La ética de los negocios inclusivos

Los negocios inclusivos son actividades económicas que permiten lograr la participación de las personas más pobres en cadenas de generación de valor, de manera tal que estos logren capturar valor para sí mismos y mejorar sus condiciones de vida. Un negocio inclusivo incorpora a los sectores de bajos ingresos, ya sea como socios, consumidores, proveedores o distribuidores. Debe intentar transformar el statu quo, tener una motivación de negocios, conectar lo local y lo global, ser innovador y paciente, aprovechar los recursos locales y tener protagonistas no habituales.

Los negocios inclusivos no son filantropía empresarial ni responsabilidad social empresarial. Se trata más bien de buscar modelos empresariales sustentables que permiten “prosperar ayudando a los demás”, donde el negocio central genera impacto social y ambiental positivo. El concepto de negocios inclusivos o negocios en la base de la pirámide se ha popularizado en los últimos años para explicar cualesquiera actividades empresariales dirigidas a poblaciones pobres.

De esta manera aceleran el crecimiento económico de las empresas y crear innovaciones que beneficien a las personas de bajos ingresos a la cual van dirigidos, estos proyectos se enfocan en los países del tercer mundo ya que es donde más se necesitan estos proyectos.

Recientemente, el profesor del IESE Joan Fontrodona participó en una Conferencia Internacional sobre Negocios Inclusivos. En su intervención contestó a la pregunta: ¿Es ético ganar dinero con los negocios inclusivos?. La contestación a esta pregunta puedes verla en su blog.

Fuente: Blog Empresa y Sociedad

2 comentarios sobre “La ética de los negocios inclusivos

  • el 10 Abril, 2017 a las 9:58 pm
    Permalink

    En mi opinión, los negocios inclusivos favorecen a la sociedad ya que permiten a muchas personas que no tienen suficientes recursos, pero si tienen muchos conocientos y ganas de emprender, a tener las mismas oportunidades que otras personas que sí disponen de estos recursos.
    Considero que si se siguen fomentando actividades como estas, se beneficia tanto a las personas que lo necesitan, como a la sociedad.

    Respuesta
  • el 27 Abril, 2017 a las 5:22 pm
    Permalink

    Me ha parecido un buen artículo, ya que no conocía la existencia de estas empresas y me parece una muy buena forma de incluir en la economía a los países más desfavorecidos.
    Creo que es una buena forma de conseguir que la gente de estos países mejore su calidad de vida y sus conocimientos, así como de que desarrolle aquellos de los que ya dispone. De la misma forma, con ello se logrará concienciar a un mayor número de personas de las economías más ricas, que de otra forma no conocerían la situación y las carencias de esta parte de la población.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.