Errores y fracasos

 Errores y fracasos son experiencias que nos lo hacen pasar mal justo en el momento en el que se producen. No obstante, son experiencias muy valiosas que se pueden aprovechar para seguir avanzando.
Si no las utilizamos para aprender, estaríamos convirtiendo el error o el fracaso en algo peor.
A menudo, lo que diferencia a alguien que tiene éxito en un propósito determinado de alguien que no lo tiene no es la buena suerte o el talento, sino la habilidad para sacar partido a los errores y fracasos.
Así es que, dando por hecho que en nuestro camino por la vida daremos más de un paso en falso, que tropezaremos y nos caeremos más de una vez, vamos a ver cómo levantarnos y seguir adelante
Aprender del fracaso
Todos fracasamos alguna vez. Nos caemos y nos duele la magulladura.
Nuestra autoconfianza se ve erosionada, surgiendo ese sentimiento de inseguridad, que nos hace volver al sendero con un paso tembloroso, intentando evitar una nueva caída.
Pero al volverlo a intentar no comenzamos desde cero, porque la experiencia de fracaso hace que abramos los ojos y que podamos responder interrogantes como los que siguen:
¿Qué puedo aprender de esto?

 

 Analizar en frío las causas del fracaso es más útil que perder el tiempo en repartir culpas a diestro y siniestro.
Y de ahí nacen más preguntas…
·
¿Qué podría haber hecho de un modo distinto?
·
¿Hay algo que puedo mejorar?
·
¿Cómo lo puedo aprender?
·
¿Qué voy a hacer justo ahora?
Ésa es la manera de sacarle partido a un fracaso.

Los fracasos, bien aprovechados, conducen al éxito. Esto lo saben incluso grandes  elebridades, que tuvieron la oportunidad de fracasar una y otra vez.

Un ejemplo que a mí me inspira siempre es el de Thomas Edison, que no paró hasta que la bombilla quedó lista.
Algún gracioso le recordó la enorme cantidad de veces que se había equivocado (y que están documentadas), y él contestó:
No fracasé. Sólo
descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla.
Esa sabia frase
lo resume todo, ¿no crees?

 

Un comentario sobre “Errores y fracasos

  • el 23 marzo, 2014 a las 7:08 pm
    Permalink

    La primera imagen de esta entrada me ha resultado interesante ya que el fracaso puede ser una mala experiencia para la persona que lo sufre, pero al mismo tiempo, puede surgir un sentimiento de satisfacción porque un fracaso significa que estas intentando conseguir el éxito de algo.

    Estos fracasos que pueden surgir a lo largo de la vida, son pasos para conseguir el éxito en tus objetivos ya que te enseñan lo que no debes hacer y por tanto, te van marcando un camino en el que deberás seguir investigando.

    Hay una frase de la entrada que me ha llamado mucho la atención, ¨A menudo, lo que diferencia a alguien que tiene éxito en un propósito determinado de alguien que no lo tiene no es la buena suerte o el talento, sino la habilidad para sacar partido a los errores y fracasos.¨
    Esto es muy cierto, puesto que quien se rinde y no aprovecha el aprendizaje que los errores te brindan nunca conseguirá el éxito que persigue.

    Como el vídeo nos explica, muchos fracasos vienen por no tener un objetivo fijo o tenerlo pero querer abarcar demasiado entorno a el y perder la meta del proyecto.
    Otro gran error, es no analizar el entorno de nuestro objetivo. Pueden existir factores importantes que nos pueden llevar al fracaso y si los conocemos y estudiamos, podemos evitarlos o pasar por ellos con éxito.

    Estos errores son muy comunes en la mayoría de las personas y si los tenemos en cuenta, podemos evitarlos.

    Como Thomas Edison, las personas que llegan a conseguir el éxito, no consideran un fracaso a cada uno de sus errores sino un aprendizaje sobre lo que no deben volver a realizar para conseguir su éxito y por tanto, este es el pensamiento que todos debemos tener para no rendirnos en nuestros proyectos.

    Miriam López Ortiz. MK.Fundamentos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.