Ética y moda. El caso Nike

Nike Inc. (del griego: Νίκη, Niké, diosa de la victoria; NYSE: NKE) es una empresa multinacional estadounidense dedicada al diseño, desarrollo, fabricación y comercialización de calzado, ropa, equipo, accesorios y otros artículos deportivos.

Es uno de los mayores proveedores de material deportivo, con unos ingresos de más de 24,100 millones de dólares estadounidenses y un total en 2012 de unos 44,000 empleados. La marca por sí sola tiene un valor de 15,900 millones de dólares estadounidenses, lo que la convierte en la marca más valiosa entre las corporaciones deportivas.

La empresa fue fundada el 20 de enero de 1964 como Blue Ribbons Sports por Phil Knight y Bill Bowerman, y se convirtió oficialmente en Nike Inc., el 30 de mayo de 1971. Nike comercializa sus productos bajo su propia marca, así como bajo Nike Golf, Nike Pro, Nike +, Air Jordan, Nike Skateboarding, Hurley InternationalyConverse, Nike CR7, entre otras. Nike también fue dueño de Bauer Hockey (Nike Bauer) entre 1995 y 2008, y anteriormente propiedad de Cole Haan y Umbro​ Además de la ropa deportiva y el equipo de fabricación, la compañía es dueña de las tiendas Niketown. Nike es patrocinador de muchos atletas de alto nivel y equipos deportivos de todo el mundo, con el famoso eslogan «Just do it.» y el logo, llamado Swoosh, creado por Carolyn Davidson, esquematización de un ala de Niké, diosa griega de la victoria.

Ética y moda

La globalización mostró su lado oscuro a mediados de los noventa, cuando Nike fue el protagonista del primer escándalo internacional sobre explotación infantil. Un artículo en la revista Life de junio de 1996 denunció a la compañía estadounidense por emplear a niños, en algunos casos menores de seis años, para coser balones de fútbol en Pakistán. A pesar de la polémica, las ventas de Nike aumentaron aquel año un 35,9% y superaron por primera vez la barrera de los 6.000 millones de dólares (4.589,2 millones de euros).

El reportaje también acusaba a otras empresas, como Adidas o Challenge, de estar involucradas, pero fue Nike la que soportó todo el peso de la polémica. Life explicaba que Nike inició la producción de balones en Pakistán en 1995 y que sabía que en las fábricas se empleaba a niños, en ocasiones, menores de seis años. El reportaje subrayaba que los niños percibían unos sesenta centavos de dólar (0,45 euros, según el tipo de cambio ) al día por producir dos balones.

La respuesta de Nike al escándalo de explotación infantil fue reordenar su aprovisionamiento en Pakistán y firmar un acuerdo en exclusiva con un único proveedor, que se comprometió a construir fábricas nuevas y a prohibir el trabajo de menores de 18 años. Diez años después, la compañía estadounidense acabó rompiendo relaciones con el proveedor pakistaní por los reiterados casos de subcontratación en talleres locales, que no cumplían las condiciones exigidas por el grupo.

A raíz de aquel escándalo, la Fundación Made in USA, una alianza de sindicatos y empresas que reivindica la producción local, denunció que Nike empleaba a niños de once años para producir sus zapatillas Air Jordan en sus talleres de Indonesia. La organización aseguró que desde 1992 informaba de ello a la compañía y a la estrella del baloncesto Michael Jordan.

La fundación afirmó entonces que los niños que elaboraban el calzado deportivo de Nike cobraban catorce centavos de dólar (0,10 euros) por cada hora de trabajo. La empresa negó tajantemente aquella información, alegando que las zapatillas Air Jordan se producían en Taiwán y acusando a Made in USA de estar financiada por sindicatos contrarios al libre mercado.

En 1995, Nike cerraba una década histórica. Aquel año, la compañía facturó 4.761 millones de dólares, cinco veces más que diez años atrás, cuando apenas rozaba los mil millones de dólares. El beneficio neto del grupo en 1995 fue de 399,6 millones de dólares, frente a los 10,2 millones de dólares que ganó en 1985.

En el informe de resultados de 1995 llamaba a alcanzar los 6.000 millones de dólares en el año próximo. Y así sucedió. A pesar de la polémica desatada por el reportaje de Life, Nike incrementó las ventas un 36% y cerró 1996 con un volumen de negocio de 6.470 millones de dólares. La compañía concluyó el ejercicio con un beneficio neto de 553,2 millones de dólares, un 38,5% más que el año anterior.

La compañía no frenó su ritmo de crecimiento en 1997, cuando celebró su 25 aniversario. Aquel año, las ventas del grupo alcanzaron los 9.186 millones de dólares y su beneficio neto, los 795,8 millones de dólares.

Las claves del éxito

El video siguiente, trata de las claves del éxito de NIKE. Forma parte de la colección de casos de EmprendeAprendiendo. Al final se comentan las principales enseñanzas del caso.

En este blog: “Nike a favor de la igualdad

6 comentarios sobre “Ética y moda. El caso Nike

  • el 11 octubre, 2018 a las 9:45 am
    Permalink

    Estoy de acuerdo con las últimas tres lecciones que nos cuenta el vídeo, además cabe destacar que aparte de saber salir de las duras situaciones que tenían, contaban con un gran prestigio, ya se conocía la marca por grandes logros en las competiciones, más tarde supieron adaptarse a un calzado concreto para cada deporte, añadiendo un diseño de lo más innovador y llamativo. A día de hoy hay zapatillas nike de todo tipo, la mayoría de jóvenes las utilizamos como un calzado cómodo y de moda para poder salir en cualquier momento del día y además se adapta al gusto de todos los consumidores. Como se muestra en el vídeo que aparece arriba del blog, la marca creció por varias causas, una de ellas una gran campaña del marketing, y fidelidad con los clientes, haciendo así que más adelante innovara con todo tipo de prendas: ropa, gorras, calcetines, e incluso productos como pelotas… Me parece uno de los planes más elaborados por una marca y un gran triunfo para empresarios y clientes, ya que nosotros disfrutamos de una gran variedad de productos de los que ya somos fieles.

