Sobre el estado de la publicidad

Enrique Dans hace referencia en su blog al artículo, a triple página y titulado “Promesas y decepciones del marketing digital en la era de los ‘math men’” (pdf), publicado en El Mundo. Se trata de una entrevista a tres con Macarena Estévez (Conento) y Kika Samblás (Scopen) en la que se tratan una amplia variedad de temas, desde la influencia de la algoritmia y las posibilidades de microsegmentación en la publicidad actual, hasta el problema que supone contar con mecanismos que resultan insostenibles debido a la progresiva concienciación de un usuario que, cada vez menos, acepta ser interrumpido de manera molesta con formatos intrusivos, se instala bloqueadores de publicidad o comienza a dar muestras de agotamiento ante determinadas técnicas de behavioral targeting que parecen perseguirle incesantemente por toda la red.

Métricas sacralizadas hasta el absurdo, fake news, fake clicks, fake followers y fake everything, en una situación que sin duda requiere de una concienciación amplia de anunciantes, medios, agencias y usuarios para buscar soluciones para una publicidad que indudablemente es necesaria, pero que no puede continuar por el camino actual si quiere ser mínimamente sostenible en el tiempo.

Una conversación agradable, con elementos de algunos artículos recientes, y que espero que pueda aportar

Fuente: Blog de Enrique Dans

One thought on “Sobre el estado de la publicidad”

  1. Hoy en día muchas instituciones utilizan la publicidad de manera deshonesta con el único proposito de aumentar sus ventas , intentar mostrar una buena imagen o dañar la imagen de los competidore sin importar que lo que comunican sea falso, hasta el punto que las llamadas fake news se han convertido en algo común.
    Obviamente hay muchas empresas que hacen un buen uso de la publicidad, pero por culpa de otras que no lo hacen se ha dañado tanto la imagen hasta el punto que algunas de las principales críticas del marketing, como hemos estudiado en clase, son la publicidad engañosa y la publicidad comparativa falsa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.