El agobio ante los exámenes

No me va a dar tiempo…Esto es súper difícil…No lo aprenderé nunca…Son demasiadas páginas…¿Te resultan familiares estas frases?. Son algunas de las que dicen muchos alumnos cuando llegan los exámenes. Se sienten agobiados, sometidos a una presión muy diferente a cualquier época durante el desarrollo de la actividad normal del curso. Entre los principales síntomas del agobio, podemos destacar: nerviosismo, estrés y ansiedad, dormir menos y peor de lo habitual, los conflictos y tensiones que aparecen con frecuencia en las relaciones interpersonales, dificultad para concentrarse o para respetar el orden de prioridades del proyecto personal de vida, etc.

Algunos alumnos me han pedido que redactara esta entrada del blog, para compartir experiencias y ayudarnos entre todos a encontrar algunos remedios para superar esos agobios. Me parece que vale la pena leerla hasta el final y también los documentos a los que hacen referencia los enlaces. Espero no haberme olvidado de ninguna de las sugerencias que he recibido para incluir en esta entrada. Por ejemplo, dos enlaces a dos páginas web que contienen consejos concretos para antes, durante y después de los exámenes, como puedes ver al final de la entrada.

El agobio es una situación que puede presentarse con cierta frecuencia en la vida, normalmente cuando se acumulan actividades o problemas a los que no se pueden hacer frente de una manera completa y obtener los resultados que deseamos. Por ejemplo, en determinadas épocas en el trabajo profesional o cuando aparecen circunstancias extraordinarias en nuestra vida. En situaciones de agobio, resulta difícil mantener la serenidad, admitir que las personas no somos multitareas, establecer un orden de prioridades, tratar que lo urgente no nos impida hacer frente a lo importante, etc.

El agobio puede ser provocado por uno mismo o por otras personas. Si buscamos en el diccionario de la Real Academia, nos encontramos que el término agobio significa acción o efecto de agobiar. Es decir, es el resultado de agobiar (del latín gibbus, giba) o imponer a alguien una actividad o esfuerzo excesivos, preocupar gravemente, causar gran sufrimiento. Cuando nos encontramos en una situación de agobio, merece la pena pararse a pensar, reflexionar sobre qué nos pasa y por qué, para aprender a superar estas circunstancias que tanto nos hacen sufrir. Los alumnos que se agobian tienen una ocasión, que enfocada de modo positivo, puede servir para descubrir las actitudes y capacidades necesarias que han de desarrollar y fortalecer a lo largo de la vida. El nivel de agobio y de sus efectos depende de muchos factores. Sin embargo, parece que los más importantes son el tipo de personalidad, actitudes y capacidades de la persona que sufre el agobio y del proyecto personal de vida y profesional de futuro, que determinan los principios y valores, que orientan las decisiones y facilitan las motivaciones de las actividades que se realizan.

La experiencia personal, de amigos y de los alumnos a los que he tratado de ayudar durante mi actividad como profesor universitario, me sugieren algunos consejos para superar las situaciones de agobio:

1) Tener bien definido el proyecto personal de vida y profesional de futuro. Conocer los principios y valores que orientan nuestra vida.
2) Pararse a pensar, reflexionar sobre qué nos pasa y por qué. Aprovechar para conocerse mejor, determinar las causas y los posibles remedios.
3) Conocer las características de nuestra personalidad y concretar objetivos asequibles de mejora.
4) Aceptar con humildad nuestras limitaciones y actuar de modo coherente. En ocasiones hemos de vivir contracorriente.
5) Evitar compararse con otras personas. Cada persona es única e irrepetible, tiene sus virtudes y defectos, etc. Estas comparaciones, pueden dar lugar a plantearse la gestión de la envidia.
6) Concretar la lucha personal en objetivos asequibles, con realismo y de manera positiva. No dejarse arrastrar por la espiral de la queja.
7) Aprender a aceptar resultados que no deseamos. El fracaso no existe.
8) Pedir consejo a otras personas. Preferiblemente a quienes nos conocen mejor o nos quieren. A veces será conveniente acudir al médico.
9) Establecer un plan de vida. Organizar el día de acuerdo con un horario en el que se distribuyan las diferentes actividades. Por ejemplo, concretar el tiempo que dedicaremos al estudio o trabajo, al descanso, las horas de sueño, las relaciones con la familia, amigos, etc.
10) Tener muy claro que descansar no significa no hacer nada, sino cambiar de actividad que requiere menos esfuerzo. Por ejemplo, leer una novela, escuchar nuestra música favorita, pasear o hacer deporte, etc.

