en redes). Lo relevante no es la realidad, sino cómo interpreto yo la realidad, y para ello, según explicó Marian, debemos en primer lugar contar con un sistema de creencias que no sea limitante, o reducarlo si lo es.  Un segundo factor sería el estado de ánimo, que es determinante, y depende de muchos factores, como el sueño, la bioquímica, las circunstancias, el uso de alcohol, y de manera especialmente determinante, la actitud, que es de gran poder motivante, a poco que se sepa usar, porque “el optimismo es una decisión”. El Sistema Reticular Activador Ascendente (SRAA) sería el tercer elemento: ayuda a concentrar la atención en  que nos pasen cosas buenas; lo que sucede es que, habitualmente, podemos tenerlo distraído, por ejemplo con las pantallas. Para luchar contra esto, hace falta fuerza de voluntad y ser “maestros de nuestra atención”.

En su libro, la doctora Rojas habla también del sufrimiento y cómo este puede ser “una puerta de entrada a la felicidad”, por increíble que parezca. Aquí tiene un papel predominante el cortisol, del que habló más extensamente en la segunda parte de su presentación.

El cortisol es una hormona que, en dosis pequeñas, nos ayuda a sobrevivir y a ser creativos en momentos de estrés, pero que, mantenida en el tiempo y de forma crónica, nos enferma y nos perjudica. Hoy en día, las cuatro actitudes que más nos elevan el cortisol son la cronopatía, es decir, la enfermedad de estar constantemente aprovechando el tiempo; el miedo a perder el control, especialmente del futuro, el perfeccionismo, que provoca que la gente sufra porque nunca está a la altura de sus expectativas y las pantallas, que nos hacen estar alerta de que algo puede llegar, un mail, un mensaje, una llamada, etc.

Y terminó la sesión con unas palabras para pensar:

“Cuando estés solo, cuida tus pensamientos. Cuando estés con amigos, cuida tu lengua. Cuando estés enfadado e irritado, cuida tu temperamento. Cuando estés en conflicto, cuida tus emociones. Cuando estés triunfando, cuida tu vanidad.”

Te dejo una vídeo-entrevista a Marian en IESE:

Fuente: Blog de Nuria Chinchilla, profesora del IESE

Ver también una entrevista en El Mundo con Miriam Rojas sobre el sentido de la vida.

2 comentarios sobre ““Cómo hacer que te pasen cosas buenas”

  • el 17 marzo, 2019 a las 8:53 pm
    Permalink

    De acuerdo con la doctora, me parece un punto muy importante el hecho de reflejar que las cosas buenas pasan en la vida real, y no en la virtual como muchos jóvenes interpretan.
    De esta manera este artículo me parece muy útil que puede hacer reflexionar a mucha gente ya que pienso que por mucho que la tecnología avance y estemos en la era basada en la transformación digital donde estos cambios se producen con bastante frecuencia, pienso que la felicidad es una de las cosas que no siguen el mismo sendero que dichos cambios. Desde mi punto de vista, la felicidad lejos de acompañar a cosas materiales y procesos externos se basa en tres términos básicos: Salud mental, salud física y autorrealización.

    Por último, quiero añadir una opinión personal basada en que el hecho de que pasen cosas buenas no es más que efectivamente nuestra visión e interpretación de lo que nos ocurre, es decir, no es más feliz aquel que le ocurren “menos problemas” sino aquel que “aprende a superarlos” con mayor facilidad.

    Respuesta
    • el 18 marzo, 2019 a las 5:44 am
      Permalink

      Hola Miguel Ángel: ¡Muchas gracias por tu comentario!
      Lo importante para ser feliz es que “lo más importante en la vida, sea realmente lo más importante”
      El sentido que das a tu vida, los valores y creencias, el estilo de vida, etc. configuran el modo de vivir y enfretarse a las dificultades que siempre habrá en la vida.
      Lo importante es la actitud. Cada uno puede controlar su estado de ánimo y puede enfrentarse a lo de cada día con un sentido positivo e ilusionante.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.