Consumismo y Ecología

El cajero de un supermercado recomienda a una señora mayor que debería traer su propia bolsa, pues las bolsas de plástico degradan el medio ambiente. “Es que en mis tiempos no había esta moda verde, responde la señora”.

El empleado le contesta: “Esa es la herencia que nos han dejado la gente de su generación, que no protegieron el medio ambiente”.

En nuestros tiempos, responde la señora, las botellas de leche, de gaseosa o de cerveza se devolvían a la tienda. Y ésta las enviaba de nuevo a la fábrica, que tras esterilizarlas las llenaba de nuevo. Así, realmente las reciclaban. Pero llevas razón, no teníamos esta moda verde en nuestros tiempos.

Íbamos andando a las tiendas en lugar de ir en coches cada vez que necesitábamos recorrer 200 metros. Pero llevas razón, no teníamos esta moda verde en nuestros días.

No usábamos máquinas secadoras, pues la energía solar y la eólica se encargaban de secar nuestra ropa. Vestíamos la ropa de nuestros hermanos mayores en lugar de llevar siempre modelitos nuevos. Pero llevas razón: no había una moda verde en nuestros días.

Teníamos una sola televisión, en lugar de una en cada habitación. En la cocina, molíamos y batíamos a mano, porque no había máquinas eléctricas que lo hiciesen por nosotros. Cuando empaquetábamos algo frágil usábamos periódicos arrugados para protegerlo en lugar de bolitas de plástico.

Hacíamos ejercicio trabajando, por lo que no necesitábamos ir a un gimnasio a correr sobre cintas mecánicas que funcionan con electricidad. Y bebíamos del grifo cuando teníamos sed, en lugar de usar vasitos o botellas de plástico cada vez que teníamos que tomar agua. Pero llevas razón: no había en esos tiempos una moda verde.

Usábamos el tranvía o el autobús y los jóvenes iban a la escuela andando o en bicicleta, en lugar de usar a su mamá como taxista. Teníamos un enchufe en cada habitación, no una regleta de enchufes para alimentar una docena de artefactos. Y no necesitábamos un aparato electrónico para recibir señales desde satélites situados a miles de kilómetros de distancia en el espacio para encontrar la pizzería más próxima. Pero llevas razón: no teníamos esa maravillosa moda verde en nuestros tiempos.

MORALEJA

Lo anterior es un cuento que circula por Internet que puede parecer gracioso. Pero ¿es un mero cuento?
Creo que no. Hay en él verdades como puños sobre nuestros hábitos de consumo y su influencia en la crisis ecológica que padecemos.
Porque la solución a esa crisis ¿está solo en las industrias contaminantes o también en nuestra manera de consumir?

Fuente: Blog de Alejandro Córdoba

Un comentario sobre “Consumismo y Ecología

  • el 17 diciembre, 2016 a las 9:10 pm
    Permalink

    El mundo, el hogar de todos y del futuro, de futuras generaciones no es una moda, cada uno puede aportar su “granito” porque si todos reciclaramos, si todos fueramos concientes y gastaramos menos agua y tuvieramos otros hábitos la contaminación no avanzaria a un ritmo tan rápido, aún estamos a tiempo para actuar, para mejorar nuestro consumo, no esperemos que sea demasiadp tarde.
    Un post muy interesante y que nos enseña/recuerda algo de vital importancia: debemos cuidar nuestro hogar, la tierra.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.