La gran adicción

Muchas personas están sufriendo un auténtico agotamiento virtual. Viven por y para un mundo irreal que han convertido en lo único real. Son claramente dependientes digitales, hasta el punto de que la herramienta se ha transformado en una gran adicción. Esta nueva adicción está afectando a más personas cada día y cada vez más usuarios se están dando cuenta de que Internet no es la solución a sus problemas, sino que en muchos casos es un problema más. La pérdida de tiempo, la falta de concentración, la dispersión cognitiva o el estrés de estar siempre disponible, generan en algunas personas una auténtica crisis existencial.

Así las cosas, ¿seríamos capaces de sobrevivir sin internet y, a la par, no aislarnos del mundo? Es decir, ¿sería posible la desconexión sin poner en riesgo nuestra capacidad de trabajar, de relacionarnos con los demás, de conocer la actualidad o de realizar un mero trámite? Esto es lo que se plantea Enric Puig, doctor en Filosofía y profesor de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) en este libro. La respuesta, avalada por su propia experiencia y ejemplificada por la de diez casos más, es afirmativa: se puede vivir “exconectado”, neologismo que él usa, aunque se han de tener en cuenta algunos parámetros, como, por ejemplo, comenzar por eliminar las notificaciones para recuperar las riendas y decidir cuándo y cómo queremos acceder a las redes sociales.

El autor ofrece la historia de diez personas que han conseguido desconectarse (auténticos “exconectados”) y que, aun así, han seguido con su vida normal tanto a nivel personal como profesional, permaneciendo en sus entornos urbanos (excepto una). El resultado ha sido muy positivo: han comprobado que ha mejorado su salud mental y su calidad de vida. Los casos expuestos parecen exagerados; sin embargo, cualquiera puede sentirse reflejado en ellos. La adicción tiene nombres propios, pero también problemas comunes: la búsqueda sin resultado real de empleo o de relaciones amorosas, el enganche a los videojuegos o a ese universo virtual sin el que nos resulta imposible vivir, el miedo a que los hijos compartan nuestra misma adicción…

La gran adicción a Internet desvincula al individuo de su entorno comunitario y le hace perder el contacto con la realidad circundante por falta de un espacio en el que compartir los relatos reales con sus conciudadanos. En su lugar, dice Puig, impera el espacio del simulacro, que conforma, en sus muchas variedades especializadas, un espacio de intercambio basado en comunidades imaginadas, controladas verticalmente en una estructura de panóptico que se tambalea por momentos.

Aunque el perfil de quien decide desconectarse sería una persona entre 25 y 49 años, universitaria, de clase alta y con elevadas competencias digitales, el autor incluye también a adolescentes que creen que “el carácter subversivo de hoy en día está, precisamente, en no formar parte de estas redes sociales”.

La clave de la desconexión está, en cualquier caso, en volver a la conexión entre personas en un espacio compartido, en tornar a gozar del contacto humano presencial. Y llegará un día, concluye el autor, en que veremos ese comportamiento adictivo como algo anticuado, algo que se puso de moda durante unos años, y retomaremos entonces los senderos en los que lo presencial se concibe como una necesidad humana.

Pilar Guembe

 

Fuente: Aceprensa

Ver también: “Es hora de apagar el móvil” (El Pais) y “La nomofobia acecha a los españoles“(MarketingNews)

20 comentarios sobre “La gran adicción

  • el 26 febrero, 2017 a las 11:01 am
    Permalink

    Reflexiones interesantes y necesarias que todos deberíamos plantearnos. ¿Ha dejado de ser una herramienta el teléfono, para convertirse en una adiccion? ¿Puede prescindir de él, unos días de vacaciones? ¿Donde están los límites a la hora de compartir mi vida en las RRSS? Y mucha suerte otras.

    Como siempre la respuesta tendrá que partir de la madurez, sentido común y de un equlibrio en la vida.

