14503817930795

Es posible que George Lucas, justo después de firmar la venta de Lucasfilm en 2012, le dedicase a Robert Iger, presidente y consejero delegado Disney, un Que la fuerza te acompañe en forma de agradecimiento sarcástico por los 4.000 millones de dólares -unos 3.600 millones de euros- que le acababa de pagar. De ser así, lo que puede que Lucas no supiese -o sí, pero no le importaba- es que Disney obtendría unos ingresos de casi este mismo montante sólo con la primera de las tres nuevas entregas de Star Wars que el gigante de la comunicación prepara.

Según las previsiones que esta semana ha publicado Goldman Sachs, solamente en concepto de taquilla la compañía ingresará 1.950 millones de dólares, que al cambio actual son casi 1.800 millones de euros. De confirmarse este dato, Star Wars, Episodio VII: El despertar de la fuerza se convertirá en la tercera película más taquillera de la historia. Los datos ofrecidos por los firma de inversión, y a los que se les ha aplicado una actualización de la inflación, muestran que Titanic superaría hoy los 3.200 millones de euros, mientras que Avatar rozaría los 2.800 millones. Justo detrás de estas dos producciones, y por delante de Jurassic World, se colocaría la última película de La Guerra de la Galaxias que sólo en Estados Unidos conseguiría una taquilla cercana a los 700 millones.

https://www.youtube.com/watch?v=FHbnQ5DUUF4

Esta última cifra, además, supone que la séptima entrega de Star Wars será la más taquillera en EEUU y la segunda en caso de ajustarse la inflación. De ser así se vería superada por Episodio IV: Una nueva esperanza, que fue la primera en estrenarse en 1977 y que alcanzaría los 1.000 millones de dólares actuales, esto es, unos 922 millones de euros. En cuanto a la repercusión internacional, el impacto en taquilla de esta película que se estrenó a nivel mundial el pasado día 18 podría superar los 1.000 millones de dólares, algo que hasta ahora sólo han conseguido las ya mencionadas Avatar, Titanic y Jurassic World, así como Fast & Furious 7, que incluía en su reparto al fallecido Paul Walker.

Uno de los motivos que Goldman Sachs esgrime para explicar estas históricas cifras, además de la gran expectación que la saga Star Wars genera, es el hecho de que “las dos últimas semanas de diciembre se encuentran entre las más importantes del año” en términos de espectadores. Además, la firma destaca “la baja competencia” que en estas fechas tendrá El Despertar de la Fuerza, en buena parte por la decisión que algunas grandes productoras y estudios de posponer sus estrenos y no tener así que competir con el lado oscuro de la fuerza. Algunos ejemplos de ello son Kung Fu Panda 3, cuyo estreno estaba previsto para el pasado 23 de diciembre y que finalmente llegará a los cines en marzo, o la quinta entrega de Misión Imposible, que se esperaba para el día de Navidad pero a la que Paramount ha preferido trasladar al mes de julio y evitar así un enfrentamiento entre Han Solo y Ethan Hunt.

‘Merchandising’ millonario

Sin embargo, las millonarias ganancias por taquilla no son el único motivo por el que Iger le podría responder a Lucas que la fuerza ya está con él. El merchandising, que es el principal aspecto diferenciador de esta rentable saga, también le reportará unos atractivos beneficios a Disney. Según los cálculos de Goldman Sachs, las ventas de productos relacionados con La Guerra de las Galaxias alcanzarán los 6.000 millones de dólares en 2016. Esta cantidad, que supone unos 5.540 millones de euros, duplica las que se han registrado durante los últimos años y le reportará a la empresa que Walter Elias y Roy Oliver Disney crearon unos ingresos directos por licencias de más de 270 millones.

Por todo ello, y esta es la verdadera razón por la que el banco ha llevado a cabo este completo estudio, Goldman Sachs mejora su precio objetivo a Disney. Hasta ahora, la entidad estimaba que la cotización del grupo podía caer a 110 dólares en los próximos 12 meses. Pero una vez analizado los nuevos datos, cree que la acción se mantendrá en los 112 dólares, que es el nivel en el que cotiza actualmente.

Aún así, las nuevas previsiones quedan ligeramente por debajo del consenso de Bloomberg, en donde están recogidas las estimaciones de todas las firmas y analistas que dan cobertura a un valor y cuya media augura un subida de casi el 6% en el próximo año, hasta los 119 dólares. Las estimaciones más favorables, como pueden ser las de JP Morgan o Topeka Capital, señalan un precio objetivo de 130 dólares mientras que Barclays cree que la cotización caerá a los 98 dólares. De ser así, Disney rompería su habitual tendencia alcista, que este año le ha permitido repuntar más de un 20% y le ha llevado a presentar una capitalización de 166.000 millones de euros, que es un tamaño similar a la suma de Inditex y Banco Santander.

Fuente: El Mundo