¿Hacia un futuro sin bancos?

índice

El cliente cada vez es más exigente y preciso en la demanda de productos y servicios bancarios que cumplan sus expectativas como usuario. Esto junto a la máxima efervescencia de la innovación tecnológica condicionarán el tablero bancario de los próximos años. En definitiva, el cambio de mentalidad del usuario y la tecnología están revolucionando su relación con los servicios y productos ofrecidos por las entidades financieras.

La Banca ha perdido su posición de monopolio en la distribución de productos financieros, que le permitía decidir el grado de margen que tendrían sus servicios. La barrera de entrada tanto regulatoria como de distribución era tan alta que no existía una competición real para ofrecer mejores servicios y productos a los clientes, sino por controlar y mantener el statu quo.

Las fintech aparecen para proporcionar a los consumidores financieros los servicios personalizados que demandan. No es un mercado naciente, ya está empezando a consolidarse nivel global, y comenzando su andadura en España: hay en nuestro país más de 120 entidades operando en el sector, según datos de Mooverang. Solo en 2015 estas compañías tecnológicas recibieron cerca de 130 millones en inversiones, un incremento del 40% respecto al año precedente.

Las señas de identidad de las fintech son claras: planteamientos tecnológicos innovadores y eficiencia para proporcionar al consumidor de productos financieros una experiencia sustancialmente mejorada y adaptada a sus crecientes exigencias.

Plantear el cambio de la industria financiera actual como una lucha entre David y Goliat, Fintech contra la Banca tradicional, es un planteamiento incorrecto ya que no acierta en el diagnóstico de la situación. La verdadera amenaza al sector financiero tradicional no son las nuevas compañías tecnológicas, ni tampoco la regulación o los tipos de interés negativos. Son los nuevos hábitos de los usuarios la marea que puede derribar sus modelos actuales de negocio. Presionar al poder político y al legislador o pretender desarrollar “la banca de toda la vida” ya no son herramientas suficientes para evitar el tsunami que se avecina..

Continua leyendo un artículo de Pablo Gasalla con el análisis de este tema en El País

Un comentario sobre “¿Hacia un futuro sin bancos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.