Los buenos modales y sus efectos positivos

“Cuando hablamos de cortesía cabe el riesgo de pensar que estamos ante una habilidad que puede adquirirse leyendo o aprendiendo reglas.

Ciertamente, esto es válido para algunos comportamientos sencillos como aprender a coger el tenedor o mantener el codo fuera de la mesa”.

“Pero la verdadera cortesía requiere algo más, pues de alguna manera es el espejo del alma de una persona; es la manifestación externa de una virtud interna. Y las virtudes internas se adquieren a través de la práctica constante y los ejemplos atractivos”.

Por esta razón, Karen Santorum escribió hace unos años Everyday Graces: A Child’s Book of Good Manners. Se trata de una selección de cuentos infantiles de autores populares (Mark Twain, Lewis Carroll, C. S. Lewis…), que tratan de cultivar en los niños el deseo de ser amables y educados con los demás. Catholic Education Resource Center (16-04-2010) ha reproducido la introducción del libro, a la que pertenecen estos párrafos.

Para Santorum, esto no se logra con recetarios sobre lo que se puede o no se puede hacer. La herramienta más eficaz es el ejemplo: las historias que los niños leen tienen la capacidad de evocar modelos de comportamiento que han visto encarnados en sus héroes favoritos. Para bien o para mal, lo que uno lee contribuye a forjar el propio carácter.

“La cortesía no es una especie de traje que uno se pone para algunos eventos especiales. Más bien, surge del carácter de la persona (…). Alguien verdaderamente educado se esfuerza por ser amable todo el tiempo, en todas las circunstancias y con sinceridad. Sabe que los pequeños gestos –una sonrisa cálida, una palabra comprensiva o los favores– son tan importantes como los grandes”.

Junto a los testimonios que ofrece la literatura, Santorum hace hincapié en la ejemplaridad de los padres. Los niños observan “cómo nos tratamos y cómo tratamos a los demás. Cuando somos virtuosos, plantamos la semilla de los buenos modales en el corazón de nuestros hijos. Estos ejemplos son fundamentales para su formación moral”.

Además, los buenos modales tienen efectos muy positivos en la vida familiar y social. “Cuando los niños se acostumbran a decir ‘por favor’, ‘gracias’ o ‘de nada’, y cuando actúan con amabilidad y generosidad, la vida familiar se enriquece. Cuando se habitúan a preocuparse por los demás y a hacer el bien aunque a veces cueste, han aprendido valiosas lecciones morales”.

En un momento en el que los derechos individuales se han convertido en una excusa para chillar o insultar a los demás, los niños han de entender que la cortesía “contribuye a la estabilidad y la satisfacción de todos. Los buenos modales son un poderoso antídoto contra la violencia, porque la gente educada sabe controlarse”, concluye Santorum.

***

Las ideas anteriores pueden ayudarnos a reflexionar sobre algunos aspectos que se descuidan con frecuencia. Los buenos modales o la buena educación es un factor clave para el buen clima laboral, para el trato otros empleados o con clientes, etc. Muchas quejas y reclamaciones tienen su explicación en la falta de buenos modales por parte del cliente o del empleado que presta el servicio.

Por experiencia personal, he comprobado que los buenos modales son algo fundamental para el mejor cumplimiento de los objetivos en una actividad de formación como puede ser la formación universitaria. Sin el silencio y respeto a la persona que interviene oralmente, la atención en la comunicación interpersonal, etc, es muy difícil aprovechar bien las muchas posibilidadesde desarrollo personal, que ofrece la Universidad o cualquier otro centro formativo.

Sobre los buenos modales hay mucha información en Internet. Por ejemplo Protocolo & Etiqueta. Aquí puedes encontrar mucha información muy útil para todas las actividades que impliquen relaciones interpersonales. Se incluyen artículos sobre el modo de vestir, entrevistas de selección, comunicación verbal y no verbal, etc.

Algo básico es cultivar el arte de ser amable, que tanta falta hace en el sector servicios. Algunos consejos sencillos: trata a los demás como te gustarían que te tratarán a ti, sonrie con naturalidad, aprende a escuchar y a preguntar con amabilidad, no hagas descalificaciones de las personas que no se encuentren presentes en una conversacione, no critiques y no juzques las intenciones, etc.

One thought on “Los buenos modales y sus efectos positivos”

  1. Hola a todos!

    Es una pena que una entrada como esta en el blog no tenga una repercusión, con sus respectivos comentarios… ¡A mi me parece muy interesante!

    Y es que en los tiempos que vivimos parece que la educación y la cortesía ya no están "a la moda", quizás por lo rápido que vivimos y por no pensar detalladamente las situaciones con las que nos encontramos.

    Personalmente, destaco que "el cómo soy" y "cómo actúo" se lo debo en gran parte a la educación que me han aportado mis padres (a los que siempre tendremos que estar agradecidos), y otro gran porcentaje depende de nuestra personalidad y nuestro nivel cultural.

    La educación nunca es demasiado, y siempre conseguiremos sacar una sonrisa de satisfacción a la persona con la que estamos tratando, además, no nos cuesta nada… ¡Es gratis!

    Un saludo!
    Beatriz Domínguez
    ("Casi" Licenciada en A.D.E)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.