    Gracias al autor del blog.
    Saludos,
    Fernando

    Respuesta
  • el 26 febrero, 2017 a las 7:40 pm
    Permalink

    Hoy en día vemos esta practica como algo normal, algo necesario lo cual justificamos con argumentos como “Sin RRSS estaríamos totalmente incomunicados con gente que no vemos a diario” o “Internet es totalmente necesario para poder enriquecerte tanto personal como culturalmente”. Lo peor de esta adicción es que la persona que la tiene no lo asuma, o si lo asume no haga nada para combatirla e intente justificarla con argumentos insólitos y sin fundamento.
    Deberíamos reflexionar seriamente acerca de esta adición y preguntarnos cosas como: ¿Qué sentido tiene tener 300 amigos en una red social si no conozco a la mitad de todos ellos y a la hora de la verdad no voy a poder contar con su ayuda?

    Respuesta
  • el 26 febrero, 2017 a las 7:40 pm
    Permalink

    Maite, muchas gracias por tu comentario

    Respuesta
  • el 26 febrero, 2017 a las 7:41 pm
    Permalink

    Completamente de acuerdo con su artículo. En mi opinión, desconectarse del mundo virtual es algo que debería replantearse las personas, puesto que las redes sociales y el internet en general está haciendo que la sociedad cambie facultades tan importantes como mantener conversaciones reales, darse a conocer tal y como es cada uno, sin ningún tipo de filtros como suele ocurrir en casi todos los perfiles de internet. Además, creo que en un futuro no muy lejano ya no solo va a influir en la personalidad de la gente, si no que va a dar lugar a enfermedades nuevas que afectaran a los usuarios.

    Gracias por su artículo,
    un saludo,
    Maite

    Respuesta
  • el 26 febrero, 2017 a las 8:57 pm
    Permalink

    Estoy de acuerdo con el artículo porque pienso que muchas personas están dependientes en el internet para muchas cosas que en el pasado la gente hacía en persona, por ejemplo, compra de alimentos o un encuentro empresarial. Sin embargo, no necesariamente creo que esta dependencia sea mala. El internet ha hecho posible a conectarse con personas por todo el mundo. Mientras que estoy aquí en España puedo aplicar para un puesto de trabajo en un diferente país sin ir allí. Para empresas el internet puede ahorrar tiempo y dinero, algo que en el pasado se hacía en persona (los encuentros empresariales), hoy en día se puede hacer por internet (por el correo, Skype etc). Por otro lado, muchas personas usan el internet como una muleta para evitar hacer una tarea, como leer un libro para una clase – usted se puede encontrar un resumen en el internet que describe todo el libro, sin leer una palabra del libro. Creo que este tipo de uso o el uso para evitar contacto cara a cara totalmente, no es beneficioso para nadie porque pueden empeorar las habilidades sociales o el conocimiento general que son fundamentales para la vida. Estoy de acuerdo con el artículo que las personas pueden desconectarse y vivir una vida normal, pero no sé si en realidad es la respuesta al problema. El internet es una herramienta fantástica para empresas, familias etc, lo que necesitamos hacer es descubrir el equilibrio entre el internet como una herramienta útil y como una muleta.

    Alumna de Marketing Fundamentos (Erasmus, turno tarde)

    Respuesta
  • el 26 febrero, 2017 a las 10:21 pm
    Permalink

    Un post muy interesante…la tecnología, y más precisamente el Internet ha ayudado muchísimo. Mismamente hoy leía una noticia sobre un refugiado sirio viudo con su hija de 4 años, el cual solo tenía 8 bolígrafos para vender y poder dar de comer a su pequeña, sino recuerdo mal un periodista le hizo la foto donde tenía a su niña en sus brazos durmiendo, y él tratando de vender lo poco que tenía en esos momentos. La imagen se volvió viral, muchísimas personas le ayudaron a través de Internet y lograron conseguir para él y su niña 80 mil dólares, a día de hoy ya viven en una casa decente y él quiere ayudar también a otros refugiados que han pasado por la misma situación que él. En este ejemplo ayudó pero hay en otros aspectos que no ayuda, por ejemplo en el acoso virtual, tecnológico o como se le haya ya clasificado.

    Muchas personas ya no pueden vivir sin su móvil pegado a la palma de su mano, si se olvidan el teléfono, no les importa regresar a casa a por él. Son incapaces de comer sin estar pendientes o sin hacerle una foto a lo que van a comer, y subirlas a las redes sociales.
    ¿Llegará el día en el que podamos sentarnos a la mesa, o en una terraza y mirar a los ojos a la persona que tenemos en frente? ¿O seguiremos pendientes de las dichosas pantallas luminosas?

