El estudiante como cliente

Obtener un título siempre ha mejorado las posibilidades de empleo y de sueldo. Pero el premio ya no es lo que era. Hoy en España también hay mileuristas con máster, según revela el Barómetro de empleabilidad y empleo universitario (2017).

El informe se ha elaborado con una muestra de 6.738 alumnos de 50 universidades públicas y privadas, que hicieron un máster a partir de 2013. Cuatro años después, el 90% declaran que volverían a hacer un programa de máster, pero el motivo de mayor insatisfacción es el sueldo.

En principio, los años de educación mejoran la empleabilidad, pues en los países de la OCDE, como media, entre los adultos de 25-34 años, están desempleados el 7% de los que tienen título universitario, frente al 9% de los que completaron la enseñanza secundaria superior y el 17% de los que no terminaron secundaria (Education at a Glance 2017). En España, los datos del Barómetro confirman esta ventaja del título. De los que han hecho el máster, el 49,5% declaran que nunca han estado en paro tras terminar los estudios.

Otra cosa es la ventaja salarial relativa. También aumenta con el nivel de educación universitaria, pero ha ido disminuyendo ligeramente a medida que aumenta el porcentaje de jóvenes que realizan estudios universitarios. En España, el 47% de los jóvenes van a la Universidad y el 10% estudian un máster. Aunque estos sean una minoría, la ventaja salarial no alcanza a todos. Según el Barómetro, de los titulados con máster el 27% no cobra más de 1.000 euros; el 16,3% gana entre 1.000 y 1.200; el 18,4% entre 1.600 y 2.100; y un 13,1%, de 2.100 a 3.000 euros mensuales.

Por otra parte, no todos los titulados de máster ocupan un puesto adecuado a su formación. El 30,8% declaran que su trabajo actual no requiere su cualificación. Informes anteriores han comprobado que lo mismo ocurre con los títulos de grado. A medida que hay más universitarios, los empleadores tienden a exigir títulos para empleos que antes no los requerían. Es un modo de selección. Pero luego la retribución no sigue una tendencia paralela al alza. Si a esto se añaden las dificultades de empleo en los recientes años de la crisis, no es extraño que bastantes titulados hayan tenido que ocupar puestos para los que están sobrecualificados. Así que el título es cada vez más necesario para emplearse, si bien rinde menos económicamente.

Pero el poder salarial del título no debería ser el factor determinante para valorar la enseñanza universitaria por parte de la sociedad. Los ingresos dependen de múltiples factores, desde el origen social del titulado a la ciudad donde ejerce. También varían según la carrera elegida, y un máster en finanzas será más lucrativo que otro en artes. Algunos estudios nunca proporcionarán altas rentas, pero pueden ser socialmente muy necesarios, desde enfermería a investigación matemática. En cualquier caso, la búsqueda desinteresada del conocimiento siempre ha sido un móvil característico de la universidad.

Si se pierde de vista esto, pueden darse casos como el de Pog Wonk, estudiante de Hong Kong de 29 años, que ha presentado una demanda contra la Anglia Ruskin University de Cambridge, en la que exige una indemnización de 60.000 libras. Wonk asegura que el folleto informativo de la Universidad creó falsas expectativas sobre la alta calidad de la enseñanza y las salidas profesionales del título en estrategia internacional de negocios. En su demanda afirma que “desde la graduación… se ha demostrado que el título… no asegura un empleo bien remunerado con perspectivas”.

Hay que tener en cuenta que en la Anglia Ruskin University un estudiante extranjero paga un mínimo de 12.500 libras por curso, lo cual desarrolla sin duda una mentalidad de “cliente”. Decepcionada por la enseñanza recibida y el valor laboral del título obtenido, la estudiante asiática pide una compensación por las tasas académicas y los gastos en que incurrió durante los dos años del curso.

Se abre así un nuevo frente para las universidades, especialmente en el mundo anglosajón, donde los alumnos pueden acabar sus estudios con una fuerte deuda por los préstamos que han de devolver. La deuda es mayor ahora, y los empleos para titulados ya no son tan rentables como antes. Una combinación explosiva.

Fuente: Blog “El Sónar” de Ignacio Aréchaga

5 comentarios sobre “El estudiante como cliente

  • el 1 abril, 2018 a las 4:34 pm
    Permalink

    Mucha gente piensa que los costes de los estudios son gasto en vez de inversión. ¿Tienen razón o no?
    Es cierto que antes, unos estudios superiores te otorgaban una posición privilegiada frente al resto. Se debía a que antes poca gente se podía permitir acceder a cursar estudios superiores y, por tanto, había menos oferta de trabajadores cualificados. Una carrera y un máster era mucho más atípico que ahora. Debido a ello, las personas que poseían dichos estudios, veían un puesto de trabajo y un salario adecuado a su nivel de estudios.
    Hoy en día esto no es así. A pesar de que las condiciones económicas no son las mejores y que nos sumergimos en una crisis bastante profunda, existe una mayor cantidad de estudiantes universitarios. Por ello, las empresas piden automáticamente estudios superiores para diferenciar a una persona de otra, incluso en los trabajos que no se requiera dicho tipo de formación. Hoy en día, la competencia en este sentido es tan alta que la exigencia de los requisitos de los puestos de trabajo ha aumentado notablemente. Por ello, existen trabajadores con estudios universitarios con sueldos tan bajos, dado que antes se podía acceder al mismo puesto sin cualificación.

