Las impresoras HP y la obsolescencia programada

Hace unos días, el 13 de septiembre de 2016, miles de impresoras de inyección de tinta fabricadas por HP dejaron de imprimir, y mostraron en pantalla el mensaje de error que acompaña a estas líneas: “The following ink cartridges appear to be missing or damaged. Replace the ink cartridges to resume printing.

El mensaje no respondía, en realidad, a ningún problema. La impresora estaba perfectamente, el cartucho funcionaba sin problemas, la calidad de la impresión no estaba resintiéndose, los niveles de tinta eran adecuados… no pasaba absolutamente nada. Simplemente, la marca había programado ese mensaje en el firmware de sus impresoras para que, a partir de esa fecha, impresoras que funcionaban perfectamente bien comenzasen a rechazar los cartuchos que no fuesen fabricados por HP y no permitiese imprimir a menos que fuesen reemplazados. Miles de clientes afectados protestando en los foros de la marca y sin poder imprimir nada hasta que no sustituyesen sus cartuchos, debido a un mensaje de software programado arbitrariamente en una fecha predeterminada.

Con estos dos párrafos, comienza la entrada del blog de Enrique Dans que acabo de leer. La ha titulado: “¿Qué fue de la ética más básicas?” .Te aconsejo leerla completa. La conclusión que saco es que estamos ante un caso de obsolescencia programada, una técnica que emplean algunas marcas para vender más. Es un ejemplo de falta de ética en las decisiones de Marketing.

Desde luego, no compraré una impresora HP y recomendaré que no la compren.

También te puede interesar, en este blog: “Comprar, tirar, comprar

4 comentarios sobre “Las impresoras HP y la obsolescencia programada

  • el 18 septiembre, 2016 a las 6:54 pm
    Permalink

    Este artículo muestra como muchos otros que la sociedad gira entorno a un ambiente de consumismo. El consumismo y la obsolescencia son la base económica y social actual, produciendo la desconexión de aquellas personas que no sigan a la mayoría.
    La planificación del fin de la vida útil de un producto es cada vez mas utilizado producido en gran parte por una producción en masa pero, ¿realmente podemos evitar la obsolescencia o la sociedad se ha montado en un tren en el que no hay parada?. Desde mi punto de vista creo que no podemos volver atrás.

    Respuesta
  • el 19 septiembre, 2016 a las 10:32 pm
    Permalink

    Totalmente de acuerdo tanto con la entrada de Enrique Dans como con el comentario de mi compañero Daniel. Pero haciendo referencia a este último, bien es cierto que nos enontramos en un entorno donde predomina el comsumismo, donde el tener tres pares de zapatillas no es suficiente porque “necesitamos” una diferente para cada uno de nuestros “outfits”, donde conformarnos con el iPhone 6 no es suficiente en cuanto sale a la venta el 7…
    No nos damos cuenta hacia donde nos dirigimos con este comportamiento de consumir, consumir y consumir, porque como dice Fernando Giner de la Fuente en la asignatura Emprendimiento (muy interesante por cierto), ¿nos hemos parado a pensar en que podremos trabajar aproximadamente en el 2020?

    Respuesta
  • el 21 septiembre, 2016 a las 5:29 pm
    Permalink

    La mayoría de empresas llevan a cabo este proceso, pues para poder generar ingresos en necesario vender y ¿cómo lo van a hacer si las personas ya tienen suficiente ropa, tecnología y demás? La respuesta es sencilla según la escala de Maslow a medida que se avanza surgen más necesidades como el amor, amistad, aceptación de los demás, prestigio, estatus. Lo que hacen las empresas es hacer creer a las personas que obteniendo un bien o servicio como puede ser una chaqueta de quinientos mil pesos (caso colombiano), o un celular de última tecnología que probablemente no necesiten, van a tener un mayor valor de aceptación en la sociedad o se tendrá un reconocimiento adicional “Status” “un eslabón más por encima en la escala de Maslow, pues vivimos en una sociedad consumista en donde se promete una felicidad terrenal. En consecuencia como lo dice Bauman surgen sentimientos antisociales de inconformismo, inseguridad, infelicidad, depresión y estrés en aquellos grupos donde predomina la riqueza y el consumo acelerado.
    Adicionalmente pienso que este es un sistema degradante, en donde lo humanístico ha pasado a un plano muy bajo, en el que pocas personas aún piensan que lo más importante no es lo que se tiene materialmente, un pensamiento que ha pasado la factura con el calentamiento global, problemas ambientales, desarrollo de enfermades, etc. Como consecuencia para contrarrestar el daño, cada vez son más las personas y tecnologías emergentes que buscan contribuir a la preservación del ambiente, existe un claro aumento de las compañías que se comprometen con el mismo y los entes reguladores que buscan contribuir con la causa. Las personas se están dando cuenta que la obsolescencia programada está impulsando la economía pero causando problemas más profundos. lo cual hace necesario realizar cambios en el sistema para que siga el mismo ciclo de la naturaleza en donde los productos que no son necesarios son absorbido nueva mente por ella.

    Respuesta
    • el 21 septiembre, 2016 a las 6:43 pm
      Permalink

      En mi opinión, el comportamiento de HP como el de las empresas que practican la obsolescencia programada, no es ético. Al menos, al comprar una impresora se debería avisar los problemas que le pueden surgir.
      El consumismo que se fomenta es perjudicial en bastantes dimensiones. En las personas, se favorece la pasión por el gasto y cambia el sentido de la vida. La vida no tiene el sentido de consumir más. La persona debería preocuparse con el tener más sino con ser más. Ser más, es lograr que la inteligencia y la voluntad dirijan nuestro comportamientos y no las emociones, cosa que también caracteriza al consumismo.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.