Para superar el agobio ante los exámenes (ante, durante y después) he encontrado algunos consejos en una web de psicología. Además, es importante no hacer caso de los rumores de los compañeros y de los prejuicios sobre los profesores, las características de los exámenes y criterios de evaluación.

En los comentarios, puedes añadir tus experiencias personales para superar los agobios o comentar lo que te ha sugerido la lectura de esta entrada.

Actualización: “El eterno miedo a suspender” (El País)

21 comentarios sobre “El agobio ante los exámenes

  • el 27 Mayo, 2010 a las 5:10 pm
    Permalink

    Buenas tardes, me ha parecido una entrada muy útil por estar viviendo en mis propias carnes muchas de las cosas que se describen.

    Aparte de los consejos que se incluyen, me gustaría exponer uno que a mí al menos, consigue quitarme ansiedad ante la montaña de apuntes que se acumulan:

    Consiste en, cuando queda poco para el examen, ir limitando las tareas a estudiar, de forma que aquéllas que se consideran más fáciles y mejor aprendidas, se van dejando de lado, esquematizando los puntos más conflictivos y guardando hasta que acaben los exámenes los restantes.

    Ante los nervios pre-examen es muy común sentir que no se sabe nada, y verse tentado a estudiar una y otra vez el mismo párrafo, cosa que creo que es contraproducente. Sin embargo, eliminando partes del temario, no sólo uno ve recompensado el estudio por los mayores conocimientos adquiridos, sino que encima ve recompensa a medida que el montón de apuntes va minimizándose.

    Sobre todo, la idea consiste en meter en un cajón,carpeta, etc. los apuntes y no verse tentado a volver a estudiarlos.(de nada csirve leerse 20 veces un tema, muchas veces machacando partes sabidos de sobra, y dejar de lado otras).

    Se que a muchos puede parecerles una tontería,o una obviedad, pero al menos personalmente, me ha funcionado siempre de maravilla, sobre todo ante temarios de cientos de páginas que estudiar.

    Suerte a todos!

    Respuesta
  • el 30 Mayo, 2010 a las 5:30 pm
    Permalink

    Los exámenes son un momento estresante para todos.Creo que un buen idea es no se quede despierto demasiado tarde la noche antes el examen, es muy importante obtener una buena noche de sueño. Me parece tambien es mejor para tratar de aprender a lo largo del curso y no dejar todo hasta el último minuto.

    Respuesta
  • el 30 Mayo, 2010 a las 7:35 pm
    Permalink

    En la época que estamos es complicado tener una visión positiva acerca de los examenes y pienso que el no agoviarse es practicamente impoible (aunque habrá gente que lo consiga).

    En mi caso aún estoy en proceso de aprendizaje para controlar el agovio y el estrés, aunque poco a poco se sabe llevar mejor.

    Además creo que el agoviarse depende de otras variable como por ejemplo el grado de responsabilidad o perfecionismo que tenga cada uno. Si este es muy alto, incluso excesivo, nunca tendrás suficiente con lo que has estudiado y pensarás que hay que seguir repasando.

    Animo a todo el mundo, incluyendome yo por supuesto, que intente ver las épocas de exámenes como algo más superficial y que realmente no merece la pena pasarlo mal por ello. Por supuesto que para superarlo siempre viene bien algún consejo: No te rindas, siempre tienes mucho que mejorar. No hay fracasos.

