Dar las gracias no es agradecer

No es lo mismo dar las gracias que agradecer. Buscar el gesto que llegue al otro y no esperar nada por nuestra acción, es el camino para hacerlo de forma sincera. 
Hay una gran diferencia entre dar las gracias y mostrar nuestro agradecimiento. Dar las gracias es una respuesta espontánea, automática, un convencionalismo social que por educación y por cordialidad hacemos de oficio. Es una expresión que ante algo que han hecho por nosotros cierra el círculo, pero a menudo lo cierra en falso. Porque hecho el formulismo, podemos pensar que ya hemos agradecido lo que hayan hecho por nosotros y puede que esta impresión no sea cierta en absoluto.
Hay muchos “gracias” que saben a pura hipocresía, de esos que uno ya descubre con solo oírlos que no hay detrás de ellos ni la más mínima intención de gratitud. Y estos son los que deberíamos evitar a toda costa.
Mostrar nuestro agradecimiento va mucho más allá de pronunciar la palabra mágica “gracias”: es mostrarle a la otra persona que realmente valoramos y apreciamos lo que ha hecho por nosotros o lo que nos ha dado. Y en esto los convencionalismos no ayudan.
Es necesario encontrar nuevas formas de mostrar a las personas el sentimiento de agradecimiento auténtico. Para mostrar al otro nuestra gratitud, los pequeños detalles son mucho más eficaces que las palabras, y mucho más indicados para transmitir nuestro sentimiento. El reto es: ¿cómo podemos hacer sentir al otro que le estamos agradecidos de verdad? 

Es imprescindible pensar en gestos que, conectados con aquello que hemos recibido, lleguen al otro. A mí alrededor, he podido vivir algunos que han tenido o tuvieron en su día un potente efecto.

Recibir el agradecimiento por algo que hemos hecho es sin duda agradable, y es bueno que lo disfrutemos. Pero no debemos necesariamente contar con ello, y sobre todo no debemos depender de ello.

Muchos de nosotros raramente dejamos de dar las gracias, pero muy frecuentemente nos saltamos el agradecimiento. Busquemos a nuestro alrededor a quien ha hecho recientemente algo por nosotros que ha sido importante. Y busquemos una forma creativa de mostrarle nuestro agradecimiento. Hagámoslo por ellos, pero también por nosotros. Porque agradecer es a menudo tan gratificante como recibir. 
– “Cuando bebas agua, recuerda la fuente” (proverbio chino)
– “Quien recibe lo que no merece, pocas veces lo agradece”. Francisco de Quevedo.
– “Muchas veces mordemos la mano a aquellos que nos alimentan”. Thomas Burke.
El texto anterior forma parte del artículo “Más allá de dar las gracias”

¿Qué te parecen estas reflexiones?¿Sabes agradecer la ayuda que recibes de otras personas, como por ejemplo: tus amigos, compañeros de un grupo de trabajo o los que forman parte de cada asignatura? Piensa un poco y busca ejemplos sobre cómo se podría agradecer un servicio o la actitud de otras personas, que se esfuerzan por prestar un servicio con profesionalidad.

Actualización: El premio de agradecer. Con este título, mi amigo Jaime me ha enviado un texto. Antes de copiarlo en este comentario, he de recordar un refrán español: “Es de bien nacidos, ser agradecidos”. Este refrán, nos recuerda la importancia de dar siempre las gracias, ya que todos los hombres por el hecho de ser personas, se pueden considerar “bien” nacidos.
Me acordaba de ese refrán, al leer el texto que mi amigo Jaime me ha enviado y que copio a continuación.
El premio de agradecer
Hay quienes dicen que dar las gracias por cortesía no vale nada: lo importante —afirman— es agradecer de corazón y hacérselo sentir así a la otra persona. Quienes piensan esto desprecian el dar las gracias porque lo consideran un convencionalismo social vacío de contenido y privilegian en cambio una comunicación afectiva entre los corazones. “El reto es —escribía un experto— ¿cómo podemos hacer sentir al otro que le estamos agradecidos de verdad? (…) Es necesario encontrar nuevas formas de mostrar a las personas el sentimiento de agradecimiento auténtico”.
En un primer momento, esta tesis podría parecer atractiva, pero si se piensa un poco se descubre que es una manera desenfocada de abordar este asunto vitalmente tan importante. ¿Por qué los padres de todo el mundo se empeñan en que sus hijos aprendan a dar las gracias? No lo hacen meramente para que sus hijos aprendan un formulismo social, sino que lo hacen —”¿qué se dice, hijo?”— para que aprendan a ser agradecidos, esto es, para que lleguen a ser mejores. Las fórmulas corteses —acompañadas si es posible de una sonrisa— son el camino que tenemos los seres humanos para adquirir el agradecimiento de corazón.
Un filósofo americano me aseguraba, basado en su experiencia vital, que dar las gracias es el mejor antídoto contra la depresión: ayuda más a quien las da que a quien las recibe, porque lleva a la persuasión de que todo es un regalo, incluida la propia vida y la vida de los demás. En este sentido, puede decirse que quien da las gracias, aunque sea empleando las fórmulas más habituales, se lleva siempre el premio, pues su corazón se ensancha hasta llenar de sentido comunicativo los convencionalismos sociales.
El dar las gracias nos hace mejores y, por supuesto, ayuda también a quien las recibe. Aunque digamos “no me des las gracias”, muchas veces nos confunde y nos incordia que “al menos, no nos den las gracias”. Las “gracias” que recibimos nos ayudan a entender de nuevo que ayudar nos ayuda.
Demos, pues, siempre las gracias a todos: quien agradece crece. Y, por supuesto, muchísimas gracias de todo corazón por leerme.
Por si quieres escribirle y enviarle tu opinión sobre este texto. sus datos son: Jaime Nubiola (jnubiola@unav.es) 

