Victor Küppers: «¡Juntos somos invencibles!»

  • Victor Küppers experto en motivación recuerda que no podemos elegir las circunstancias, pero sí nuestra manera de afrontarlas
  • Recomienda huir del miedo irracional que paraliza y se contagia. Hay que aprender a relativizar

“Caer en el desánimo es el mayor peligro que existe en estos momentos”. Pensemos en ello…

Quienes conozcan a Víctor Küppers ya sabrán que es un gran defensor de la psicología positiva y los que no, lo habrán comprobado en “De perdidos al río: ser positivo cuando no queda más remedio”, una conferencia ofrecida en el marco de Thinking Heads Virtual Summit con el media partner de Reason Why.

Con su habitual energía, sonrisa y capacidad para condensar el máximo de palabras posible en el mínimo tiempo necesario, este experto en motivación y gestión del entusiasmo ha desarrollado, sin necesidad de apoyarse en slides, la actitud que considera necesaria para afrontar el confinamiento y la vuelta a la nueva normalidad de la mejor manera posible.

Hablando desde su casa en un pequeño pueblo de los Pirineos, Küppers reconoce que, frente a una situación tan complicada como la que vivimos, pasar por una fase de desahogo es “lógico y humano”. Sin embargo, recomienda entrar en la “fase de serenidad” lo antes posible para dedicar toda la energía en ir hacia delante. “No conseguiremos nada desde el cabreo. Cuando te resignas solo queda amargura y tristeza. Si pierdes el ánimo pasas a ser una persona del montón y un profesional mediocre. El ánimo es lo que nos mueve.

Para ilustrarlo ha puesto un ejemplo nacido de su pasión personal por el fútbol: cuando tu equipo gana la Champions, haces cualquier cosa con ánimo y motivación. “Cuando estamos contentos y tenemos ilusión, sacamos lo mejor que llevamos dentro. Somos nuestra mejor versión”. Sin embargo, cuando nuestro equipo pierde, sucede todo lo contrario.

Por eso anima a poner en práctica la psicología positiva especialmente en situaciones como esta, “cuando necesitamos cuidar el ánimo más que nunca”.

Cómo cuidar el ánimo, según Víctor Küppers

A la hora de dar consejos sobre cómo afrontar la realidad de esta pandemia global, el fundador de Küppers&Co apuesta por separar el grano de la paja. Dicho de otra manera: identificar qué es psicología positiva y qué son frases motivadoras que caen más del lado de la demagogia que de la verdad.

Empecemos por estas segundas…

Según Víctor Küppers, no es verdad que…

  • “Si quieres puedes”. En su opinión, cada persona debe ser consciente de sus capacidades y limitaciones y saber que querer no siempre es poder. Así es cómo este formador y escritor explica que la actitud y la ilusión no siempre pueden con todo. Como ejemplo, está la actuación del personal sanitario en esta crisis: han tenido la mejor actitud, pero aún así no han podido con todo.
  • De esta crisis saldremos fortalecidos”. Esto no es cierto para cientos de personas que han perdido a familiares a causa del coronavirus ni tampoco para aquellos que se han quedado sin trabajo. “Para tener oportunidades así, mejor no tenerlas”, ha apuntado el ponente de Thinking Heads. Es impepinable que saldremos de ésta (“porque el mundo no se acaba”), ha garantizado, al tiempo que ha apuntado: “Quizás nada pueda volver a ser igual. Nos tocará adaptarnos después de esta tragedia”.
  • “Sé feliz”. Bajo su punto de vista tampoco es cierto que siempre tengamos que ser felices. Hay momentos en que la vida es muy dura y no podemos estar contentos.

