Los ‘influencers’, ¿la nueva burbuja del marketing digital?

Se lleva hablando desde hace ya bastante tiempo sobre el influencer marketing, es decir, sobre implementar en la estrategia de marketing digital de una compañía un acuerdo de colaboración con ciertas personalidades sobre la base de una serie de de objetivos concretos, como venta, interacción o tráfico. Así, según el estudio sobre este fenómeno elaborado por Launch Metrics, aproximadamente seis de cada diez directores de marketing lanzaron campañas con influencers en el año 2016. Un dato que no es de extrañar si atendemos a que el 72% de la Generación Z reconoce que estas personalidades influyen poderosamente en sus decisiones de compra.

Sin embargo, este escenario ha motivado que miles de personas hayan aprovechado la oportunidad para inflar sus perfiles con seguidores falsos o comprados y, así, exhibir en su escaparate –Instagram, Facebook, etc.- una imagen de éxito e influencia más falsa que un billete de dos euros. Las alarmas han saltado, por tanto, en las compañías y en los departamentos de marketing y no son pocos los que se cuestionan: “¿Hasta qué punto tiene sentido el influencer marketing? ¿Se trata de una burbuja?” Teniendo en cuenta que este entorno mueve alrededor de 10 millones de euros al año solo en España, no son preguntas baladíes.

Según se desprende del Influencer Marketing Benchmarks Report, por cada dólar invertido en esta técnica se percibe alrededor de 11,69 dólares. Una cifra que no deja de mejorar año a año, dado que en 2015 fue de 9,6 dólares por cada uno invertido, y un año antes de 6,85. Además, los anunciantes que ejecutaron campañas con influencers observaron un incremento del 15% en las menciones de su marca y un aumento del 9% en lo que al sentimiento positivo se refiere. Otro dato interesante es que el engagement rate –ratio de compromiso entre usuario y marca- medio fue del 2%, incrementándose en un 0,5% respecto al año anterior, según el informe citado anteriormente.

Estamos, pues, ante un fenómeno absolutamente rentable y de tendencia alcista. Los problemas llegan cuando se diseñan y desarrollan estrategias sustentadas sobre criterios que se quedan en la superficie. No se puede basar una campaña exclusivamente en base al número de seguidores, más bien se ha de hacer todo lo contrario…

Es crucial realizar un estudio cualitativo y cuantitativo del perfil con el que se va a colaborar: se debe llevar a cabo un análisis detallado (más allá de la tasa de interacción y comentarios) de sus estadísticas calculando, así, los ratios de conversión y engagement, situación demográfica de su público, medias de edad, etc.; resulta necesario estudiar su histórico y comprobar si ha trabajado con productos o servicios similares, es decir, si ha tratado de un modo orgánico la materia en cuestión; y también conviene analizar si es el perfil que más se adecua a la marca y a sus valores. Hay que tener en cuenta que en la mayoría de los casos el impacto es bastante más notable cuando se trabaja de la mano de perfiles de influencers medios, con menor número de seguidores pero con un público mucho más fidelizado. Algo que, además de representar un ahorro bastante sensible, permite diversificar y trabajar en paralelo con más influencers de nicho, creando una tendencia de uso o exposición entre un público maximizando, así, el impacto del producto o servicio en cuestión.

Queda claro, entonces, que el influencer marketing es un ámbito de mayor complejidad que la que se le presume pero, sobre todo, queda patente que los efectos a todas las escalas de llevar a cabo un adecuado plan de influencers son notables… No está de más recordar que, a día de hoy, para ganar el bolsillo de los usuarios primero hay que ganar su corazón.

Daniel Marote es socio director de Hydra.digital y experto en experiencia de cliente, marketing y transformación digital.

Fuente: Artículo en El Pais

Ver también en este blog algunas entradas sobre influencer

 

4 comentarios sobre “Los ‘influencers’, ¿la nueva burbuja del marketing digital?

  • el 30 abril, 2018 a las 10:09 am
    Permalink

    Como usuaria de Instagram he podido darme cuenta de ciertas cosas que se mencionan en el artículo. En mi opinión, si es verdad que hay que hacer un estudio del influencer con el que se quiere colaborar, pero es bastante sencillo identificarlos. Por ejemplo, en el caso de Paula Gonu solo con ver su perfil podemos imaginar que tiene un público más adolescente, los cuales interactúan mucho con ella. Mientras que el público de Lovelypepa se encuentra en un rango de edad mayor y proporcionan menor feedback.
    En el caso de los que tienen menores seguidores, es cierto que hay muchos que son falsos influencers. Se les conoce por el follow por follow (siguen a muchas personas para que les sigan de vuelta) y que como nos explicaron en clase son sencillos de identificar.
    En definitiva, puede llegar a ser una situación compleja pero no tanto como parece, porque cada vez más, se tienen aplicaciones, programas o páginas webs que te ayudan a encontrar el influencer idóneo para tu empresa. Está claro que los influencers están en auge y son un instrumento que las empresas deben aprovechar.

    Respuesta
  • el 30 abril, 2018 a las 4:24 pm
    Permalink

    En mi opinión, el marketing de influencia es muy rentable para las empresas si se hace correctamente, debido a que ofrece la posibilidad de darse a conocer, diferenciarse de la competencia, incrementar las ventas, etc. Para ello es necesario elegir las estrategias y personajes públicos adecuados al producto que se quiere promocionar, ya que si no se realiza de manera correcta podrían verse perjudicadas tanto la imagen del influencer como la de la propia marca.

    A continuación, dejo el enlace de una página que me ha parecido muy interesante, donde se muestra que pasos seguir para desarrollar bien este tipo de marketing.
    https://www.marketingdirecto.com/digital-general/social-media-marketing/estas-son-las-4-principales-cuestiones-para-dominar-la-complejidad-del-influencer-marketing

    Respuesta
  • el 2 mayo, 2018 a las 3:16 pm
    Permalink

    Las redes sociales y en concreto instagram, sirven como una herramienta para las empresas darse a conocer, y que mejor forma que a partir de los conocidos “influencers” hacen una colaboración con la marca, la publican y más de la mitad de sus miles de seguidores realizarán esa compra o experiencia ya que en ocasiones no solo anuncian ropa, gafas, zapatillas… si no agencias con las que realizar un viaje de ensueño.

    Respecto al estudio que se menciona en el artículo para saber cuales son los seguidores de estos personajes públicos si que me parece una buena idea ya que dependiendo de los perfiles se lanzaría un producto u otro, aunque como han comentado mis compañeras me parece algo fácil de saber en el momento que es@ influencer realiza sus publicaciones y recibe los comentarios de sus “followers”

    Respuesta
  • el 7 mayo, 2018 a las 11:14 am
    Permalink

    La gente desde tiempo atrás normalmente siempre se encuentra “influenciada” sobre los productos y servicios que ofrecen las empresas si una persona común o con cualidades afines a ellas realizan el uso y consumo de dichos productos, es por ello que las empresas multinacionales no dudan en invertir en aquellos influencers con más popularidad y de este modo llegan de forma más rápida a su mercado meta, también otro beneficio es el ahorro en publicidad como elaboración de propaganda que actualmente es molesta y que siempre aparece cuando se navega; en cambio los seguidores del influencer al ver que utiliza x productos puede que piensen, si este producto beneficia a esta persona optan por imitar.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.