11 comentarios sobre “Dar las gracias no es agradecer

  • el 17 marzo, 2011 a las 5:53 pm
    Permalink

    Hola a todos,

    Considero muy cierto, lo que expone el artículo. Nos limitamos a dar las gracias, sin sentir GRATITUD.
    Para mi sentir gratitud, es dejar que el otro sienta que lo que ha hecho ha significado mucho más que lo que el propio hecho en sí mismo pueda suponer u ofrecer a simple vista. Lo que transmites, en consecuencia es que quieres a esa persona, que te importa y eso es vital, es necesario. Necesitamos sentirnos importantes para alguien y queridos.
    Ello, se consigue desde mi punto de vista, no con grandes cosas, porque el verdadero valor reside en lo pequeño, en aquello que a la luz del mundo pasa desapercibido. Simplemente con una sonrisa, con un gesto cariñoso, como un abrazo y sobre todo, o con una acción desinteresada a favor suyo en el día a día.
    Ahora bien, y he aquí mi pregunta. ¿Somos conscientes de lo que las personas que nos rodean hacen por nosotros, para facilitar nuestro camino, para que nos sintamos bien, para que seamos felices?
    Nos movemos en un mundo tan frenético que no nos damos la oportunidad de ver realmente lo importante que son los demás y darles su valor, de la necesidad de mostrarse gratos, y de ahí se deriva un mundo emocionalmente inestable y frustrado que se extrapola a todas las facetas de la vida.
    Un agradecimiento sincero tiene un efecto enormemente enriquecedor a nivel espiritual tanto para el emisor, como para el receptor, creando relaciones sólidas y duraderas. Una persona que sabe agradecer y así lo expone a las personas que intervienen en su vida, es más feliz. No hay nada que en esencia llene más a una persona que sentirse en paz y armonía con los demás y ello tiene su máxima expresión con una acción continuada de agradecimiento, aunque parezca que no tenga mucho sentido.
    Os invito a que os paréis a pensar sobre valor que le damos a las manifestaciones de gratitud y en la medida que repercuten en nuestra vida.

    Un saludo.

    Respuesta
  • el 17 marzo, 2011 a las 9:59 pm
    Permalink

    Hola todos,
    Yo también estoy de acuerdo con este artículo. Una cosa es dar las gracias y otra agradecer.

    Pensando en ejemplos sobre cómo se puede agradecer un servicio o la actitud de una persona, he pensado en los comentarios que deja la gente en las páginas de las casas rurales tras su estancia en ella. En los comentarios explican como ha sido su estancia y cuando está ha sido positiva, agradecen el trato obtenido, se lo recomiendan a otras personas, destacan todo lo bueno que tiene la casa…
    Yo siempre que quiero ir a una casa rural leo ese tipo de opiniones y según son elijo ir a esa casa rural o no. Pienso que son importantes porque muestran como es la profesionalidad de los dueños de la casa.

    Un saludo.

    Respuesta
  • el 18 marzo, 2011 a las 9:10 am
    Permalink

    Me parece muy cierto e interensate el contentido de este post, creo muchas veces somos desagradecidos, sin saberlo o tener intencion de serlo, todo el mundo deberia reflexionar sobre esto para poder convivir, trabajar mejor y ser mas felices.

