Gestión Corporativa en valores ante el COVID-19

¿Qué valores definen la identidad de tu compañía? Hablar de valores es hablar de buen trabajo, de conciencia, esfuerzo y ética. Son muchos los principios que pueden definir la actividad de tu organización y tu gestión como líder o manager, aunque es posible que en este 2020 hayas redescubierto cuáles son los valores en los que realmente puedes apoyarte en los momentos más difíciles. El motor de impulso para seguir adelante.

La era del COVID-19: prueba de fuego para los valores corporativos

La crisis causada por el COVID-19 está cambiando a la sociedad y, en consecuencia, a las empresas. La forma de relacionarnos, las necesidades, el entorno… todo está viviendo una transformación de la que las empresas deben hacerse partícipes. En momentos como este, cada acción y cada paso importan y son más visibles que nunca, todo es decisivo para afrontar con éxito un escenario VUCA. (de las siglas en ingles de: volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad

Hoy, todas las decisiones que tomes tendrán una mayor repercusión sobre la evolución de tu empresa, pero también sobre la imagen que transmita. El tejido empresarial es un pilar clave para el equilibrio de la sociedad, y serán las organizaciones comprometidas que generen un impacto positivo, las que logren salir adelante con una mayor facilidad.

La flexibilidad y capacidad de adaptación son decisivas, pero también los principios y valores, el corazón de cada organización. Ahora es el momento de discernir si los fundamentos éticos que construyen los cimientos de tu empresa se ajustan a la realidad que vivimos, de reflexionar y repensarlos para hacerlos más creíbles, útiles y fructuosos.

Cómo lograr que tus valores te diferencien en tiempos de crisis

  • Sé un ejemplo a seguir

¿Tus acciones servirían de inspiración para que otras empresas mejoren? Si logras que sea así, te convertirás en un ejemplo a seguir. No se trata de ser perfecto, en un momento como este es muy probable que te equivoques, que te toque retroceder y rehacer. Pero tus actos te honrarán. Reconoce tus errores y trata de esforzarte por sobreponerte de ellos, por ser mejor cada día.

Cuando todo pase y lancemos la vista atrás, destacarán aquellas empresas que realmente hayan sabido responder y superar las expectativas depositadas sobre ellas. Las que sepan adaptarse a esta situación y equilibrar sus intereses y los del entorno que las rodea.

Ya antes de la pandemia, las Naciones Unidas planteaban la necesidad de redefinir el compromiso ético de las empresas a través de una serie de desafíos plasmados en su Agenda 2030. La Responsabilidad Social Corporativa está íntimamente ligada con los valores, y solo a través de ellos es posible construir mejores empresas.

  • Mira por el bienestar de tus profesionales

El employer branding siempre ha representado un pilar clave en el desarrollo de las organizaciones, el talento su principal motor, y contar con equipos sólidos y comprometidos marca la diferencia. Por ello, en los momentos más difíciles es cuando se hace más necesario reforzar tu relación con tus trabajadores, impulsar la comunicación interna y ofrecerles el máximo apoyo posible.

La pandemia ha forzado a las empresas a enfrentarse a situaciones que jamás podían haber previsto y, en consecuencia, a tomar medidas difíciles y afrontar reestructuraciones. En medio de este panorama, el principal reto es permanecer al lado del talento, hacer gala de una gran empatía y ejercer el liderazgo más humano.

El COVID-19 plantea un doble riesgo: indudablemente para la salud física, pero también para la salud mental. Los trabajadores han vivido en su piel las consecuencias de esta crisis, y han continuado asumiendo sus responsabilidades laborales en un momento que no era nada fácil de afrontar anímicamente. Por ello, es más importante que nunca impulsar una cultura corporativa basada en el bienestar del talento.

  • Traslada los valores a tus clientes

Impregnar cada una de tus acciones con tus valores es clave para mantener una imagen de marca sólida y homogénea, que se perciba desde cada canal: tu comunicación externa, tu relación con tus profesionales, tus productos y servicios y, por supuesto, tu trato con tus clientes. Para que tu organización realmente pueda afirmar que se ha construido sobre determinados valores, es fundamental que los transmita, y las personas con las que interactúa puedan garantizar su veracidad.

En Randstad, nuestros principios empresariales son conocer, servir y confiar, esforzándonos por alcanzar la perfección y la promoción simultánea de todos los intereses, y en ello nos basamos a la hora de relacionarnos con nuestros clientes. Si entre tus valores se encuentran la empatía, la cercanía o la flexibilidad, tus clientes deberían ser los primeros en asegurar que realmente esas cualidades definen tu organización.

  • Refuerza la cultura corporativa con los equipos deslocalizados.

Como decíamos, el teletrabajo ha sido una de las soluciones más populares en aquellos sectores en los que su implantación era posible, pero la ruptura de la presencialidad también puede conllevar un distanciamiento entre equipos y managers. Es necesario un esfuerzo extra para seguir transmitiendo los valores a los trabajadores, estén donde estén. Solo así se logrará mantener su compromiso. Tal y como afirmó Vicente del Bosque en la primera jornada Randstad Valores 2020:

Tener ese sentimiento de pertenencia a una empresa, de compromiso, es lo mejor que puede tener un empleado.

Vicente del Bosque, Randstad Valores 2020

Mantén abiertos los canales comunicativos e impulsa la cooperación entre tus trabajadores para garantizar que siguen empapándose de la cultura de la empresa.

  • Aprende de la crisis para construir una organización mejor.

De los errores se aprende, y, frente a las crisis, es necesario reflexionar, superarse y salir más fuerte. La resiliencia es uno de los valores imprescindibles en un momento como el que vivimos, así como la autocrítica. Siempre es posible hacer mejor las cosas, la clave reside en ser consciente y consecuente.

Convivimos con un escenario crítico e incierto, en el que resulta difícil planificar ni anticiparse a medio ni largo plazo. Frente a ello, solo cabe tratar de hacer lo correcto, rectificar cuando sea necesario y reconducir tu estrategia sin dejar de lado nunca tus valores.

Fuente: Randstad Valores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.