    Respuesta
  • el 27 febrero, 2017 a las 9:40 am
    Permalink

    Me parece un post bastante interesante, y es algo que la mayoría nos hemos llegado a plantear, si somos adictos al móvil.

    Pero, ¿se puede hablar de adicción?
    A continuación os dejo un enlace sobre una noticia que leí hace una semana.
    Desde luego, es un tema para reflexionar y, ya sea adicción o no, no tomárselo a la ligera y no juzgar.

    http://www.elconfidencial.com/tecnologia/2017-02-19/movil-adiccion-adictos-salvados-jordi-evole-smartphone_1333682/

    Alumna de Marketing y Fundamentos ADE (tarde).

    Respuesta
  • el 27 febrero, 2017 a las 10:50 am
    Permalink

    Estoy de acuerdo con la tesis del señor Puig, porque cada día ves a mas gente pegado a un aparato electrónico sea un portátil, tablet, teléfono móvil …, aunque lo más impactante es que acceden cada vez personas más jóvenes a este mundo e Internet y de redes sociales al igual que las personas mayores, no hay día donde no vea en el transporte público niños con teléfonos móviles de alta calidad o personas mayores hablando por Whats App…, lo peor en mi opinión es poder quitarnos ese “mono” de estar todo el día mirando una pantalla y no disfrutar de la vida sin tecnología que es más saludable y beneficiosa, aunque los medios de comunicación u otros sitios que puedan proporcionarnos información no ayudan a fomentar una vida saludable, es más, incentivan a descargarse mas Apps a registrarse en más sitios on-line …

    Respuesta
  • el 27 febrero, 2017 a las 7:15 pm
    Permalink

    Hoy en día tenemos todo tipo de información y prácticamente gran parte de nuestra vida “en el bolsillo”.
    El teléfono móvil es imprescindible en nuestras vidas hasta tal punto, de crearnos ansiedad y nerviosismo si salimos de casa sin él o sin apenas batería. Nos aterra estar “desconectados”.
    Es bueno tener acceso a gran cantidad de información, pero deja de serlo cuando en eso se centra nuestro día a día, viviendo más en una pantalla que en la propia realidad.
    ¿Cuántas veces habremos visto a unos amigos sentados en una mesa y en vez de hablando entre ellos, estaban utilizando sus smartphone?.
    Este interesante tema fue tratado hace poco por Jordi Évole en el programa “Salvados” en un episodio llamado “Conectados”. Ahí muestra los extremos a los que puede llegar dicha adicción.
    http://www.atresplayer.com/television/programas/salvados/temporada-12/capitulo-11-Conectados_2017022400581.html

    Respuesta
  • el 27 febrero, 2017 a las 9:22 pm
    Permalink

    Hoy en día vivimos en un mundo más globalizado con el uso de las nuevas tecnologías (ejemplo: Internet) ya que podemos tener información a cualquier hora, saber acontecimientos en cualquier parte del mundo, conocer anécdotas etc. Sin embargo se ha convertido en un problema mundial porque la mayoría de las personas usan Internet diariamente, generan una fuerte adicción. Ya que esto puede generar enfermedades a largo plazo.
    https://www.youtube.com/watch?v=kGpGw20O7uY ( Vídeo adición nuevas tecnologías)

    Respuesta
  • el 28 febrero, 2017 a las 11:27 am
    Permalink

    Y la verdadera pregunta sería; ¿seríamos capaces de desconectar completamente del mundo de internet, de ser unos auténticos “exconectados” como bien dice el autor?
    Quizás deberíamos replantearnos bien esta cuestión ya que hoy en día existe una gran dependencia y por consiguiente, ha llegado a convertirse en un problema mundial con fuertes adicciones entre la mayoría de nosotros. No está de más dejar de lado la tecnología, al menos por un momento, y disfrutar realmente de aquello que nos hace feliz, sin ninguna pantalla de por medio.
    Gracias por su artículo,
    Alicia.