    Suerte a todos

    Respuesta
  • el 31 Mayo, 2010 a las 1:58 pm
    Permalink

    Hola a todos!!!

    Yo he de decir, que siempre me agobio con los exámenes, independientemente de que lo lleve bien. Pero es un agobio controlado, y que no me impide rendir como debería.

    Si os sirve mi experiencia, yo desde que entre en la universidad siempre he llevado el mismo sistema de estudio y me ha funcionado muy bien….

    Para mi lo fundamental es la organización, antes de empezar a estudiar es importante saber que tengo estudiar, que se me da mejor, y que tiempo tengo disponible. Y redistribuir el tiempo en función de mis necesidades, sin olvidar ciertas prioridades como por ejemplo para mi, dormir 8 horas al día.

    Algo que también empleo es hacer muchos descansos, yo nunca estudio mas de dos horas seguidas, por que la mente se satura y no da más de si. Y considero que es más provechoso estudiar un par de horas a tope, hacer un amplio descanso y volver a estudiar.
    Y por último os recomiendo que nos comparéis con nadie, cada persona es diferente, y estudia a su manera, por lo que es importante no sentirse presionado por los demás. Lo importante para mi es seguir el plan que me establecido..

    Espero que os sirva, un saludo a todos, y nos os durmáis en los laureles.

    Respuesta
  • el 4 Junio, 2010 a las 7:26 am
    Permalink

    Esta entrada es muy interesante, te da consejos muy buenos, quizá el que más me ha sorprendido, es el de no compararte con nadie, y es que a veces el escuchar, yo me se esto o lo otro y tu ni si quiera mirártelo hace que tu moral decaiga, y el estado anímico para afrontar un examen es fundamental.

    Respuesta
  • el 8 Enero, 2011 a las 5:37 pm
    Permalink

    Muy buena entrada, desde luego. Tengo que decir que sí, cumplo todos los síntomas del alumno agobiado. Y es que no sé si será innato en el ser humano dejar todo para el final pero por lo visto si que lo es para la mayoría de los españoles. Es nuestra marca, no muy buena, pero nuestra marca. No he parado de ver estas navidades en los informativos que la mayoría de nosotros hemos dejado los regalos de navidad para el último día. Sino por qué van a aparecer paginas de facebook que dicen " yo también compré los regalos de reyes el día 5" "yo también dije mañana estudio", "yo también dejé un trabajo larguísimo para el último día"… Con esto no quiero decir que haya que dejarlo siempre para el último día pero si es verdad que yo rindo más con un poco de presión y eso solo pasa cuando veo que me va quedando menos tiempo. El enlace de psicología es muy bueno y da unos buenos consejos pero supongo que los problemas fisiológicos son mas dificiles de controlar porque son mas parte del inconsciente, cuando termino los examenes parece que he metido las manos en una pecera con pirañas pero por más que intento pintarmelas creo que es mejor morderme las uñas a morir por una intoxicación con puntauñas.
    Pero si que es cierto que es mejor pensar en positivo y saber que se puede, de todas maneras, pocas cosas son imposibles en esta vida (como dice Xabi Alonso en el anuncio..¿que España nunca pasa de cuartos?) y sé que no es bueno hacer comparaciones pero también sé que si mi compañero de la tercera fila puede hacerlo yo también podré, con un poco de trabajo. Además, se supone que la vida en la universidad será una de nuestras mejores etapas, hay que disfrutarla! Animo a todos!

    Respuesta
  • el 19 Enero, 2011 a las 3:26 pm
    Permalink

    Hola a todos!
    Entrada leída! Ahora falta poner en práctica los consejos y no agobiarse (demasiado) ante los inminentes exámenes.
    Yo me quedo con estudiar más durante el curso e ir haciendo el trabajo diario. Definitivamente esto, e ir a clase, ayuda!!!
    Mucha suerte a todos!! Y mucho ánimo!!

