La gente con pasado es el futuro

Llevamos tiempo familiarizándonos con el concepto economía plateada o silver economy, que pone su foco en el aspecto económico y comercial del envejecimiento de la sociedad. Después de llevar varios años investigando y escribiendo sobre el tema, estoy convencido de que ha llegado para quedarse. ¿Por qué ahora? Porque es el momento en el que empezamos a darnos cuenta de la transformación que estamos viviendo. El aumento de la esperanza de vida ha traído consigo muchos cambios, incluida nuestra manera de consumir.

El mundo entero envejece. No se trata de un fenómeno local o aislado, sino de un hecho global. España, en particular, en el marco de una Europa que envejece, está invirtiendo de forma drástica su pirámide demográfica. Según varios estudios, en el año 2060, uno de cada tres europeos tendrá más de 65 años. Esto supone que uno de cada tres consumidores tendrá más de 65 años.

Se calcula que los jubilados tienen una capacidad de gasto de más de 3.000 billones de euros. Cifra que ascenderá a los 15 trillones en el 2020. Si analizamos este dato en perspectiva, vemos que este sector de la población, que cada vez es más amplio, es el que contará con el poder adquisitivo más interesante. Puesto que se llega mucho mejor a la madurez, ellos serán capaces de gestionar su dinero y decidir en qué y cómo gastarlo.

La clave es entender que los silver hair no se sienten mayores. Quieren seguir activos, aprovechar su tiempo y dedicarlo a ellos mismos y a los demás. La silver economy, como usualmente (de forma no siempre correcta) se llama al nicho de consumidores que han alcanzado la madurez, constituye un grupo muy heterogéneo, con unos patrones comunes, como estar libres de cargas económicas, tener más tiempo libre, preocuparse por su salud y por conservar su forma física lo mejor posible y compartir y socializar.

Es hora de tratar el envejecimiento como algo natural, sin enfatizar mensajes negativos. Viejos son los muebles, las personas son maduras, y suelen aprovechar este momento de su vida (si económicamente pueden) para hacer aquello que siempre han querido y han pospuesto: un crucero, un viaje al extranjero o aprender algo nuevo.

¿Qué oportunidades nos trae esta economía plateada?

  • Productos financieros orientados a financiar una vida más larga y con pocos ingresos de la pensión pública.
  • Atención y cuidados: hay un enorme futuro en términos de gestión, de creación de nuevos proyectos, productos y servicios relacionados con la dependencia.
  • Una de las demandas que se deben contemplar en el futuro es el de acompañamiento y animación sociocultural dedicados a los mayores.
  • Tecnología aplicada: tiene una demanda imparable. Será en la tecnología en lo que nos apoyemos para tener más comodidades, facilidades, placer y disfrute en la última etapa de nuestras vidas.(…)

(…)Tendremos que formar a muchos profesionales en las nuevas tecnologías y en las especificidades de trato a la gente mayor. Pensemos que ya estamos llegando a la madurez digitalizados, es decir, ya estamos familiarizados con los smartphones, tabletas y ordenadores, lo que hará la tarea en el corto y medio plazo mucho más fácil.

Diseñar tecnología usable pensando especialmente en los silver es la clave para la ir avanzando desde ya. Son buenas noticias para profesionales dedicados a la atención sanitaria, psicólogos y sociólogos, fisioterapeutas y de acompañamiento. Para tecnólogos. Para matemáticos y especialistas en big data (cuyos modelos predictivos sustentarán en gran medida la oferta de productos y servicios) y para inmobiliarios y especialistas en smart cities.

Juan Carlos Alcaide es profesor del Máster en Dirección de Marketing y Gestión Comercial (GESCO) de ESIC.

Fuente: RETINA.El Pais

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.