La importancia del asesor financiero

Nos hemos acostumbrado a entender que, cuando unos grandes almacenes anuncian rebajas del 20%, es una gran oportunidad de comprar lo que necesitamos o, simplemente, lo que nos hace ilusión.

Adquirir hoy el mismo bien o servicio a un precio sensiblemente inferior, hay que aprovecharlo. Las oportunidades no duran mucho tiempo.

Pues bien, en cada bajada de los mercados financieros de los últimos 30 años: 1990, 2001 y 2008, los inversores han reaccionado de manera contraria a lo que dictaba la lógica, cuando hubo importantes descuentos, vendiendo cuando los mercados bajaban y volviendo a comprar cuando habían subido. Es decir, materializando pérdidas, dejando pasar la oportunidad de comprar “en rebajas” y entrando de nuevo en los mercados a un precio más alto. Analicemos este comportamiento.

Entre los sesgos que tiene cualquier inversor, podemos destacar:

1.- Procrastinación

Dejar para más adelante, evitar tomar una decisión ahora, pensar que, si no hacemos nada, puede mejorar la situación, es como no ir a comprar en rebajas y comprarlo a su precio “normal”. Podremos auto justificarnos, pero no parece una buena decisión.

Estamos en el momento en que los inversores en España tienen el mayor nivel de dinero en cuentas corrientes, sin remuneración y con gastos de administración, mantenimiento, además de la inflación y los impuestos.

2.-La falta de autocontrol

Si estábamos ahorrando con un objetivo (un viaje, la boda, cambiar de casa o cualquier otro) y nos hemos gastado el dinero por el camino, igual es que no hemos tenido claro el objetivo, lo hemos cambiado por el camino o, no tenemos la suficiente fuerza de voluntad.

Hay clientes que me dicen: “Fernando no puedo ahorrar”. Pudiera ser verdad en algunos casos, con bajos ingresos, pero, por lo general el ahorro no se lleva a cabo cuando pensamos que:

INGRESOS – GASTOS = AHORRO

Es claro que, en nuestro modelo de sociedad, la capacidad de gastar puede, incluso, superar los ingresos.

Un paso importante para ahorrar es cambiar la ecuación a:

INGRESOS – AHORRO = GASTOS

Es decir, cuando nos auto imponemos dejar de consumir hoy, para hacerlo más adelante, lo que implica un sacrificio. En el fondo, la pregunta que debemos hacernos es ¿estoy dispuesto a sacrificarme para conseguir mis metas?

3.-Es conocido que en los inversores la aversión a las pérdidas es varias veces (depende de cada uno) superior a la satisfacción por los beneficios.

Parece claro que, si mi fondo está valorado en 100 y pierde el 30% de su valor, valdrá 70. Si ahora sube el 30%, muchas personas piensan que han recuperado su valor inicial, pero con esa revalorización habría alcanzado un valor de 91. Para volver a tener 100, debería revalorizarse en un 43%

4.-Finalmente el sesgo de la inercia, el dejar que todo siga igual, incluso en momentos excepcionales, nos hace no aprovechar las oportunidades.

Está claro que, como dice el inversor y filántropo norteamericano, Warren BuffetLo que aprendemos de la historia es que las personas no aprenden de la historia

En estas semanas en que una gran crisis sanitaria ha impactado en los mercados financieros provocando bajadas del 33% hay que controlar los impulsos y no hay que ser ni codicioso, ni temeroso y eso, cuando nos “jugamos nuestro patrimonio, es difícil de llevar a cabo.

Igual que confiamos en las recomendaciones y los cuidados de los sanitarios, para no contagiarnos y no contagiar a los demás, debemos confiar en el médico de nuestras finanzas.

La figura del asesor financiero, un profesional cualificado, que propone las mejores opciones para que las personas y las familias cumplan sus objetivos, es especialmente indicado y marca la diferencia, mucho más en estos momentos de gran volatilidad y nos permite no dejarnos llevar por nuestros impulsos.

Un simple vistazo a los índices bursátiles, de Shangai (CSI 300 Index) nos muestra que, a pesar de seguir en negativo, el 30 de abril estaba en -0,02% en su evolución anual. Véase las tablas de Bloomberg.

Sorprende que, en el pasado marzo, cuando miles de familias vendían sus fondos de inversión en los grandes bancos (banca personal, banca privada), en Mediolanum, la mayoría de los clientes tenían liquidez para poder estar tranquilos y realizaron aportaciones adicionales a sus estrategias de ahorro para cumplir sus objetivos (estudios de los hijos, la casa, la jubilación)

Como asesor financiero estoy acostumbrado a comentar con mis clientes la importancia de la prudencia, la diversificación, trabajar con estrategia e, incluso en los peores momentos, no cambiar las metas

Si quieres, estoy a tu disposición. Te escucho y empezamos a trabajar para conseguir tus objetivos.

Fernando Elvira González

Fernando.elvira@bancomediolanum.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.