¿Qué buscan las empresas?

índice

Padres, madres, profesores, alumnos, lectores, amigos, etc… Éste artículo va dirigido a todos ustedes. Ya seas partícipe de este mundo del marketing o no. Vivimos en el siglo XXI. ¿Y qué significa esto? Básicamente, que vivimos en una era en la que el continuo cambio es más rápido de lo que podemos percibir. Todo está evolucionando a una velocidad imparable. ¿A dónde quiero llegar? Os preguntaréis. Pues es sencillo: lo que las empresas buscan en sus empleados también ha cambiado.

Hace unas cuantas décadas, lo primordial para cualquier persona que estuviese estudiando, y para una empresa, era sacar la máxima nota. El ansiado sobresaliente plasmado en un papel. Muchas veces para hinchar el ego. Otras muchas porque era la única forma de sobresalir entre la mayoría. ¿Conocimiento? ¿Excelencia?

Pero hoy día… hoy día no es lo más importante. En algunos casos ni siquiera es necesario. Por eso vengo a hablaros de los perfiles junior. Para quien no lo sepa, los perfiles junior son las capacidades personales que posee una persona que se va a incorporar al mercado laboral por primera vez, independientemente de si ha estudiado una carrera universitaria o no. Las aptitudes y actitudes de cada persona. No basta con haber memorizado el temario de una asignatura si luego no se es capaz de aplicarlo al mundo real. Entonces, ¿qué se busca?

Los empresarios de hoy en día buscan a personas capaces de analizar una situación en un periodo de tiempo muy reducido y tomar una decisión adecuada para el tema en cuestión. Esta, llamémosla, rapidez de reacción o adaptación, no se aprende en los libros. Como tampoco el trabajo en equipo o la innovación. ¿De qué sirve un empleado que no es capaz de innovar en su trabajo para hacerlo de una forma más eficiente? ¿Qué utilidad tiene contratar a alguien si dentro de un grupo de trabajo no es capaz de adaptarse, aceptar responsabilidades, acatar las normas o anteponer el beneficio común al suyo propio?

Personas con vida y experiencia adquirida más allá de los libros. Con idiomas, con experiencia en el extranjero, ya sea por becas Erasmus o por viajes. Con conocimientos en Redes Sociales. Ya no es suficiente con saber utilizar un ordenador o tener una cuenta en Facebook o Twitter, sino que hay que ser capaz de sacarle el máximo partido posible. Tener la mayor repercusión.

Personas con inquietudes, que sepan las cosas que ocurren en el mundo. Con ganas de aprender. Con una visión crítica constructiva, inteligencia emocional, responsabilidad y compromiso.

En un mundo donde los gustos o los deseos son cambiantes, donde se nos bombardea con información sobre todo tipo de productos y servicios, donde las empresas están más volcadas en conocer a sus clientes y a los que no los son para atraerlos, a sus proveedores, competidores… dejémoslo en stakeholders, en un mundo totalmente diferente del de hace pocas décadas, donde el paro juvenil es de los más elevados… ¿de verdad podemos seguir pensando que la nota en un papel es lo único que importa? ¿Lo que nos diferencia? ¿O tú, apreciado lector, crees que eres capaz de aportar algo que tus competidores no tienen y por lo que puedes sobresalir?

Evoluciona o muere.

Fuente: Descubre Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.