    Respuesta
  • el 11 octubre, 2018 a las 9:52 am
    Permalink

    Me asombra ver como la empresa nike ha sido tan exquisita en la forma de usar el marketing. Siempre inteligente sabiendo que tema escoger y esperando usar a los mejores para promocionarse.
    En realidad me parecen muy adelantados a su tiempo ya que al fin y al cabo, estaban usando a los mejores profesionales como ahora se usan influencers para mostrar los productos.
    No obstante, y pese que a mi la marca me gusta mucho, el tema de la ambición y llegar a hablar de términos como es la explotación infantil me parece algo de lo mas deplorable.
    Tal vez, nosotros, como consumidores deberíamos de empezar a tener más cuidado con lo que compramos, y a quién lo compramos porque tal vez, y solo tal vez, la moral debería de estar por delante de lo que la gente opine.

    Respuesta
  • el 11 octubre, 2018 a las 5:38 pm
    Permalink

    Un gran vídeo….desde luego Nike es una marca muy inteligente que desde sus inicios supo captar las oportunidades y crecer con ellas. A parte de su maestría para penetrar en el mercado e ir poco a poco creando barreras de entrada, supo reaccionar ante una crisis (EXPLOTACIÓN INFANTIL) directa que afectaba a su reputación, cambiando la imagen que la marca daba a la sociedad.
    Otro punto a favor es la comunicación entre marca y clientes, y como Nike utiliza el marketing de influencers, no solo con simples famosos, sino que realizó muy bien la forma de asociar la marca a deportistas exitosos para trasladar el valor del éxito y la superación a la marca. (GRAN IMAGEN DE MARCA).
    También cabe destacar que, ha creado su propia red social para fidelizar aún más a sus clientes, adaptándose a las nuevas tecnologías y construyendo una poderosa barrera de entrada (INNOVACIONES TECNOLOGICAS) ……
    Si a todo esto le añadimos que la calidad de la ropa y zapatillas es muy buena podríamos decir que nos encontramos con un éxito. (CALIDAD)

    Respuesta
  • el 13 octubre, 2018 a las 8:29 pm
    Permalink

    Me sorprende que una marca tan conocida como es Nike tuviera “problemas” por explotación infantil.
    Hoy en día, muchas marcas van en contra de muchos principios, por ejemplo pagándoles a los trabajadores una miseria obteniendo la gran cantidad de ingresos que obtienen.
    En mi opinión, estas marcas no son los únicos culpables, los principales responsables somos los consumidores ya que somos los que permitimos que empresas como estas se beneficien aún sabiendo las políticas que siguen, por ejemplo como el caso de Nike, cuando salió el escándolo por explotación infantil en vez de bajar sus ventas se produjo todo lo contrario, se incrementaron…
    Considero que como consumidores debemos informarnos más a la hora de comprar un producto ya que la mayoría lo hacemos simplemente porque nos llama la atención, sin saber dónde se ha fabricado y que medidas se han llevado a cabo para fabricarlo.

    Respuesta
  • el 14 octubre, 2018 a las 11:25 am
    Permalink

    Después de leer este artículo cabe destacar la importancia del marketing frente a la moral de los consumidores. Puede resultar muy curioso como, pese a conocer las condiciones en los que estaban sus trabajadores, las ventas de ese mismo año incrementaron.
    Para resumir las claves del éxito de Nike, personalmente diría que ofreció justo lo que el cliente quería recibir en el momento y la hora clave. En ese año que se destapó aquel crimen contra los derechos humanos que llevó a cabo Nike, esta multinacional supo como contrarrestar ese rechazo hacia la marca con una estrategia de marketing brillante que incluso incrementó sus ventas e hizo olvidar a los consumidores lo que había detrás de la propia marca.
    Sin embargo, pese a que este articulo hable de 1996, a día de hoy estas marcas siguen haciendo este tipo de cosas debido a la globalización. Muchos opinarán que el hecho de que las grandes marcas se instalen en países tan pobres puede ayudar a su economía pero; ¿Quién ayuda a los trabajadores en condiciones laborales que dejan cientos de muertos en las fábricas?.

    Respuesta
  • el 18 octubre, 2018 a las 7:53 am
    Permalink

    La potente empresa Nike, líder en el sector de los deportes, es un claro ejemplo de lo que una buena estrategia comercial adaptada y orientada a las necesidades de los clientes puede producir en el mercado.
    La capacidad de adaptación de la empresa a lo largo del tiempo, le ha llevado a ser la mejor en su área y a que sus ingresos no dejen de aumentar año tras año. Nike consigue ofrecer a sus clientes no solo un producto físico como pueden ser unas zapatillas, sino también elementos subjetivos e intangibles como la calidad o satisfacción al llevarlas.
    La principal estrategia de marketing que utiliza la marca, es patrocinar a deportistas de élite. Creo que es una táctica con un increíble poder de atracción y fidelización de clientes. Los consumidores asocian la marca con la superioridad, o la distinción que tienen los deportistas que las utilizan.
    También cabe recalcar las continuas innovaciones de la marca tanto a nivel estético en sus productos como mejorando la calidad de estos.
    Creo que nike es sin duda el claro ejemplo de la capacidad que tiene una buena estrategia de marketing para posicionar a una empresa.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.