    Respuesta
  • el 13 Enero, 2015 a las 7:15 pm
    Permalink

    Esta entrada opino que es muy útil, pero requiere que le alumno este dispuesto a realizar cambios en su técnica a si como en el espíritu y la determinación frente al estudio, ya que si uno no se muestra favorable a los cambios no se conseguirá ningún resultado.

    Las distintas técnicas que existen a pesar de ayudar al alumno, claro esta que el alumno por seguirlas no implica que no haya de realizar un esfuerzo significante, al fin y al cabo, nadie dice que estudiar sea una tarea sencilla, aunque si es verdad que es mucho más fácil cuando lo que estudias es de tu agrado, ya que puedes cogerlo con más ganas.

    Quería también comentar lo que me ayuda a mi a no agobiarme y a tener una buena técnica de estudio, es esencial llevar las cosas lo más al día que sea posible, pensad que siempre será mucho más fácil de aprender aquella materia que el profesor ha explicado en clase hace unas horas, que no hace un mes; También es esencial que el alumno lleve un horario estricto, el cual una vez impuesto no pueda ser modificado, a no ser claro esta que los objetivos no se cumplan, en ese caso ha de prolongarse el estudio hasta que se cumpla.

    Cientificamente queda demostrado que el orden y la organización minuciosa antes de estudiar hace mucho más productivo el estudio, ahorrando tiempo y haciendo más eficiente el tiempo que pasamos sentados al escritorio.

    Me gustaría añadir que es evidente que cada alumno tiene sus propias necesidades y hay distintas técnicas que el habrá de probar hasta que encuentren las que mejor se adapten al alumno, lo que está claro es que un trabajo mal hecho, es doble esfuerzo, ya que harás el trabajo mal hecho y luego tendrás que repetirlo con mayor carga de trabajo y estrés ya que el tiempo será menor.

    Como complemento queria comentar una noticia relacionada con el tema del aprendizaje, en la que se ha demostrado de forma científica que el uso de un olor poco frecuente a la hora del estudio, hace que en la prueba si recibes le mismo olor sea más sencilla la tarea de acceso al conocimiento; Esto es porque el olor es el estímulo que más nos afecta y que más efectos puede desencadenar, Personalmente aún no lo he probado aunque cierto es que parece bastante interesante.

    Mucho animo a todos aquellos lectores del blog que al igual que yo, también están de exámenes.

    Respuesta
  • el 16 Junio, 2015 a las 7:12 am
    Permalink

    Como antiguo alumno, lo que siempre me ha funcionado son los dos siguientes consejos:

    – No tener miedo al fracaso
    – Dar lo máximo de mi para aprender no para aprobar un examen.

    Con esos dos puntos básicos el agobio ante los exámenes desaparecía. Os animaría a que dejarais de estudiar las asignaturas con el único objetivo de aprobar el examen.

    Mucho ánimo en estos momentos de agobio

    Respuesta
  • el 4 Mayo, 2016 a las 8:06 am
    Permalink

    Como estudiando me parece una entrada muy interesante, yo también me agobio en épocas de exámenes, y durante el curso también, y creo que es porque gestiono mal el tiempo y doy demasiada importancia a todo, en lugar de priorizar lo importante.
    Muy útiles los consejos, porque desde mi punto de vista es necesario tener un rato al día para desconectar de todo y descansar, y así aumentar nuestra eficiencia el resto del tiempo.
    Ánimo y un saludo.

    Respuesta
  • el 4 Mayo, 2016 a las 7:19 pm
    Permalink

    ¡Muy buena entrada!
    Me siento totalmente identificada con las reacciones que el agobio de los exámenes nos provoca en nosotros mismos, y en los que están a nuestro alrededor. A veces la presión ante tratar de dormir, trabajar, estudiar y tener vida social nos acaba provocando estrés que al final se traduce en una falta de productividad que nos hace ser menos eficientes cuánto más lo intentamos.
    Sin embargo, creo que esto es algo que todos podemos aprender a manejar. Por ejemplo, yo personalmente he notado como cada año me tomo los finales de manera más tranquila (nada que ver con segundo de bachillerato y vivir para morir), y sé manejar mejor mis agobios.
    Además, cuánto mejor aprendas a organizarte y a controlar tu tiempo, más eficiente te vuelves y más aprovechas las horas del día.
    Por último, como consejo para todo aquel que vaya a empezar exámenes…. ¡DUERME! La mayoría de las veces es mejor descansar y tener la mente clara.