    Respuesta
    • el 3 abril, 2018 a las 10:22 am
      Permalink

      Desde mi punto de vista, cualquier coste en aumentar conocimientos y mejorar la preparación de una persona para su futuro en la vida laboral será siempre una inversión, independientemente de que al final ocupes un puesto acorde a tu formación o uno para el que estas sobrecualificado, aunque esto último sea quizá algo decepcionante. El motivo de que mi pensamiento sea este es que al tener más estudios que otras personas tienes más posibilidades de optar a cualquier puesto de trabajo en el campo que estudiaste, y siempre puedes optar también a puestos de trabajo para los que no haga falta ningún tipo de cualificación. Es por ello que creo que, pese a que los salarios actualmente han disminuido y esto es debido a un exceso de mano de obra, es algo bueno, ya que obliga a las personas a prepararse más, con el fin de ser mejores profesionales. Por lo que considero que esos costes en la educación en los que incurre una persona son totalmente necesarios, y hasta obligatorios hoy en día, y que cuanto más estudie y se especialice una persona, mejor será para ella, hablando desde el punto de vista del salario que percibirá como de las probabilidades que hay de que no llegue a estar en paro o que éste sea de muy corto plazo.

      Respuesta
    • el 9 abril, 2018 a las 10:48 am
      Permalink

      Como ha comentado José Antonio, lo que está ocurriendo con la oferta y demanda de puestos que requieren títulos universitarios es una situación bastante grave. Un puesto que antes requería simplemente un grado universitario, ahora piden el mismo grado añadiendo algún máster, un idioma extra obligatorio y numerosos cursos en algunos casos. No solo hay que emplear más tiempo y dinero para obtener el mismo puesto, si no que la recompensa será menos gratificante en comparación con el esfuerzo empleado.

      Que hoy en día haya tantas personas estudiando carreras universitarias, a mi parecer, hará que en un futuro no muy lejano, puestos que no requieren ningún título universitario ni apenas experiencia de ningún tipo, sean altamente remuneradas.
      ¿Por qué? Porque habrá muy pocas personas que opten por puestos que no requieran los requisitos citados con anterioridad. Además del hecho de que no habrá tanta oferta de trabajadores sin estudios, aquellos que los tengan no aplicarán para este tipo de trabajos pues se han esforzado por tenerlos y como consecuencia buscan un trabajo en relación con sus estudios.

      Respuesta
  • el 2 abril, 2018 a las 11:56 am
    Permalink

    En la actualidad, las empresas buscan personas que cuantos más títulos y más idiomas tengan, son a los que finalmente van a contratar, aunque luego su salario no compense la cantidad de dinero invertido en los estudios.

    Como se demanda tanta formación y cualificación a la hora de ser empleado, muchas personas que antes a lo mejor hicieron hasta Educación Secundaria Obligatoria, se han tenido que poner a estudiar una formación superior para que tenga más posibilidades a la hora de entrar a trabajar, ya que incluso en aquellos trabajos en los que apenas hace falta una formación, cada vez exigen más experiencia y formación debido a esto.

    En cuanto al caso de Wonk, la estudiante d Hong Kong, creo que no es justo que te engañen en algo que tiene que ver tu formación y tu futuro, y que desembolses tanto dinero pensando en que vas a tener un buen trabajo, y que esa formación te va a servir para mejorar tus conocimientos y que a la hora de la verdad no sea así no está bien. Sobretodo los cursos que se hacen a distancia online, muchos de ellos acaban siendo estafas y no te dan el titulo.

    Respuesta
  • el 4 abril, 2018 a las 8:35 pm
    Permalink

    En mi opinión esta claro que esta situación es de índole mundial, no solo en los países con economías emergentes es un situación que se agrava día con día, como estudiante mexicano siempre se piensa que terminar una carrera garantiza un puesto con excelente sueldo y remuneraciones amplias, es lo que toda mente adolescente tiene, sin embargo es una triste realidad que este hecho ya no garantiza tener aunque sea un sueldo aceptable, las empresas de hoy en día buscan sobresalir y ser mas competitivas que el resto, es por ello que exigen que su recurso humano posea afinidades, habilidades y características que los diferencien del resto, por ello ya no le dan tanto prestigio a un recién egresado sin experiencia lo cual implica gastos para la empresa el tener que preparar y capacitar a otra persona, optando por el más preparado, en el caso como estudiante mexicana el campo laboral es aún más difícil y un existe un poco de discriminación, cuando un extranjero llega se piensa que esta mejor preparado ( sea de escuela publica o privada) por el hecho de venir de otro país, es por ello que somos más los estudiantes que optamos por tener re validación de estudios en el extranjero para que se nos tome un poco más en cuenta.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.