Cómo utilizar Linkedin para encontrar empleo

Con más de 400 millones de usuarios en todo el mundo, LinkedIn se ha convertido en la red social profesional por excelencia. Su misión principal es la de poner en contacto a los miles de directivos, empresarios y profesionales registrados, conectando empresas con candidatos.

Las empresas ven en LinkedIn una gran herramienta en la que buscar los candidatos que encajen con el perfil profesional que buscan para su negocio. Gracias a su bajo coste, a su capacidad de accesibilidad (pueden llegar a los profesionales directamente sin necesidad de intermediarios), a que pueden disponer de currículum actualizados o trabajar el Networking, cada vez son más los equipos de recursos humanos que utilizan LinkedIn para detectar el talento en los procesos de selección de personal para sus empresas.

Esta ventaja no es solo para las empresas, ya que los candidatos que buscan trabajo también son claros beneficiarios de su uso. Para ellos, LinkedIn se convierte en una gran ayuda para que su perfil profesional sea más visible para las empresas y así darse a conocer en el mercado laboral.

Esto es porque el perfil de LinkedIn funciona a modo de currículum online. Cada profesional puede especificar su formación, experiencia, publicar sus proyectos, etc. Sin embargo, las oportunidades que ofrece este CV online van mucho más allá que las de un CV tradicional. En un perfil de Linkedin puedes adjuntar enlaces a páginas web, certificados, diplomas, e incluso contactar con otros expertos del sector, así como gestionar todos tus contactos.

Por otro lado, esta plataforma profesional también está adaptada a las tendencias de consumo digital, haciendo que su aprovechamiento sea aún mayor. Los candidatos tienen la posibilidad de descargarse en su móvil la aplicación Linkedin Job Search, una aplicación que se centra de forma exclusiva en la búsqueda de empleo. En ella puedes configurar las preferencias de empleo (sector de preferencia, ubicación, puesto, etc.) o buscar las ofertas de empleo directamente mediante palabras clave.

Como ves, Linkedin es una herramienta muy potente que, si la gestionas correctamente, puede abrirte muchas oportunidades laborales.

Cómo buscar empleo por Linkedin
Fase previa a la creación de un perfil profesional en Linkedin

De lo que se trata, es de crear un buen perfil en Linkedin para que los reclutadores se fijen en él y se pongan en contacto contigo para citarte en una entrevista personal. Así que, antes de empezar a crear tu perfil profesional sin ton ni son, es muy importante que tengas claro las siguientes recomendaciones:

Autoanálisis

Antes de empezar a completar los campos del perfil de Linkedin, haz un ejercicio de autoanálisis para identificar tanto tus puntos fuertes, como débiles, y así redactes tu perfil profesional en base a tus virtudes y fortalezas, omitiendo aquello que no se te da tan bien.

La edad y la experiencia no son determinantes: ¡no te agobies! Ser demasiado joven o mayor, tener poca o demasiada experiencia son pensamientos que debes eliminar por completo.  Olvídate de estos prejuicios y confía en ti mismo y en tus posibilidades. Céntrate en destacar todo lo que sabes y todo lo que has hecho hasta ahora. Muestra tus ganas de aprender y desarrollarte profesionalmente.

Establece una estrategia y define tus objetivos profesionales:

Piensa qué es lo que esperas del uso de la herramienta, qué quieres encontrar en ella y qué imagen quieres proyectar. Si orientas el discurso de tu perfil profesional a tus objetivos, dejarás claro dónde te gustaría trabajar (empresa, sector…), qué funciones o qué puesto quieres desempeñar, si estás desempleado o en búsqueda de nuevas oportunidades. En definitiva, hará que tu perfil se convierta en un escaparate de tus intereses reales.

En el caso de que no sepas por donde empezar, siempre puedes echar un vistazo a algún perfil que sea parecido al tuyo para observar cómo lo están haciendo ellos.

Cuida tu imagen y revisa tu reputación digital.

Al igual que te comentamos en el post 10 Consejos para buscar empleo en Redes Sociales, tengamos abierto un perfil en redes sociales o no, cabe la posibilidad de que exista información sobre nosotros en la red, como por ejemplo fotografías que puedan subir otros usuarios en sus perfiles.

Como toda esta información es pública y accesible a millones de usuarios, resulta vital buscar qué existe sobre nosotros en la red y vigilar la privacidad de nuestros perfiles, ya que puede condicionar nuestra reputación online y ser determinante en cualquier proceso de selección.

Aprovecha la creación el perfil profesional en Linkedin para construir tu marca profesional y cuidarla cada día.

Cómo crear un perfil en Linkedin

Una vez termines con la fase previa a la creación de tu perfil profesional en Linkedin, ya puedes ponerte manos a la obra. Cuando empieces a desarrollar tu perfil profesional en Linkedin es importante que:

Selecciona una fotografía de perfil adecuada, que trasmita profesionalidad, porque los perfiles que no incluyen fotografías, son menos visitados.

Lo aconsejable es que sea de tamaño carnet (tamaño 500×500 px), de buena calidad y lo más actual posible.  La idea es que en primer plano aparezca la cara y se vea ligeramente el cuello y los hombros. El fondo debe ser neutro, al igual que la vestimenta. Evita las fotografías acompañado, selfies, pixeladas o en un contexto no profesional. Acuérdate del dicho: “una imagen vale más que mil palabras.”