    Respuesta
  • el 28 febrero, 2017 a las 5:02 pm
    Permalink

    En mi opinión es un artículo muy interesante, todos deberíamos reflexionar acerca de las horas que invertimos en utilizar estos aparatos. Internet es una muy buena herramienta, pero como toda herramienta debe tener unos límites y en mi opinión estamos rebasando esos límites; ya que a veces lo único que nos da es problemas por la gran adicción que tenemos hacia ella.
    A veces cuando nos advierten de las enfermedades que puede causar este tipo de adicción, algunas de las más habituales son ansiedad, extres, insomnio… no hacemos caso, pero creo que no nos lo deberíamos de tomar tanto a la ligera, ya que a la larga irán surgiendo cada vez más problemas.
    Alumna de Marketing Fundamentos. ADE (TARDE).

    Respuesta
  • el 28 febrero, 2017 a las 6:16 pm
    Permalink

    Es verdad que el internet nos han perjudicado mucho, y esta convirtiendo en un fuerte adiccion, un problema serio.
    Pero para obtener algo siempre hay que perder algo. El internet nos han beneficiado en muchos ambitos, tales como: la educacion, la comunicacion, el busqueda de informacion, la facilidad de acceso al informacion, la globalizacion, el trabajo…etc. nos perjudica, pero tambien nos beneficia. sin el internet, el gobierno tendra problemas, mas graves que adiccion de los individuos.
    Por tanto, no podemos aislarse del internet, tenemos que controlarnos mejor. Aunque eso puede resultar dificil, pero estamos nacidos para aprender: “podemos aprendernos a controlarnos !”

    ADE-TARDE

    Respuesta
  • el 28 febrero, 2017 a las 11:04 pm
    Permalink

    Internet nos han dado muchas cosas buenas y muchas facilidades en nuestra vida. Gracias a él, podemos comunicarnos al instante con otra persona en cualquier momento y lugar, nos ha proporcionado entretenimiento y diversión con miles de juegos, películas, aplicaciones, compartir nuestros momentos con quien deseamos… Nos facilita cualquier tipo de información al momento, (aprender a cocinar, informarnos sobre las noticias, hacer la compra…)
    El problema lo encontramos cuando se abusa, cuando no podemos imaginarnos la vida sin él. No podemos ser esclavos de internet y dejar de disfrutar de las cosas que pasa a nuestro alrededor… Está bien utilizar internet, es una herramienta que nos hace la vida mucho más fácil, pero no debemos sustituir nuestra vida personal por una vida virtual.
    Llama la atención uno de los eslóganes candidatos para una campaña de Nokia “Recupera tu vida”. Seguramente todos recordamos el famoso Nokia 3310, el famoso móvil indestructible que nació en el comienzo del desarrollo del dispositivo móvil. Pues Nokia ha decidido ponerlo de nuevo en el mercado. Un dispositivo móvil que solo funciona para lo que realmente fue creado; llamar. Sin cámara y sin acceso a internet, pero con una batería y resistencia muchísimo mayor a los que podemos encontrar hoy y a un precio bastante más asequible. Una de las opciones para promocionar este dispositivo fue la frase “Recupera tu vida”, ya que no podrás estar pegado a él a no ser que realices una llamada De esta manera no te pasarás horas pegado a tu smartphone navegando por internet y empezarás a darte cuenta de todo lo que sucede a tu alrededor.
    Estaría bien que cada uno de nosotros pasase un tiempo de prueba sin acceso a internet salvo para aquellas cosas que ayudan a desarrollar la mente. Si hiciésemos un uso debido, sería una gran herramienta para mejorar nuestras capacidades, pero mientras lo usemos con abuso solo nos creará una gran dependencia y nos hará más inútiles, tanto a nosotros como a las nuevas generaciones que crecerán cada vez más pegados a internet ya que lo verán como la solución a todos sus problemas y no podrán actuar sin la existencia de éste.

    Respuesta
  • el 28 febrero, 2017 a las 11:22 pm
    Permalink

    Me ha encantado, sinceramente no lo podría haber dicho mejor, lo único que no estoy de acuerdo es que dice que no se puede poner una censura que cada uno pone la suya, y no es así debería haber limitaciones, ya que es como una drogra mejor dicho DROGA LEGAL accesible a personas de cualquier edad.

    Respuesta
  • el 2 marzo, 2017 a las 8:43 pm
    Permalink

    Internet es una herramienta muy beneficiosa que nos ha ayudado en muchos sentidos por lo que no sería buena idea dejarla de lado y pensar que nos perjudica porque no es así, lo que nos perjudica es abusar de ella, pero como todo en la vida. Lo ideal sería buscar el equilibrio y utilizar internet como herramienta de trabajo e información e incluso para ocio siempre que no sea en exceso.

