”Y tú, ¿qué marca eres?”

La marca personal, en inglés personal brand, es la huella que dejamos en los demás. La gestión de esa huella, la gestión de la marca personal, se conoce como personal branding.

Quien acuñó por primera vez la palabra personal branding (gestión de marca personal) es «Tom Peters«, que en 1997 escribió un artículo en la revista Fast Company titulado «The Brand Called You​». Peters considera en su escrito que cada uno de nosotros es una «Me. INC», equivalente a una sociedad llamada «YO, S.A.», y que por tanto podemos auto-gestionar nuestra marca como si de una empresa se tratara. Uno de los autores de referencia que amplió el concepto creado por Tom Peters es Andrés Pérez Ortega, autor de cuatro libros sobre marca personal («Marca Personal»,2​ «Expertología»,3​ «Te van a oir»,4​ «Marca Personal para dummies»). Perez Ortega sostiene que el fin último de un proceso de branding personal es que una persona se convierta en la opción preferente en un proceso de selección. El personal branding no surgió como un proceso para la búsqueda de trabajo, sino para la diferenciación y la independencia de los profesionales.

Con el tiempo, y especialmente con la aparición de los blogs (2000) y redes sociales (2004), el concepto de marca personal y de su gestión (personal branding) se populariza ya que se abre a cualquier persona la capacidad de publicar.

Mercado laboral y marca personal

En la Web puedes encontrar mucha información y publicaciones sobre Marca Personal. Además de los autores citados, hoy quiero hacerte un breve resumen de un libro cuyo sugestivo título es «Y tú, ¿qué marca eres« escrito por Neus Arqués.

Un párrafo resume a la perfección el propósito de este interesante y, sobre todo, útil libro de Neus Arqués (Editorial Alienta), especialista en Marketing de nuevos formatos: «Invertir tiempo en averiguar cuáles son nuestros puntos fuertes, qué nos hace singulares, y comunicarlo a los demás es sin duda uno de los esfuerzos profesionales más rentables en un mercado laboral en cambio permanente».

La forma de hacer esto, según la propuesta de Arqués, es desarrollarnos como si en lugar de simples trabajadores al servicio de una empresa fuéramos marcas, es decir, aprovechando todas las herramientas que el Marketing pone a nuestro alcance. Se podría decir que es algo que muchos ya hacemos de forma más o menos intuitiva, pero el mérito de este libro es que sistematiza el proceso y pone orden y método en algo que es más importante de lo que parece: definir cómo queremos proyectarnos hacia los demás en nuestros entorno laboral y hacerlo con eficacia.

En el mundo occidental, en el que, como afirmaban los autores de Funky Business, el principal medio de producción es gris y pesa en torno a 1.300 gramos, es importante hacer caso de la propuesta de este libro de elaborar nuestro propio «plan de Marketing». Una cita de Peter Drucker lo deja claro: «En la economía del conocimiento sólo tienen éxito quienes se conocen a sí mismos: sus puntos fuertes, sus valores y cómo logran sus mejores resultados».

Cuaderno de marca

Entre las ideas útiles que plantea este libro está la de escribir un «cuaderno de marca« mediante una serie de ejercicios y que son fáciles de poner en práctica. Este cuaderno sería, en última instancia, la base del plan de Marketing personal o incluso el propio plan. Uno de esos ejercicios, consiste en crear nuestro propio focus group para «alinear nuestra visión de nosotros con la que tienen los otros», para lo cual Arqués propone algo casero pero eficaz: preguntar a una serie de familiares y amigos qué tres atributos nos definen, a su entender. Y pedirles que lo hagan por escrito, pues de esa forma su respuesta será más meditada.

La marca en Internet

Son interesantes especialmente los capítulos dedicados a la visibilidad de las personas en internet y a cómo utilizar la Red para construirnos nuestra propia marca y gestionar nuestra reputación. La autora es especialista en Marketing de nuevos formatos (entre ellos internet) y se nota, pues buena parte del volumen del libro lo ocupan estos capítulos centrados en el entorno digital, en los que aporta información sobre cómo los blogs, los mundos virtuales y las comunidades temáticas contribuyen a formar nuestra «identidad digital», muchas veces poliédrica. En este ámbito temático, parece preocupante lo que la autora denomina el «rastro digital», es decir, que todos nuestros actos en internet dejan su huella y que esta puede ser rastreada por cualquiera que quiera saber de nosotros, a veces incluso con una simple googleización. Y que eso, por supuesto, forma parte de nuestra proyección pública y condiciona nuestra reputación.

Para un resumen más amplio consultar el artículo en Knowsquare

Respecto a la marca personal he encontrado una relación de 18 libros para gestionar efizcamente tu marca personal que aconsejo leer despacio y consultar los enlaces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.