“Sea usted un empresario egoísta”

índice

Esta recomendación va en serio: sea usted un empresario egoísta. Bueno, Cristian Rovira se acusaba en Expansión Cataluña del pasado 26 de mayo, diciendo “Soy un empresario egoísta”, que, para ganar más dinero, ha implantado jornada intensiva para sus empleados, creado condiciones especiales para las madres y padres con hijos pequeños, repartido fruta fresca a sus empleados para que estén más sanos, ofrecido clases de yoga, fomentado el deporte, ofrecido fisioterapia… “Se trata”, dice, “de puro egoísmo empresarial basado en la voluntad de ser más rentables o, hablando en plata, de ganar más dinero”. 

Tener beneficios no es algo inmoral, sino todo lo contrario: de los beneficios viven algunas familias, se consigue mantener viva la empresa, se financia su crecimiento, se hacen nuevas inversiones, se adquiere estabilidad macroeconómica… Solo quiero aclarar dos cosas. Una: las motivaciones humanas son muchas y variadas, y suelen estar todas presentes en (casi) todas nuestras decisiones. De modo que ese empresario “egoísta” que está haciendo cosas buenas para sus trabajadores seguramente busca su beneficio, pero también su tranquilidad de conciencia, dormir sin sobresaltos de conciencia, ser bien considerado en su comunidad… Una prueba de ello es, probablemente, cuando una empleada le dice que gracias a su horario flexible puede atender mejor a sus hijos, él se alegra, y no solo porque su cuenta de resultados mejora.

Y otra: hay empresas que no pueden hacer todo esto, porque no tienen beneficios, o incluso están en una difícil situación para sobrevivir. También esas empresas son, o pueden ser, muy éticas, porque nadie está obligado a hacer lo que no puede hacer. La ética consiste primero en cumplir el deber. Y esto no es egoísmo.

Blog de Antonio Argandoña

Un comentario sobre ““Sea usted un empresario egoísta”

  • el 16 noviembre, 2016 a las 2:59 pm
    Permalink

    Si una compañía tiene éxito o fracaso depende en gran medida de su liderazgo. Desde mi punto de vista si una empresa va a sobrevivir, sus líderes deben evitar errores, mejor aún, los malos hábitos como son:
    – Incapacidad de separar el ego de los negocios.
    – Negarse a escuchar.
    – Falta de adaptación.
    Pese a ello, es necesario ser ambicioso y egoista pero no llevarlo al extremo. Aplicar estas técnicas pero sin que afecte a los trabajadores puesto que esto afectará de forma pararela a los clientes.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.