    Me gustaría destacar un frase del vídeo que dice: ”En el fondo lo que reposa bajo las redes sociales son los anhelos, sueños y miedos del ser humano”. No podría estar más de acuerdo con esto pues subir cualquier foto o comentario a una red social no te aporta nada, lo único que busca esa persona es reconocimiento y socialización. Mucha gente puede incluso llegar a sustituir su mundo real por este mundo virtual.

    Respuesta
    • el 3 marzo, 2017 a las 8:52 am
      Permalink

      Hola Javier: Muchas gracias por tu comentario. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Sería conveniente que los que participan en las redes sociales, se pregunten por las razones que motivan esa participación.

      Respuesta
  • el 4 marzo, 2017 a las 2:22 pm
    Permalink

    Este es un tema de actualidad, se están haciendo programas, estudios y artículos sobre la dependencia del ser humano respecto a las redes sociales, internet, etc… Estoy de acuerdo con el doctor Enric Puig en que internet puede ser una droga, puesto que nos crea dependencia, me atrevería a decir que ninguno de nosotros podría pasar una semana sin nuestro “Smartphone”.
    Pero a la vez, pienso que estamos en una sociedad globalizada y tecnológicamente dependiente, han/hemos creado una sociedad en la que es indispensable el uso de internet para cualquier actividad. Un estudiante no podría estudiar si no tiene acceso a internet, no podría indagar e investigar, y mismamente, no podría leer este artículo si no tenemos acceso a la red.
    Creo que es indispensable el uso del mismo, pero habría que ver los límites. Es una herramienta muy peligrosa, que puede llegar a crear serios problemas de salud, por ello hay que hacer un uso responsable, puesto que, desde internet se crean graves problemas como puede ser el bullying, por ello hay que inculcar que es una herramienta muy poderosa pero hacer un control sobre los más pequeños, pero me reitero en mi opinión de que actualmente, no podemos vivir y estar actualizados si no tenemos un teléfono con acceso a internet, y es un gran avance poder ver cualquier acontecimiento que pase en cualquier parte del mundo desde el sofá de casa o desde la mesa de un restaurante. Podemos hablar con una persona que este a miles de kilómetros de distancia en segundos, por lo tanto, creo que es imprescindible la conexión a internet, pero de manera segura.
    Marketing: Fundamentos Ade (Tarde)

    Respuesta
  • el 13 marzo, 2017 a las 6:23 pm
    Permalink

    Inevitablemente en muchas ocasiones internet se ha convertido en una adiccion para muchas personas, pero en mi sincera opinión internet debería usarse como apoyo y recurso de trabajo o como medio de información, e incluso en ocasiones como medio de distracción, pero esto no debería influir en las vidas de las personas y convertirse en una necesidad para ellas.
    Esta claro que no necesitamos internet para vivir, y que es simplemente un recurso más en nuestras vidas, y por esta razón la gente debería de hacer un uso más responsable y moderado de estas tecnologías.

    Respuesta
  • el 30 octubre, 2017 a las 3:47 pm
    Permalink

    Un tema muy interesante en las noticias donde la ley pronto tendrá que mirar para regular esto.
    En Francia, en el lugar de trabajo ahora hay una ley para los empleados que no están obligados a responder a un correo electrónico en los fines de semana para desconectar un poco.
    Además, los ordenadores están prohibidos a menudo en el progreso como los teléfonos porque los profesores se dieron cuenta de que los estudiantes no estaban siguiendo el curso, pero estaban conectados.
    Nos adolescends haber nacido en ella y hemos experimentado el auge de Internet y digitales, a menudo es difícil de échaper allí y no hay ser dependientes y las universidades e incluso en los negocios es ahora esencial para estar conectado es el mundo que nos rodea y no podemos rechazarlo. Es por eso que las vacaciones mientras viajas te permiten desconectarte un poco incluso si se ha vuelto muy difícil hacerlo.
    Recomiendo además este artículo de El País que muestra la situación actual con el tema de las vacaciones desconectado:
    https://elpais.com/elpais/2017/08/15/fotorrelato/1502798875_994993.html#1502798875_994993_1502800031

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.