Elegir una imagen de cabecera adecuada también es importante. Debe estar relacionada con el sector profesional para el que te gustaría trabajar o trabajas. Adapta la imagen al tamaño (1.400 x 452 px) para que no aparezca pixelada.

  • Información personal: especifica tu información de contacto con el email y número de teléfono que utilices para que puedas ser contactado fácilmente por los equipos de recursos humanos. Como consejo, no indiques tu fecha de nacimiento por si pudieras ser descartado por filtros de edad.
  • Titular profesional: en los resultados de búsqueda, donde tu perfil aparecerá con cientos de perfiles profesionales similares al tuyo, el titular profesional marcará la diferencia.

¡Sácales provecho a los 120 caracteres! No te limites a introducir el cargo que desempeñas o al que aspiras y detállalo algo más, mostrando el valor diferencial que puedes aportar. Incluye una frase que defina tu perfil profesional o una propuesta de valor que muestre lo que eres capad de hacer en tu sector. En el caso de que estés desempleado, no pases por alto este apartado y aprovecha para destacar aquí tus mejores cualidades, tus aspiraciones, etc, en lugar de especificar tu situación laboral.

  • Puesto Actual: el apartado de puesto actual, es un campo muy importante a la hora de posicionar los perfiles en los resultados de búsqueda. Es aquí donde debes dejar claro si estás en búsqueda activa de empleo o, sin embargo, estás trabajando, pero estarías abierto a nuevas oportunidades

Si estás en búsqueda de empleo, incluye el cargo que te gustaría ocupar, y en el apartado empresa pon “en búsqueda activa” o “en transición profesional” (cuando estés trabajando actualmente). No olvides determinar una palabra clave que represente el puesto o cargo para ganar visibilidad y oportunidades.

  • Localización: en el caso de que no te importe cambiar tu lugar de residencia por trabajo, es recomendable que, en la ubicación, no especifiques la ciudad donde estás viviendo actualmente y pongas “España”. Si, por el contrario, quieres limitar tu búsqueda a una ciudad concreta, entonces ponla.

Cuando estés dispuesto a una movilidad internacional, indica los idiomas que dominas y haz distintas versiones de tu perfil en esos idiomas, pero ¡no mezcles idiomas dentro de un mismo perfil!

  • Extracto: es una de las partes más importantes del perfil porque es lo primero que ven los reclutadores después de tu información básica. Debe ser corto y directo (entre 12-15 líneas o 2.000 caracteres) ya que debes conseguir llamar su atención y seducirle para que tenga ganas de seguir leyendo.

Haz un breve resumen de tu carrera profesional, habilidades y competencias. Cuenta qué puedes aportar al sector, aquello que te diferencie del resto de perfiles.

El extracto tiene su propio apartado dentro del perfil, sin embargo, el titular profesional aparece junto a la información básica del perfil. Mientras que en el extracto tienes hasta 2.000 caracteres para desarrollar tus competencias y habilidades, en el titular profesional tan solo tienes 120 caracteres para que los reclutadores identifiquen de un vistazo tu puesto o aspiraciones junto con tu propuesta de valor.

  • Experiencia: este apartado debe ser concreto y estar bien definidas las funciones y tareas que has desarrollado de cada uno de los empleos que has tenido, porque es en lo que se fijará el reclutador. Pero no solo detalles las funciones, tareas y responsabilidades, enfoca tu perfil hacia los logros y los resultados que has obtenido a lo largo de tu trayectoria profesional.

Por último, menciona las herramientas o programas informáticos que hayas utilizado, ya que hace referencia a las competencias que has adquirido y desarrollado en tu puesto de trabajo. Incluye también, los proyectos en los que has participado.

  • Educación: Especifica los centros o universidades en los que te has formado y etiquétalas en la en el listado de instituciones de Linkedin. Esto te beneficiará cuando los reclutadores apliquen filtros en sus búsquedas.
  • Aptitudes y validaciones: Completa el apartado de aptitudes para mostrar cuáles son tus habilidades y qué sabes hacer. Lo que pongas debe estar relacionado con los trabajos que has desempeñado en el pasado y en la actualidad.
  • Otras secciones: Añade todas las secciones que consideres oportunas para tener tu perfil lo más completo posible, algo que beneficiará tu imagen profesional. Incluye actividades extra o voluntarias, cursos e indica en qué consistieron.

Mantén el perfil lo más completo y detallado posible, porque cuanta más información haya, más sabrán sobre ti los reclutadores. Desarróllalo de forma que quede bien claro qué es lo que sabes hacer y qué trabajo te gustaría conseguir. ¡No te olvides de que a veces menos, es más! Y omite toda aquella información que no aporte valor al perfil.

Cuida el lenguaje que utilizas y presta atención a las faltas de ortografía. Al tratarse de una red profesional, el lenguaje debe ser formal, porque estás interactuando con otros profesionales, no con tus amigos.

Por último, cuando hayas terminado de completar tu perfil revísalo como si fuera el de otra persona para identificar puntos de mejora. También puedes pedir a amigos o familiares que lo hagan por ti y así te aporten una visión más objetiva.

Dedícale algo de tiempo cada día, actualízalo con frecuencia y cuídalo. No tengas prisa por tirar la toalla, los resultados no son inmediatos, pero si te esfuerzas en seguir estos pasos no tardarán en llegar.

 Fuente: Blog Grupo Norte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.