    Respuesta
  • el 4 Mayo, 2016 a las 9:55 pm
    Permalink

    Como estudiante esta entrada resulta de gran utilidad, como ya demuestra el gran número de comentarios que ha despertado. Los alumnos somos seres que vivimos en una permanente situación de agobio, provocada por la alta prioridad que le otorgamos a las notas y nuestro rendimiento académico.
    Considero que un elemento importante para superar esta situación supone la correcta organización del tiempo y el correcto aprovechamiento de ese tiempo, porqué a veces más horas no significa más nota.

    Respuesta
  • el 17 Abril, 2017 a las 8:54 pm
    Permalink

    Me parece un artículo muy interesante y muy cierto. Los alumnos muchas veces nos agobiamos en épocas de exámenes ya que en muchas ocasiones piensas que el examen es un todo o nada es decir, aprobar o suspender.
    Yo también creo que hay que tener tiempo para todo, ya que por mucho que intentes estudiar un dia entero en casa, llega un punto que tu cabeza no da para mas, y salir a hacer ejercicio o a dar una vuelta con tus amigos puede hacer que cuando vuelvas tengas otra vez la cabeza en su sitio.
    Alumna Marketing y Fundamentos (ADE TARDE)

    Respuesta
  • el 18 Abril, 2017 a las 8:20 am
    Permalink

    No tengo mucho que decir… Me siento super identificada con toda la entrada y con los comentarios, siento decir que no tengo ninguna tecnica que me ayude a controlar las nervios y el agobio. Siempre me gusta llevar todo al dia pero aun asi no puedo controlarme…
    De este modo quiero agradecer a todos los participantes del blog y sobretodo al profesor José Miguel Ponce la entrada del blog.
    Estoy completamente segura de que gracias a este blog, podre encontrar algunas respuestas a mis días mas conflictivos.

    Respuesta
  • el 18 Abril, 2017 a las 5:14 pm
    Permalink

    Buenas tardes,

    Lo primero de todo, muchas gracias por publicar este artículo.
    En relación con lo mencionado en el artículo hay una cosa que me resulta especialmente importante y es el efecto que tienen sobre nosotros lo que nos decimos o nos dicen las personas de nuestro entorno. Me parece clave a la hora de gestionar el agobio sufrido durante las épocas de exámenes el apoyo que tenemos por parte de las personas que nos rodean. Entiendo que no es lo mismo una persona cuyos padres le someten a una gran presión para alcanzar una gran nota, que otra persona cuyos padres le apoyan aunque de un modo diferente y dejando libertad al hijo de que se gestione de la forma que mejor crea.
    La presión a la que uno mismo se somete también me parece un factor a tener en cuenta ya que como podemos observar en nuestras clases hay gente que por muy inteligente que sea se agobian mucho mas que los que no lo son tanto, y en mi opinión esto sucede por diferentes motivos, tales como el grado de excelencia que uno quiere alcanzar, la presión a la que se le somete en casa, la imagen que quiere dar a sus compañeros, etc.
    Respecto a los consejos enumerados me parecen de especial importancia el primero y el sexto ya que en mi opinión están muy relacionados y son determinantes a la hora de afrontar un acontecimiento que genere agobio.

