El estado de ánimo y la publicidad

Cada vez somos más conscientes del papel que juegan las emociones en las decisiones de compra de los consumidores. Lo que sienten y su estado de ánimo influye en cómo perciben la publicidad y en que se decanten por una marca y no por otra.

El último informe de Yahoo, “Receptivity of Emotions study analiza precisamente este fenómeno y extrae unas interesantes conclusiones que nos pueden servir para aumentar el impacto de nuestros anuncios.

Con una investigación cuantitativa y cualitativa realizada a personas de Reino Unidos, Estados Unidos, Alemania y Canadá, el estudio ha revelado que los consumidores tenían una actitud más optimista cerca de la hora de la comida, lo que les hacía ser un 40% más receptivos a la publicidad digital.

Además, estos consumidores optimistas eran un 28% más propensos a ver un vídeo nativo y estaban un 21% más dispuestos a ser objetos del marketing directo.

Pero el estudio demostró que no solo era importante el estado de ánimo de los usuarios, también lo era el contenido del anuncio. El 71% de los consumidores afirmaron que harían clic en un anuncio siempre que estuviera relacionado con lo que estuvieran haciendo en ese momento, y el 61% aseguró que lo harían si el anuncio reflejaba cómo se sentían.

Como ha comentado Nigel Clarkson, director general de Yahoo Reino Unido, siempre se ha sabido que era importante atraer a los usuarios cuando estaban de buen humor, pero hasta ahora no habíamos sido capaces de apreciar la magnitud del impacto que puede tener en el éxito. El marketing digital ha propiciado esto, ahora es posible llegar a la persona adecuada, en el dispositivo correcto, en el mejor momento y podemos saber cuáles han sido las reacciones exactas al anuncio (si ha hecho clic en el anuncio, si lo ha ocultado nada más aparecer, si ha interactuado con él o si le ha llevado a hacer una compra), esto no era posible con la publicidad tradicional.

Sabemos que los usuarios suelen tener una actitud hostil hacia la publicidad y en muchos casos la consideran intrusiva. Por eso debemos aprovechar lo que sabemos del consumidor para evitar su rechazo a nuestros anuncios y conseguir que reciban nuestro mensaje con la mejor actitud posible.

Fuente: Blog de la agencia 101 cientouno

5 comentarios sobre “El estado de ánimo y la publicidad

  • el 4 Abril, 2017 a las 9:59 am
    Permalink

    Estoy completamente de acuerdo, el estado de animo influye mucho en como percibimos todo, puede pasar de gustarnos algo a no gustarnos o incluso de hacernos gracia a caernos mal.

    También influye mucho la mentalidad general de las personas, que como todo también va evolucionando y cambiando, eso es otra de las cosas importantes que debemos tener en cuenta a la hora de hacer publicidad.

    Respuesta
  • el 13 Abril, 2017 a las 9:34 pm
    Permalink

    Me parece muy acertado el artículo, porque los estados de ánimo influyen en lo que vayamos a consumir, por ejemplo un día que hace frio no consumiremos un helado en una terraza, o al contrario un día que haga mucho calor no consumiremos un plato caliente, además el estado del tiempo también influye mucho en nuestro comportamiento a la hora de elegir lo que queremos consumir y donde lo queremos consumir.
    Alumna Marketing y Fundamentos (ADE TARDE)

    Respuesta
  • el 16 Abril, 2017 a las 7:30 pm
    Permalink

    En mi opinión este artículo es totalmente correcto, a todos nos afecta de manera diferente la publicidad, e incluso un mismo anuncio nos puede parecer entretenido o el más aburrido dependiendo del momento en el que lo veamos o del humor que tengamos en ese momento.
    Por ello, y a pesar de que a veces nos aburra aguantar anuncios mientras esperamos para poder ver lo que queremos, las empresas aprovechan la situación para ofrecer sus productos y “venderlos” de la mejor manera que saben.

    Respuesta
  • el 18 Abril, 2017 a las 5:36 pm
    Permalink

    Para comenzar a desarrollar nuestra opinión personal de este comentario, empezamos a analizar y posicionar los dos núcleos fundamentales que identificamos en el texto, que como menciona éste, es nuestro estado de ánimo y las campañas publicitarias.
    El primer concepto señalado indica cómo nos sentimos, qué hay detrás de nosotros y que situaciones se producen emocionalmente que puedan decidir comprar o no comprar, hacerlo en mayor proporción o, dar importancia a la calidad. Nuestro estado de ánimo en la mayoría de las ocasiones no viene fortuitamente, sino que se explica en cuanto a lo que nos sucede en la vida cotidiana o reside en los puros detalles. Así por ejemplo, imaginemos que no disponemos de un sueldo elevado, mejor dicho, sueldo básico, en este caso opinamos que nuestra atención quizás será captada con ofertas que atiendan a precios no elevados o productos con calidad media. Consecuentemente, ni siquiera fijaremos un segundo la atención en productor de calidad alta o de lujo, y bien, esta situación puede afectar a nuestro estado de ánimo, lo que conlleva a ni siquiera darnos un capricho, ni seguir interesándonos por más cosas, sino solo por productos de necesidad. No obstante, pongamos un caso más subjetivo, por ejemplo, nos hemos separado de nuestra pareja sentimental y por tanto estamos atravesando una mala época, durante ese tiempo no dispongo de un estado emocional pleno, y podría reflejarse simplemente, en ir de compras con las.
    El segundo concepto al que hacemos alusión es la campaña publicitaria, que efectivamente es muy importante para todo tipo de consumidores. La publicidad es una información que percibimos cuando queramos, somos libres de hacerla efectiva, y que produzca un resultado. Adaptada a todos los públicos, y que a su vez, intenta que a aquel que le ha llegado directamente, pueda transmitirla a la gente de su entorno.
    En definitiva, las campañas publicitarias estudian la sociedad, nuestro comportamiento y la diversas de personas, intentando ser tan variadas como para que todo el mundo en alguna ocasión este identificado o cumpla sus expectativas comerciales, es decir se adelantan a nuestras posibles situaciones. Pero las situaciones, como decíamos anteriormente, es lo que ocasione nuestros estados emocionales, siendo difícil que éstas se antepongan en ese aspecto y puedan luchar contra éste. Por tanto, la conclusión personal que realizamos es la siguiente: el estado emocional y la publicidad son dos conceptos completamente ligados al marketing y que funcionan al unísono, totalmente relacionados para la productividad, ahora bien, el primero es fundamental para que el segundo funcione con éxito.
    Alumna de Marketing Fundamentos. ADE TARDE.

    Respuesta
  • el 24 Abril, 2017 a las 9:14 am
    Permalink

    Efectivamente, el estado de ánimo del consumidor es de vital importancia a la hora de ver un anuncio. Por lo general, si estamos de mal humor apenas prestaremos atención al anuncio. Por lo contrario,si estamos de buen humor tal vez le demos una oportunidad al anuncio y lo veamos.
    Esta claro que esto no es lo mas importante a la hora de realizar un anuncio,por ejemplo deben tener presente que si el anuncio transmite emociones,captará una mayor atención del consumidor.

    Son muchas las variables a tener en cuenta a la hora de emitir un anuncio o de realizar el mismo. Una cosa esta clara, saber a quien ira destinado,saber en que momento se verá y saber de que forma pueden conectar con el consumidor,son aspectos clave para triunfar o fracasar en el intento de adquirir nuevos clientes.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.