Los mayores se organizan para no estar solos

La generación que en su juventud vio nacer las comunas hippies inventa para sus días de retiro fórmulas como el “co-housing” y las “aldeas para mayores”. Son alternativas a las residencias de ancianos, que combinan la aspiración a vivirde forma independiente en el hogar con la de permanecer vinculados a una comunidad.
 
Desde que arrancó Lincoln Park Village, los mayores del norte de Chicago viven mejor sin necesidad de dejar sus casas. Basta una llamada o un “clic” en su web para que se presente un voluntario dispuesto a ayudarles en cualquier tarea: poner al día las facturas; cambiar una bombilla; pedir hora en el médico; impartir nociones básicas de informática…

Además de esta ayuda, Lincoln Park Village –que actualmente atiende a 376 hogares de tres barrios– ofrece la oportunidad de hacer amigos nuevos a través de actividades de ocio destinadas a mayores (conciertos, excursiones, libro-fórums, clases de Tai Chi…).

Para disfrutar de estos servicios hay que pagar una cuota anual de unos 540 dólares por persona o de 780 si es un hogar de dos personas (397 y 574 euros, respectivamente). Las rentas más bajas pagan menos.
La filosofía que inspira a este tipo de “aldeas para mayores” es sencilla: sus miembros siguen viviendo de forma independiente en sus casas y, a la vez, disfrutan del sentido de comunidad y de la seguridad que proporcionaban las antiguas aldeas. Y todo esto, con las comodidades de la vida moderna.

Así lo ve Dorothy Batt, que vive con su marido en un barrio de Madison donde ha desembarcado la organización SupportingActive Independent Lives (SAIL). “Me crié en un pueblo donde casi todo el mundo me conocía a mí o a mis padres. Si necesitaba algo, sabía a quién podía acudir. La jubilación es como llegar a un país extranjero: no conoces las reglas. SAIL es un regalo del cielo”.

Tanto SAIL como Lincoln Park Village pertenecen a Villageto Village Network, una organización sin ánimo de lucro que ayuda a poner en marcha “aldeas para mayores”. Ya hay 89 repartidas por EE.UU., en barrios con mucha población de la tercera edad, y próximamente se abrirán otras 123. También han empezado a funcionar unas pocas en Canadá, Australia y los Países Bajos.

“Envejecer se está convirtiendo en algo menos sombrío y más atractivo”, escribe Cat Johnson en un reportaje publicado en Shareable. “Los mayores se contemplan y contemplan a los demás para crear redes de bienestar, apoyo mutuo y amistad; están transformando la larga marcha hacia la tumba que es la vejez en una alegre puesta en común”

Sigue leyendo para conocer el artículo completo (Viviendas en común y Más iniciativas de la sociedad civil).

Como complemento a este artículo, te dejo un vídeo que me ha enviado María de Tomás, alumna de Marketing Internacional. Se trata de la campaña de TheHeart and Stroke Foundation  (Canadá) para fomentar el cuidado de la salud durante los 10 últimos años de vida.

Fuente: Aceprensa (artículo de acceso libre on line). Fotografías del Centro de Cuidados Laguna

3 comentarios sobre “Los mayores se organizan para no estar solos

  • el 24 febrero, 2013 a las 12:37 pm
    Permalink

    Creo que en la sociedad española "hay un problema" y es que cuando se llega a mayores eres casi un estorbo cuando los abuelos pueden seguir siendo felices sin tener que estar metidos en una residencia o en un hospital. Donde les ves y cada día parece que tengan menos vida que el anterior. En cambio esa idea de Canadá de las ciudades/pueblos de la tercera edad me parece una idea genial, ya que ellos se sienten más vivos, siente que sirven para seguir haciendo su vida y esto al menos les hace vivir más felices. O acaso ¿cuando llegas a la tercera edad ya no sirves para nada? Yo no lo creo, si es verdad que cuanto mayor eres necesitas ayuda en determinadas tareas, pero para eso tienes a los voluntarios (cosa que en España se que desarrolla la cruz roja), pero no por esa necesidad debemos dejar “apartados” de la sociedad a estas personas. ¿A quién no le ha cuidado su abuela/o? ¿Acaso no tienen derecho de vivir junto a sus nietos y disfrutar de esos momentos?

    Ana García Sanz. MK Internacional.

    Respuesta
  • el 24 febrero, 2013 a las 4:38 pm
    Permalink

    Estoy totalmente de acuerdo con mi compañera, en una sociedad como en la que vivimos, cuando las personas se hacen mayores creemos que ya no valen y las dejamos aparcadas como si fueran trastos viejos sin pararnos a pensar que ellos también han sido jóvenes y nos han cuidado a nosotros.

    La idea de las "aldeas para mayores" es bastante buena y creo que debería desarrollarse un poco mas en España, porque la gente deja a sus mayores en residencias y en muchas ocasiones no se preocupan de ir a verlos o piensan" ya están los de la Cruz Roja" y creo que todos, tanto mayores como nosotros mismos, seriamos mas felices viendo felices a nuestros mayores, ya que en estas aldeas pueden seguir teniendo dentro de lo que cabe su independencia.

    Respuesta
  • el 27 febrero, 2013 a las 3:39 pm
    Permalink

    El desarrollo de un sistema que permita a nuestros mayores seguir viviendo en sus casas aun después de la jubilación es, posiblemente, uno de los proyectos más brillantes que puede llevar a cabo cualquier Gobierno, de cualquier país. En los últimos años, una práctica muy extendida ha sido la de "dar de lado" a nuestros mayores en los llamados centros de tercera edad que, y aunque es cierto que la mayoría no son ni de lejos lo que, lamentablemente, suele verse en la televisión como centros de malos tratos y ultraje, la separación que supone sacar a una persona de la casa en la que ha vivido durante más de 40 años junto a una familia y obligarla a permanecer en un lugar desconocido con gente con la que no comparte ningún tipo de vinculo es, posiblemente, el choque, emocionalmente hablando, más duro para los ancianos.
    El desarrollo de ese tipo de programas no solo permitirá a nuestros mayores disfrutar de la vida de la que estaban acostumbrados antes de la jubilación, sino que además sus programas de integración y conocimiento de gente nueva les introducirá en una nueva forma de vivir lo que ellos mismos dicen es "un país extranjero, donde no conoces las reglas".
    Ojala que pronto en España se presente la oportunidad de desarrollar este tipo de proyecto con mayor profundidad, para el interés de nuestros mayores.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.