    Respuesta
  • el 18 Abril, 2017 a las 6:01 pm
    Permalink

    Cierto, todos alguna vez hemos tenido sentimiento de agobio ante, durante y después de un examen. Estoy en el segundo año de universidad y poco a poco con la experiencia que voy adquiriendo y los consejos que recibo voy controlando ese estado de agobio o como yo lo llamo “ansiedad”.
    Me gustaría compartir con vosotros una serie de consejos que recibí hace dos años cuando me tocó enfrentarme a esa etapa tan dura que todos o casi todos hemos pasado para poder estar en el lugar en el que nos encontramos, la universidad.

    La orientadora de mi instituto nos dio un folleto en el cual aparecían una serie de tácticas a realizar previamente, durante y después de los exámenes. Os las dejo a continuación.

    En la parte previa he destacado los siguientes puntos:
    1. Debes decirte a ti mismo: ¡Ánimo, eres capaz! Has estudiado, lo has hecho lo mejor que has podido. La autoestima es importante en la parte previa.
    2. En todas las materias hay que razonar. No memorices a lo bestia. Para los exámenes se acumula mucha materia y no puedes basar su estudio en la memoria pura y dura. Razonar evita mucho trabajo y tiene su recompensa. Podrás salir al paso en muchas situaciones.
    3. No intentes repasarlo todo justo antes del examen. Te haras un lío y te parecerá que no sabes nada. Relájate. Si vas a estudiar justo antes del examen, entonces, lo mejor que puedes hacer es reservar algún fragmento concreto de alguna pregunta para ese rato.

    En la etapa “durante el examen” he destacado los siguientes aspectos:
    1. Distribúyete el tiempo aproximado de cada pregunta. Simplemente divide el tiempo entre el número de preguntas. Pero ten en cuenta que algunas te llevarán algo más y que también te debe sobrar algo de tiempo para repasarlo.
    2. Cuida la presentación (buena letra, deja margenes), cuida la redacción (piensa cada frase antes de escribirla), cuida la ortografía (si dudas en alguna palabra, utiliza un sinónimo).
    3. Contesta exactamente lo que te pregunten. De lo contrario, pierdes el tiempo, puedes cometer errores y además puede que te puntúen menos.

    Finalmente, después de tu examen:
    1. Olvídate de que has hecho ese examen, lo has hecho lo mejor que has podido. Mirar las respuestas puede dar lugar a situaciones de más agobio.
    2. Si suspendes… reflexiona sobre tus errores. Corrige con cuidado el examen que te pusieron. Seguro que hay más oportunidades. Si te vienes abajo, está todo perdido.

    Estos son los consejos que yo me he aplicado durante este tiempo y, la verdad, es que me han funcionado bastante. Os animo a que aquellas personas que leáis este comentario intentéis probarlas.

    Respuesta
    • el 19 Abril, 2017 a las 8:05 am
      Permalink

      Hola Mario: Muchas gracias por tus comentarios y tus consejos. Me parecen que son muy útiles

      Respuesta
  • el 19 Abril, 2017 a las 3:25 pm
    Permalink

    Me parece un artículo muy acertado, y más en esta época del año en la que nos encontramos todos los estudiantes.
    Estoy de acuerdo con el artículo en que hay que tener tiempo para todo, ya que una persona debe siempre de hacer descansos; la mente se tiene que distraer también en otras que cosas que no sea estudiar porque sino no nos cundirá como nosotros queremos.
    Otro punto que me parece muy importante destacar es el de no compararnos con nadie, cada persona necesita un tiempo para memorizar, entender…y muchas veces intentamos llevar el ritmo de otra persona y no nos damos cuenta que no es posible y creo que es en este punto donde muchas veces empieza nuestro agobio.
    Alumna de Marketing Fundamentos. ADE TARDE.

    Respuesta
  • el 20 Abril, 2017 a las 2:20 pm
    Permalink

    Me parece un artículo muy interesante y más ahora que empiezan los exámenes finales. En mi opinión es muy importante el punto 5 que nos dice que evitemos compararnos con otras personas, ya que cada persona es diferente, tiene su propia forma de organizarse y de estudiarse el examen. Por eso mismo cada uno debe dedicar el tiempo que necesita para prepararse el examen y no compararse con sus compañeros ya que lo único que conseguirá es agobiarse si va un poco más atrasado que ellos.

