¿En qué consiste el Marketing Experiencial?

El marketing de experiencias es una de las tendencias más actuales y una manera muy efectiva para marcar diferencias con la competencia. En un panorama cada vez más competitivo, despertar emociones es la clave para captar nuevos clientes y para fidelizar los que ya tenemos.

El éxito del marketing experiencial reside en que supone un beneficio tanto para los clientes como para la propia marca, ya que su objetivo final es enamorar al consumidor. De este modo, el centro de todo el proceso de compra es el cliente: desde la comercialización, el uso del producto o servicio, hasta la atención al cliente.

El marketing experiencial puede dividirse en dos corrientes, según esté orientado a la experiencia en el punto de venta, dirigido a deleitar al cliente, o cuando está orientado de manera promocional, para captar consumidores entre una audiencia más amplia..

Marketing experiencial en el punto de venta

Se refiere a cuidar al máximo la experiencia de consumo para hacer de cada compra una experiencia única. Se deben tener en cuenta todos los detalles que envuelven al proceso de compra, como la decoración de la tienda, el diseño del packaging, la atención en la línea de cajas o la atención post-venta; pero no se debe apelar al lado racional, sino al emocional para construir en general una sensación de agradecimiento o de bienestar que lleve a repetir la compra.

A esto se puede sumar promociones inesperadas o descuentos personalizados al pagar, la posibilidad de participar en un sorteo, en una actividad programada que haga que el cliente se sienta especial…

Por ejemplo, si el producto vendido es una cámara de fotografía, puede ofrecérsele al cliente la participación en un taller para aprender los conceptos básicos de composición fotográfica. De este modo, vivirá una experiencia completa y la marca conseguirá perdurar en el recuerdo durante mucho tiempo.

Una buena opción es apelar a los sentidos del cliente: olfato, vista, tacto… Por ejemplo, puedes ofrecer un refrigerio a los clientes que esperan ser atendidos para convertir una compra habitual en una experiencia diferente y conseguir que se sientan tratados con mimo.

Otra forma de mantener su atención es establecer in situ una cata de algún producto para que los consumidores lo conozcan e interactúen con él antes de la compra.

Marketing experiencial en la calle

Otra forma de crear experiencias para los clientes o potenciales clientes es usar la calle como escenario. Una buena manera de hacer sentir estas emociones es echar mano del marketing de guerrilla a la hora de crear tus campañas.

Esta metodología consiste en apoderarse del terreno urbano para hacer intervenciones que apelen a las emociones: que evoquen valores como la solidaridad, que provoquen lágrimas, causen risas e incluso un susto. Si la experiencia es positiva, el usuario aceptará de buena gana la emoción que le produce la acción y se identificará de manera más o menos consciente con la marca.

Instalar pantallas interactivas, ofrecer conciertos improvisados, personalizar o incluso instalar mobiliario urbano… son acciones con el consumidor como protagonista que pueden desembocar en que comparta la experiencia con sus allegados y, si se hace algo realmente original, puede viralizarse en las redes sociales. De este modo, aunque la experiencia la vivan unos pocos, puede volverse global por su difusión en la red.

Cinco claves para hacer marketing experiencial

Conoce el contexto de los clientes: conocer su entorno cultural y sociológico para saber lo que les puede interesar y emocionar es uno de los puntos básicos.

Elabora una estrategia: identifica el tipo de experiencias que pueden tener un impacto positivo sobre tus clientes

Incide en la relación con los clientes: cada parte de la empresa que está en relación con el cliente, desde los vendedores a los gestores de redes sociales, deben esforzarse para deleitar al cliente.

Escucha al mercado: escuchar a tus clientes y adaptarte sus necesidades es la manera más fácil de crear una experiencia fantástica

Haz que el cliente se sienta protagonista: esto creará un compromiso afectivo mayor con la marca.

En definitiva, crear una experiencia positiva será el preámbulo perfecto para captar a un nuevo cliente o para fidelizarlo.

Fuente: Páginas Amarillas Digital.

4 comentarios sobre “¿En qué consiste el Marketing Experiencial?

  • el 21 septiembre, 2018 a las 12:43 pm
    Permalink

    Me parece un artículo muy interesante, y como ya hemos comentado en el artículo del mapa del consumidor, aquí se trata uno de los aspectos más importantes para aumentar el éxito de tu empresa, el acercamiento al cliente y la optimización de su experiencia de compra. Tanto la experiencia del consumidor en el punto de venta como la promoción del producto/servicio, tienen una relevancia enorme en las emociones del cliente, empezando en primer lugar, por la promoción en las calles y en otros canales como las redes sociales (estas han adquirido una gran importancia debido a la expansión de las nuevas tecnologías), y siguiendo con las estrategias en la tienda o punto de venta. La finalidad de todo esto, es captar nuevos clientes y mantener a los más fieles, mediante la elaboración de planes de marketing que provoquen en las personas reacciones positivas y ganas de comprar, así como conseguir la influencia de estas en otras que no conozcan la marca o, que conociéndola, no se habían animado a indagar más en ella, por diversos motivos, como el miedo o la desconfianza de que el producto/servicio no sea lo esperado, o la fidelidad a otras marcas.

    Respuesta
  • el 23 septiembre, 2018 a las 8:36 am
    Permalink

    Para mi es una pena que no se trabaje en esta corriente. La mayoría de retails se limitan a mejorar la satisfacción del cliente con descuentos en el compra o similares. Cuando lo que de verdad fideliza a un cliente y consigue esa identificación con la merca es, no sólo la filosofía de la empresa, sino lo que transmite. En este campo, tengo que decir, que aunque cada vez se trabaja en el marketing experiencial, queda bastante por mejorar.
    Un ejemplo que sobre la marcha puedo identificar según experiencias personales es el de Huawei Mobile: la caja del teléfono está diseñada de una manera especialmente bonita, el usuario se lleva una percepción de “premium” que además, al abrir la caja, encuentra una funda para el terminal y también unos auriculares, cuando estamos acostumbrados a ver marcas que recortan hasta en eso.. Haciendo una caja a medida del teléfono y el cargador y poco más.

    Respuesta
  • el 24 septiembre, 2018 a las 9:12 am
    Permalink

    Coincido totalmente con tu opinión mostrada en el anterior comentario, pero me gustaría ampliarlo en dos aspectos concretos. El primero de ellos, es la experiencia emocional en el punto de venta, ya que el trato directo que existe entre el consumidor y el vendedor es sumamente importante. Esto se debe a que, gracias al trato recibido, el consumidor se siente importante, querido, se ha sentido escuchado y que se han tenido en cuenta sus gustos, este comentará dicha experiencia a sus círculos sociales. Y con este hecho, tenemos una técnica para la captación de nuevos clientes, como es el “boca a boca”.

    Respuesta
    • el 24 septiembre, 2018 a las 11:39 am
      Permalink

      También cabe destacar Rodrigo, que no en todos los establecimientos se les presta la misma atención a los clientes. Por ejemplo en las zonas más exclusivas donde va la gente “rica”, se ve que en las tiendas el trato no es el mismo que si se tratase de la misma tienda pero en una zona más modesta. Vale que no te sirvan champán pero si que seria justo e ideal un trato más cercano al cliente, para saber sus gustos y poder recomendarle más productos de los que ya llevaba inicialmente en mente, y así poder aumentar a su vez el nivel de ventas.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.