Tele-trabajo: ¿sí o no?

En una semana en la que se conmemora el 8 de marzo, día Internacional de la mujer trabajadora y
se recuerdan los tímidos avances de las mujeres en los Consejos de
Administración,  (ver post “¿Cuotas
qué cuotas?
),según un  informe interno de Yahoo asumido por Marisa
Mayer
,
 la
nueva CEO de Yahoo procedente de Google, los empleados tienen hasta Junio para
dejar de trabajar desde casa, o pueden ser despedidos.

Los argumentos para proceder a esta decisión serían la unidad de
la compañía, (“necesitamos ser un solo Yahoo y esto empieza por estar
juntos físicamente”), la rapidez y la calidad innovadora de las decisiones
(“algunas de las mejores decisiones se toman en los pasillos y la cafetería”),
así como incrementar el compañerismo y la energía.

Esta noticia ha sido un revuelo mediático que ha topado con los
defensores de la flexibilidad laboral y los protectores del equilibrio
trabajo-familia, pues muchos de los trabajadores  tienen hijos pequeños o
familiares dependientes. La
revista Forbes lo ha calificado de “fallo épico” 
por varias razones: creará
empleados mediocres (los mejores empleados de Yahoo ya están desmoralizados y
buscarán otros empleos), se elevarán también los costes fijos de la empresa
(edificios, mobiliario, energía) y más tráfico y contaminación debido a los
traslados aumento del estrés y descenso de la productividad.
Según nuestras investigaciones del IFREI a nivel mundial, 
los que trabajan desde casa tienen menos intención de dejar la empresa, sufren
menos estrés y son bastante más productivos (hasta 19 puntos más en entornos
flexibles frente a los entornos rígidos en la misma empresa), ya que
pueden integrar las distintas facetas de su vida y no pierden tiempo
y dinero en traslados a la empresa.
Las asociaciones de  mujeres están decepcionadas con Mayer. Pensaban que al ser mujer y haber gozado de tele-trabajo post
maternal, sería más comprensiva con  su realidad. Precisamente son estas
limitaciones  de tipo organizativo, como la prohibición de tele-trabajar
las que impiden que más mujeres lleguen a puestos de dirección (ver post sobre Techo de cemento o techo de cristal”).
Algunos empleados de Yahoo han apoyado a Mayer porque piensan que
muchos colegas han abusado del sistema ya que nunca están disponibles, gastan
mucho tiempo en proyectos fuera de Yahoo y no hacen su trabajo. Richard Branson, CEO de Virgin , objeta
a esto que la comunicación regular por parte de los directivos, así como el
equilibrio casa-oficina es clave para evitar abusos de los trabajadores  y
no sería necesario tomar medidas tan drásticas como la prohibición del trabajo
desde casa.

Como bien sabemos, no sólo hay que ir hacia un cambio de paradigma
por objetivos sino que también hay que saber dirigirlo. Muchos dicen que
se  “dirige por objetivos” pero no es así. Sólo pagan por objetivos,
pero siguen dirigiendo por horas de presencia (“presentismo”).

La tendencia a trabajar desde casa va en aumento debido a las
nuevas tecnologías
 y es la revolución laboral del
siglo XXI: según la confederación de la Industria  británica (CBI) el 59%
de empresas ofrecían algún tipo de tele-trabajo en 2011, frente al 13 % de las
mismas empresas en 2006. Hay muchísimos ejemplos de empresas flexibles que
están aumentando la productividad permitiendo el trabajo desde casa.

Con la rigidez de esta decisión, sin duda Yahoo está dando un paso
al siglo XIX…
 Esperemos que ésta sea una práctica
aislada  y sirva para seguir descubriendo y reafirmando los 
beneficios del tele-trabajo, la flexibilidad en el tiempo y en el
espacio.

One thought on “Tele-trabajo: ¿sí o no?”

  1. A pesar de que esta medida pueda causar un revuelo en Yahoo, no todo es malo bajo mi punto de vista. El tele-trabajo tiene muchas ventajas: flexibilidad, comodidad, baja supervisión,…pero tiene sus desventajas. Aunque la gente no lo crea (lo digo por experiencia propia), las personas necesitan ir a otro lugar fuera del hogar. En un principio trabajar desde casa conlleva muchas ventajas, pero con el paso del tiempo el mezclar en el mismo lugar trabajo con vida familiar puede llegar a cansar.
    Por otro lado, es cierto que hay algunos trabajadores que no saben administrar bien el tele trabajo y esto hace que la empresa tenga recelos del buen funcionamiento de esta forma de trabajar (aunque ya se sabe: "Al final pagan justos por pecadores"). Por último, me gustaría decir que a pesar de que la medida impuesta por Marisa Mayer puede resultar beneficiosa, hay que reprocharle que lanzar un ultimátum nunca sienta bien entre los empleados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.