    Respuesta
  • el 19 marzo, 2011 a las 5:30 pm
    Permalink

    Piensa en la siguientes frases y comenta, si quieres, tus conclusiones

    Enfrentarse, siempre enfrentarse a él, es el modo de resolver el problema. Joseph Conrad

    Basta creer que se puede hacer algo, para tener ya medio camino hecho y la victoria muy cercana. John Baines

    Buscando el bien de nuestros semejantes, encontramos el nuestro.

    Platón

    Respuesta
  • el 20 marzo, 2011 a las 1:28 pm
    Permalink

    El ser humano es egoista por naturaleza, solo unos pocos se libran de no pecar de egoismo. Por este defecto innato aporto la siguiente frase a las anteriores:

    "No tenemos derecho a conocer el futuro…
    Pero nada nos impide adelantarnos a el…"

    Laura

    Respuesta
  • el 20 marzo, 2011 a las 1:38 pm
    Permalink

    Me encuentro totalmente de acuerdo con esta entrada ya que considero que el agradecimiento surge cuando una persona se siente en deuda con otra. Podemos decir que la ingratitud es índice de soberbia y egoismo.

    Los obstáculos a los que nos enfrentamos son:

    – La vanidad

    – La costumbre de encontrar defectos a todo que nos lleva al desconocimiento

    – La envidia y el resentimiento

    – La falta de humildad y la gandeza que hacen del agradecimiento una muestra de debilidad.

    Tenemos que reflexionar y pensar que:

    " El agradecimiento es la parte principal de un hombre de bien, es reconocer nuestro pasado, nuestro origen" (Fco de Quevedo)

    "Para obrar el que da debe olvidar pronto, y el que recibe, nunca" (Séneca)

    Os dejo el siguiente enlace con un PDF muy interesante, contiene un ejemplo de como dar las gracias en el entorno empresarial, principio fundamental de reconocimiento y motivación:

    http://www.observatoriocomunicacioninterna.es/Imagenes/pdf/campanas.pdf

    Laura

    Respuesta
  • el 21 marzo, 2011 a las 5:26 pm
    Permalink

    yo estoy bastante de acuerdo con las tres frases que sugiere el profesor Jose Miguel, creo que hay que enfrentarse a los problemas siempre de cara, expresando la opinion pero ese siempre respetando al resto de la opiniones aunque sean enfrentadas a la nuestra,

    Respuesta
  • el 21 marzo, 2011 a las 5:33 pm
    Permalink

    la conlcusion que saco yo en este comentario es que ante un problema o a una situacion dificil debemos enfrentarnos directamente y dar lo mejor cada mismo, teniendo las cosas claras y sin desanimarse a la primera de cambio, creo que en parte tambien es una caracterista qu va implicita con las personas cada cual tiene una personalidad y una forma de afrontar las situaciones, aunque eso si, siempre es muy positivo pararse a ver como se podria hacer mejor y fijar los objetivos

    Respuesta
  • el 24 marzo, 2011 a las 6:19 pm
    Permalink

    Tengo un amigo capaz de decir "para mi recordar es agradecer". ¿y cómo se logra?. Dos consjos:
    1. tener mala memoria para las cosas malas
    2. reescribir mis errores pidiendo perdón o perdonando.

    Respuesta
  • el 21 abril, 2011 a las 12:25 am
    Permalink

    Hola a todos,

    Estoy muy de acuerdo con que no es lo mismo dar las gracias y agradecer. Y como bien se dice en la entrada lamentablemente nos quedamos casi siempre en dar las gracias y no damos el siguiente paso que es el de agradecer. Creemos que con dar las gracias es suficiente y no vamos más allá.

    También tenemos que saber que hay formas muy distintas de dar las gracias, y dependiendo de como se de se puede interpretar que es más por cumplir (un simple gracias), o un gracias verdadero, con sentimiento (cuando este gracias va acompañado de gestos físicos, expresión corporal como puede ser una sonrisa, un fuerte abrazo…o cuando va acompañado de un detalle que se da como muestra de agradecimiento por todo lo que han hecho por nosotros…)

    Aquí os dejo un refrán que no tenemos que olvidar y tenemos que poner en práctica: "Es de bien nacidos ser agradecidos"

    Y en relación con las frases propuesta decir que bajo mi punto de vista lo que nos quieren decir es que hay que luchar por lo que queremos y creer que lo podemos lograr con esos dos pasos ya tenemos mucho ganado.

    Un saludo

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.