    Respuesta
  • el 20 Abril, 2017 a las 7:12 pm
    Permalink

    Personalmente soy una persona muy cambiante, hay exámenes que voy muy relajada y otros que soy puro nervio.
    Para mí, lo fundamental y primero de todo es estudiar algo que te guste, que no te sea pesado estudiar, sino que disfrutes aprendiendo de ello. Esto te ayudará para no pasarlo tan mal mientras estudias y a dedicarle más tiempo, a parte de que estarás más concentrado.
    Me considero una persona que no funciona de memoria, tengo que comprender lo que estudio, no puedo memorizarlo. Por lo menos a mí me funciona, me resulta mucho más fácil comprender el contenido y explicarlo en un examen que escupir todo lo memorizado (este ejemplo también me sirve para las presentaciones).
    El siguiente consejo para mí es de los más útiles, el más repetido en nuestra vida estudiantil y el que compruebo que, por lo menos en mi clase, menos caso se le hace; Atender en clase. Hay que mentalizarse de que son 3 horas diarias (en mi caso), que si estas atento te vas a quitar posteriormente. Si no atiendes no solo vas a tardar más en estudiar eso que ni si quiera te va a sonar, sino que yo por lo menos preferiría emplear ese tiempo en hacer algo más productivo o entretenido que estar en clase distraído.
    Llevar la materia al día es lo mejor para llegar preparado a un examen sin pasarse los días de antes sin dormir. Organizarse las semanas para tener tiempo para todo y refrescar lo aprendido en clase es lo ideal.
    No obstante puedes llevar el examen bien preparado y ser puro nervio. Mi consejo para relajarse es el siguiente: Aprende a ser feliz, conócete, aprende qué te relaja, qué te hace concentrarte. Sé feliz independientemente de los exámenes, eso hará que te concentres y que tu estado de ánimo sea mejor que si estas deprimido independientemente del agobio. Tienes que ver que es una simple prueba de conocimientos, que hay vida después y que si te sale mal se va a poder arreglar. No merece la pena gastar salud mental (y en algunas ocasiones también física) por una prueba. Piensa que algo se podrá hacer aunque todo vaya mal.
    También es importante que no mires cada segundo el lugar donde se publicarán las notas, relájate, sal con tus amigos y familiares, ve tu serie favorita, haz deporte, cualquier cosa que te distraiga.
    Obviamente estos consejos me funcionan a mí y creo que pueden ayudar a cualquiera, pero cada uno debería analizarse y conocerse, como se dice en el blog, y ver qué cosas puede hacer, qué cosas le funcionan y cuáles no, etc. Cada persona es un mundo, pero creo que no vale la pena estar nervioso.
    Espero que os ayuden mis consejos y mucha suerte a todos!

    Respuesta
  • el 25 Abril, 2017 a las 10:34 am
    Permalink

    Buenas, quizás mi opinión no sea compartida por muchos de ustedes, pero creo que los exámenes ponen a prueba a los estudiantes y nos preparan para el futuro, para los problemas que tendremos que resolver en nuestra vida, por lo que el estrés y los agobios en cierta medida no son malos.
    Claro está que son totalmente evitables, si estudiáramos con meses de antelación y no dejáramos para el último momento los exámenes, los agobios y el estrés desaparecerían, pero es muy difícil estudiar todos los días las horas necesarias, que sería lo ideal y las técnicas comentadas en este artículo son ideales.
    Pero, como ya indiqué, en el futuro vamos a tener que enfrentarnos a situación muy complicadas que debemos de resolver en muy poco tiempo, y seguro que serán mucho más complicadas que un examen. Hay que saber encontrar las limitaciones de nuestro cuerpo, y saber que no podemos hacer todo, pero es fundamental estar calmado en todo momento y confiar en nuestras capacidades.
    Ismael García Sánchez (Ade Tarde)

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.