En cambio sí es cierto que…

  • No elegimos las circunstancias, pero sí nuestra forma de reaccionar a ellas”. Citando al neurólogo y psiquiatra austríaco (y también su tocayo) Viktor Frankl, Küppers ha reconocido que en la actitud de cada uno está la clave. No podemos evitar lo que sentimos pero sí cómo enfocarlo. Elegir cómo reaccionamos”. En este sentido, ha vuelto a insistir en que el desánimo es lógico en esta situación, pero no la única alternativa. “Debemos buscar dentro de cada uno nuestras fortalezas para afrontar la situación. Cómo salgamos de esta dependerá de cómo elijamos afrontarlo”.
  • “El miedo paraliza”. Esta pandemia global nos recuerda que somos frágiles y provoca además un miedo irracional que se contagia. Nos lleva a comprar tres paquetes de garbanzos cuando el vecino compra dos aunque ni siquiera tengamos este producto en nuestra dieta. Frente a esto, el que fuera Vicepresidente de Barna Consulting Group recomienda aprender a relativizar. Pensar que “lo malo es fantástico comparado con lo muy malo” en el sentido de que estar encerrados en casa es un problema menor que ver a seres queridos hospitalizados, pasar la cuarentena solos o perder nuestro trabajo.
  • Se trata de aprender a no exagerarlo todo para no entrar en bucle. En este punto, Küppers ha hecho una crítica más ácida poniendo en el punto de mira a aquellos medios de comunicación que “juegan con el miedo porque es rentable. Quieren tener enganchada a la audiencia para seguir facturando”. De ahí que haya señalado con el dedo supuestas informaciones que se dejan llevar más por el alarmismo que por datos probados. Frente a esto recomienda “huir del pánico entendiendo que no lo controlamos todo. Entender que hay cosas que no podemos cambiar no es conformismo, sino aceptar la realidad”.
  • E insiste en que no aceptar lo que no nos gusta es lo que nos pone de mal humor. “Hay que asumirlo para ser proactivo y tener el ánimo siempre dos peldaños por encima del miedo”. Siguiendo con el símil futbolístico, recuerda el dicho alemán de que hay que chutar la pelota como viene” y ahora no viene precisamente bien tirada.
    • “Sé positivo”. Aunque nuestras cabezas tienden siempre a ver las cosas negativas que nos afectan, ahora más que nunca necesitamos mostrar la mejor versión de nosotros mismos. Obligarnos a pensar positivo, fomentar el buen humor, escuchar la canción que nos gusta, hablar con quienes nos hacen reír o hacer una lista con todo lo que nos gustaría volver a hacer cuando salgamos de ésta. Se trata de ver el lado bueno de las cosas que, aunque parezca mentira, también lo hay. ¿No es cierto que ahora valoramos un abrazo mucho más que antes?

    En esta línea, Küppers ha aprovechado para lanzar un mensaje a los jefes: “Sed amables, escuchad, valorad, sed buenos líderes”, pedía casi por favor recordando que “los seres humanos después de comer y beber la necesidad más básica que tenemos es la de sentirnos valorados”. Algo que le ha dado pie a contar la última frase verdadera…

    • “Lo importante es ser buena persona”. Aunque pueda sonar a frase de madre, “el mundo se ha vuelto tan tecnológico que se nos olvida la importancia de ser buenas personas”. En el día a día, el estrés y la urgencia nos hace ser egoístas, agresivos y quejicas. “Vivimos en una sociedad en la que la inteligencia está sobrevalorada. Necesitamos más buenas personas que pongan sus capacidades al servicio de los demás”, ha opinado el conferenciante.

     

  • Pero, ¿qué podemos hacer cada uno de nosotros?

    Ser un gran defensor de la psicología positiva no impide a Küppers reconocer que la situación es trágica: «Dos meses sin ver a Messi es para volverse loco», ha confesado con ironía. Sin embargo, ha insistido en que perder la esperanza implica perderlo todo. Cuando todo va bien es fácil trabajar, pero solo se sabe «quién gana desnudo cuando baja la marea”.

    En definitiva, la adversidad distingue al profesional mediocre del que es brillante y la cuarentena también tiene cosas positivas aunque nos cueste verlas. Por eso hace falta reflexionar sobre cómo queremos ser recordados cuando todo esto termine. “Todo el mundo sabe dónde estaba cuando cayeron las Torres Gemelas. Esto es lo mismo multiplicado por 100.000”.

    ¿Queremos que nos recuerden siendo responsables, solidarios y ayudando a los demás, o estando cabreados y de mal humor?

    Küppers lo tiene muy claro: “De perdidos al río. La única alternativa que tenemos es ser positivos porque lo otro es terrible”

    Fuente: ReasonWhy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.