¿Eres tú un esclavo?

images

Si este artículo te molesta, es para ti.

Cuando tenía veinte años trabajaba en Tokio. Eran finales de los 80 y pensaba, como muchos otros, que Japón dominaría el mundo. Había ido allí buscando fortuna y me ganaba la vida dando clases de español e inglés mientras aprendía japonés.

El entonces Consejero Delegado del Banco Santander de Negocios había preguntado al Embajador de España en Japón si conocía algún español que no fuese cura o monja y que hablase japonés y éste le sugirió que me llamase. Lo hizo y comencé a trabajar en Santander de Negocios en Tokio.

Poco tiempo después tuve una entrevista en el Mitsui Bank y me hicieron una oferta. Todavía recuerdo la escena de dos ancianos directivos en el último piso de un rascacielos en Shinjuku (la City) ofreciéndome tres millones de pesetas al año si me iba con ellos.

Justo unos días antes el presidente de un gran grupo financiero Japonés se había comprado el cuadro Los Girasoles de Vincent van Gogh por 4.500 millones de pesetas. En el instante de oír la oferta me vino a la cabeza la compra del cuadro y pensé: “con todo lo que yo produzca para el banco el presidente del Mitsui se va a comprar un cuadro y lo pondrá en su cuarto de baño“. Rechacé la oferta.

Diez años después, era Director General en uno de los bancos del Santander y me di cuenta de que sólo me dedicaba a trabajar, me había convertido en un esclavo, justó lo que había intentado evitar al rechazar la oferta del Mitsui bank.

Hoy el mundo corporativo está lleno de esclavos. Con carreras universitarias y MBAs. Es una esclavitud diferente, más sibilina, pues no es impuesta. Los ejecutivos la eligen, la desean, la abrazan. Son esclavos de su propia ambición. Dan todo lo que tienen en interminables jornadas sin dejar espacio para su familia, para Dios o para sus amigos. Se entregan totalmente, en cuerpo y en alma, a su trabajo. Por la noche llegan a casa exhaustos, incapaces de hacer nada salvo desplomarse y dormitar.

Muchos son ascendidos, se emocionan y dedican todavía más horas al trabajo, aumentando su ya crónica dependencia. Se compran casas caras, llevan sus hijos a colegios caros, incrementan sus necesidades y refuerzan sus cadenas. Ya no pueden abandonar ese trabajo porque piensan que su vida se derrumbaría. Afianzan su esclavitud.

Las cuatro cadenas que atenazan a este tipo de esclavos modernos son la ambición, la vanidad, el prestigio y el qué dirán. Y así consumen la única vida que podrán disfrutar, entregados a la Corporación, dándose enteros. Si su jefe les critica un viernes les destroza el fin de semana.

Me contaba un directivo de sesenta años, recientemente despedido: “He pasado todos los años de mi vida subiendo los peldaños de una escalera y, de repente, me he enterado de que estaba apoyada en la pared equivocada. Mis hijos no han disfrutado el único padre que tienen ni mi mujer ha tenido marido. Ahora estoy sólo. He sido un estúpido”.

Ser esclavo hoy para muchos es una elección. La libertad consiste en saber vivir una vida equilibrada. Muchos directivos han arruinado su vida porque han caído en la trampa de la búsqueda obsesiva del más, y así se han convertido en esclavos. Una alta proporción de ellos vive enganchado a ansiolíticos o antidreprevisos. Su cuerpo les avisa de su error. Pero ya no saben salir, se han esclavizado.

Si eres ejecutivo, reflexiona y recuerda que lo que importa no es el objetivo, sino cómo creces y disfrutas el proceso y qué aportas a la sociedad. Trabaja los cuatro frentes de tu vida (profesional, espiritual y familiar y comunitaria) y cuida especialmente a tu familia. Así dejarás de ser esclavo.

Si quieres cambiar tu pensamiento, empieza cambiando tu comportamiento. La libertad exige ser valientes. Nadie te va a dar la libertad, tienes que cogerla tú. La verdadera libertad la consigues cuando tus acciones están alineadas con lo que sabes que debes hacer.

