El cuarto sector: ¿otra economía posible?

Producir con sostenibilidad ambiental y para el bienestar social. Preferir una marca por el comportamiento ético de la empresa y no solo por las características del producto. No es ciencia ficción, sino una tendencia que está ganando impulso. Me refiero al cuarto sector, el cruce entre los valores, el consumo y la producción, en la economía que demandan los millennials.

En torno a un 70% de esta generación aceptaría un salario más bajo a cambio de trabajar por una buena causa, mientras que la abrumadora mayoría estarían dispuestos a pagar más por un producto responsable. Es cierto que tienen la mirada fija en la pantalla del móvil y dedican varias horas de su día a las redes sociales. Pero también quieren frenar el cambio climático, construir sociedades más inclusivas, mitigar la creciente desigualdad, y vivir de acuerdo a una ética que no esté reñida con las ganancias.

De estos nuevos valores y expectativas ha surgido un poderoso movimiento que en muchos países supone ya el 10% del producto interior bruto (PIB) y que emplea a una proporción considerable de sus trabajadores. Los emprendedores jóvenes han sido los principales impulsores de este cambio. Cada año se crean millones de empresas sociales en el mundo, bajo diversas formas, como iniciativas ciudadanas, empresas B, cooperativas, mutualidades, sociedades laborales, o la banca ética.

Lo que une a estas entidades es que, aunque buscan la autosuficiencia financiera y funcionan bajo una lógica empresarial, su objetivo no es únicamente lucrar. Su objetivo es resolver los grandes problemas del siglo XXI, combinando elementos de los tres sectores tradicionales: el público, el privado y el no gubernamental.

Sigue leyendo el artículo en El Pais

2 comentarios sobre “El cuarto sector: ¿otra economía posible?

  • el 13 octubre, 2017 a las 9:58 am
    Permalink

    Sin duda, los millennials están cambiado el concepto de compra-venta hoy en día, preocupándose por algunos aspectos (como el medio ambiente), que consideran de vital importancia a la hora de comprar un producto o servicio.

    A continuación, dejo algunos porcentajes interesantes que investigué el año pasado al hacer un trabajo sobre Los Millennials y el Marketing:

    – Un 56% de la generación Y, o millennials, se concentra en compañías que se preocupan por la desigualdad social y económica.

    – Además, un 68% de este grupo generacional indicó que consideran que las marcas deben tener programas de responsabilidad social, como donar a causas benéficas.

    – El 70% de los millennials gastaría más dinero en aquellas marcas que apoyan a iniciativas solidarias.

    Cabe destacar también, que a este grupo generacional se le llama en algunas ocasiones PROSUMIDORES, esto quiere decir que, además de ser consumidores, son generadores de ideas destinadas a mejorar los productos. Es decir, influencian y provocan cambios en los mercados debido principalmente a la tecnología y a los social media.

    Respuesta
  • el 16 octubre, 2017 a las 8:41 pm
    Permalink

    Esa idea de nueva combinación de sectores sigue la tendencia de nuestra generación. Por esa tendencia (en mi clase de estrategia durante mi primer año), nos enseñamos el concepto de las tres partes del balance final. Las tres partes son: su valor económica o financiara, su responsabilidad social y su coste ambiental.

    Es una pensamiento que empezó en los 1990s, y es una otra manera que nuestra generación quieren que las empresas no solo piensan en los fines de lucro. Es algo que algunas empresas en los EEUU están haciendo. Un ejemplo es la idea que DHL usan mensajeros en bici en Europa para reducir sus emisiones de carbono.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.