¿Tienes talento o titulitis?

Esto de la dichosa «Titulitis» es un gran problema, sin duda. Un gran problema a nivel mundial, aunque en algunos países tal vez más que en otros, y que está impidiendo que muchos talentos los de verdad- no puedan salir de las catacumbas de sus garajes o pequeños negocios, como sí pudieron hacerlo por suerte gente como Bill Gates, Steve Jobs o Amancio Ortega, a pesar de no ser precisamente ejemplos de “titulitis” para nada.

Y es que mucha gente todavía piensa que tener talento es igual a tener varias carreras universitarias y varios másteres.

Vamos a ver, seamos serios. Alguien que ha estudiado medicina, arquitectura, biología o química no quiere decir que tenga talento. No, para nada, a ver si de una vez por todas lo tenemos claro ya.

En todo caso quienes tienen varias carreras y varios másteres es gente que tiene facilidad para estudiar, o que bueno, también puede ser gente que con gran fuerza de voluntad, sacrificio y esfuerzo pues han logrado sacar esos estudios adelante.+

Pero eso no es tener talento  

Eso es tener facultad o habilidad para el estudio, la memorización y la comprensión de conceptos y definiciones. Pero que vamos, eso hasta lo tiene también un ordenador, o un robot, que tienen la facultad para memorizar miles o millones de datos. Pero eso no es tener talento.

Y sin ser en absoluto maleducado, irrespetuoso ni desconsiderado, y ante todo vaya por delante todos mis respetos y admiración, hay que decir al respecto de todo esto que incluso personas con Síndrome de Down tienen carreras universitarias.

¿Y con esto qué quiero decir?

Pues que personas las cuales se supone o se cree que NO tienen una mente o una inteligencia desarrollada -Síndrome de Down- como el resto, como sí la tienen las personas digamos que «normales» luego sin embargo son tan capaces de sacar una carrera universitaria como el más preparado intelectualmente hablando.

Por lo que siendo así podríamos decir entonces que una persona con Síndrome de Down y una persona «normal» con estudios superiores -Licenciado, Técnico, Máster, etc- tienen una misma capacidad para el estudio. ¿No?

Es decir, una persona con Síndrome de Down y una persona «normal» a nivel de capacidad para lograr una carrera universitaria o un máster serían igual, lo mismo, no habría diferencia entre uno y otro ¿no?

De tal modo que si una persona con una inteligencia «supuestamente» mucho menos desarrollada -Síndrome de Down- que una persona «normal» es capaz de sacar una carrera universitaria al igual entonces podríamos deducir que el «mérito» no está en tener talento sino en ser capaz de tener una capacidad para memorizar conceptos y definiciones.

Y ojo, que tener capacidad de memorizar tiene un gran mérito. Eso que quede claro y vaya siempre por delante.

De tal modo que siendo así hay que decir que una persona con Síndrome de Down y una persona «normal» son exactamente iguales en lo que se refiere a capacidad para poseer un expediente académico elevado.

Sin embargo aquí podemos ver que hay una gran y notoria diferencia, yo diría que abismal, entre quien estudia y saca una carrera universitaria, u otros estudios, y quien tiene talento, lo cual en este último caso (el tener talento) es por norma general una virtud de quien crea, o incluso quien de un proceso ya creado lo hace crecer o brillar aun mucho más de lo que era inicialmente, por lo que quienes tienen talento, aun no teniendo carreras universitarias, ni másteres, ni ningún tipo de estudios, son talentos en realidad por su propia condición y naturaleza de creador.

Es decir, alguien con talento está sacando algo de la nada, de sí mismo. O incluso de otros, pero lo puede perfeccionar mucho mejor dándole así un mayor alcance.

Sin embargo alguien que estudia una carrera no crea nada, no inventa nada. Tan sólo estudia lo que otros han creado, han inventado, han experimentado, han dicho o hecho. Y ojo, que repito, estudiar tiene su mérito. Mucho mérito. No todo el mundo tiene capacidad para memorizar o aprender de otros. Pero eso no es talento.

Así una persona con Síndrome de Down, repito de nuevo y con todos mis respetos y admiración, es exactamente igual a nivel intelectual que quienes van por ahí creyendo que son mejores que nadie por tener una carrera universitaria o unos cuantos masters.

Ojo, otra cosa muy distinta es que haya personas que aparte de tener varias carreras y másteres también tengan capacidad para investigar, crear o descubrir por su cuenta o por sí mismos. Eso sí es talento, claro que sí, por supuesto.

Verás, te cuento una cosa que da qué pensar, al menos a mí sí.

A menudo voy a una copistería para sacar fotocopias de documentos y me encuentro allí con muchos chicos y chicas (20 – 25 años) que también van a sacar fotocopias de las materias que estudian pues cerca hay un campus universitario.

Pues bien, muchos de ellos ya están al final de sus carreras, y algunos se les nota que son unos muy buenos estudiantes, así serios, constantes, organizados, sacrificados y responsables, y algunos de ellos ya recién licenciados los he visto incluso en algún lugar como responsables de departamentos en facultades, politécnicas, empresas o entidades públicas.

Pero claro, me llama la atención que siguen siendo aun muy jóvenes, casi adolescentes, casi niños.

Y claro, muchas veces viendo que dichos chicos y chicas, tan jóvenes, y que apenas saben de la vida, pues lo único o poco que han hecho hasta ese momento ha sido ir al colegio primero y luego a la universidad, para terminar sus carreras, pues me da que pensar…

Y me pregunto…

¿Cómo es que apenas terminadas sus carreras, muchos de ellos ocupan puestos de dirección, y en muchos casos actúan incluso como jefes o mandos intermedios, y puede que hasta tengan autoridad para ordenar y decidir sobre empleados que serán mucho mayores que ellos y tienen más experiencia?

¿Sólo porque acaban de ser licenciados y ya tienen el título?

¿Chicos y chicas que todavía siguen casi cazando Pokemon’s por la calle? ¿Chicos y chicas que tan sólo por tener unos estudios universitarios ya son incluso «jefes» de gente que llevan a lo mejor 30 o 40 años trabajando con una dilatada experiencia y una amplia vida laboral, incluso mucho antes que ellos hubieran nacido?

La verdad, no me parece razonable ni lógico. Y es que una cosa es ser entendido en una materia, y otra cosa es ser jefe. No tiene nada que ver una cosa con la otra.

Claro que la culpa no la tienen ellos, por supuesto. La tienen en todo caso quienes les han puesto ahí, sus superiores, los cuales teniendo también con total seguridad la enfermiza condición y cultura de la «titulitis» impregnada en el cuerpo y en el alma, juegan con ello a creerse superiores a los demás y ser así hombrecitos o mujercitas importantes.

Bueno, la culpa la tiene en realidad el propio sistema en el que estamos metidos, y que de alguna forma todos lo hemos creado, alimentado y consentido.

Así nos va luego

A ver, una cosa es tener talento y ser competentes, y otra cosa es tener estudios. No tiene nada que ver una cosa con la otra repito de nuevo.

Y es que el solo hecho de tener estudios no significa ya que se tenga madera de líder o se tenga talento. Ni mucho menos que se tenga capacidad para dirigir.

Una cosa es ser médico, abogado, arquitecto, biólogo o psicólogo, y otra cosa muy distinta es tener facultades para dirigir o tener talento. No tiene nada que ver una cosa con la otra, repito y recalco de nuevo.

Puedes seguir leyendo este interesante artículo de Juan J. Tamayo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.