Si eres jefe recuerda que aquellos que niegan la libertad a otros pierden el derecho a tenerla ellos mismos.

@EnriqueQuemada      www.onetoone.es

3 comentarios sobre “¿Eres tú un esclavo?

  • el 27 octubre, 2015 a las 4:28 pm
    Permalink

    “Dios les cría y ellos se juntan.” No tengo dudas de que todas estas personas en su día tuvieron unos objetivos “humanos” y de dedicar tiempo a su familia etc… pero poco a poco los fueron perdiendo por el entorno en el que están metidos. Como han sido cambios que se han ido aceptando poco a poco, la mayoría de las personas ni siquiera se dan cuenta de que tienen algún problema con el trabajo (demasiadas horas, demasiada presión, carga de trabajo mal repartida, gente no capacitada etc…) y en vez de cuestionar “por qué” eligen asumir esa carga de trabajo porque “no hay nadie más/mejor capacitado (infravalorar el equipo)” o “son tiempos de crisis (miedo al desempleo)” o “quedar mal delante de un jefe(perder tu reputación)”…

    Acabas entrando en un bucle y la empresa para recompensarte te ofrece un puesto mejor con incluso más responsabilidades. Y la historia se repite. Te adentras más y más en la empresa y empiezas a ver a los subordinados con otros ojos:” los descansos del café pasan a ser pérdidas de productividad” y “la gente no rinde lo suficiente”…. por poner unos ejemplos.

    Aquí entra otro factor: el dinero. Como ahora hay más pero menos tiempo, se intenta “comprar” momentos con la familia haciendo regalos materiales para compensar las jornadas de trabajo imposibles. Al principio funciona, pero poco a poco se hacen regalos más y más costosos. También hay una parte de caprichos personales: nuevos coches, nuevas casas, vacaciones de lujo etc..

    Llega el momento que esa forma de vida ya no es sostenible: hay que elegir entre echar más horas para poder pagar o dejar el trabajo y cambiar la manera de vivir. Esto último implica perder estatus social y todo el trabajo que se ha hecho para llegar a ese puesto… = “exiliarse del paraíso del dinero”, por tanto muy poca gente lo elige.

    Así muchos acaban con depresiones y otro tipo de trastornos hasta que no queda más remedio que elegir entre su vida o su trabajo. Desde dentro es difícil verlo. El problema es que el tiempo no se puede comprar y tampoco hay manera de volver atrás para volver a vivir esos momentos… En mi opinión en ese momento lo han perdido todo.

    Creo que es bueno revisar los objetivos personales con bastante frecuencia para ver en qué punto está cada uno y sobre todo si hay objetivos externos y porqué los estamos siguiendo por encima de los personales.

    Ojo, que al otro lado está el empleado que se abanica pero de eso hablaremos en otro artículo : )

    SG

    Respuesta
  • el 28 octubre, 2015 a las 10:54 pm
    Permalink

    Me ha impactado mucho el post. Tanto que quiero imprimirlo para leerlo de vez en cuando y no olvidarme del camino que he elegido, no convertirme en una esclava y ser feliz.
    En muchas partes del artículo me he sentido identificada, cosa que me ha asustado y decepcionado.
    Debemos recordar que lo más importante es ser felices, felices como cuando eramos niños, donde sólo teníamos a nuestra familia y no nos preocupaban cosas como tener un coche mejor o una casa más grande.

    Gracias de nuevo por esta maravilla de blog.

    Maria de Tomás Gómez

    Respuesta
  • el 29 octubre, 2015 a las 11:03 am
    Permalink

    Yo creo que en la actualidad la esclavitud la creamos nosotros mismos al caer dentro de una vida de rutina y estudiando o haciendo las cosas por que nos la dice alguien mas o nuestros padres creen que es lo mejor para nosotros, pero lo que creo que tenemos que hacer es hacer lo que mas nos apaciona y lo que hagamos hacerlo por que en verdad nos gusta no por que alguien nos lo diga (un jefe)

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.