Blablacar demanda a España ante la Unión Europea por las sanciones por ánimo de lucro impuestas a dos conductores y a la propia empresa por la Comunidad de Madrid.

Comuto SA, matriz de la red social de viajes de coche compartido, Blablacar, ha presentado una denuncia a España antes la Comisión Europea por las prácticas administrativas llevadas a cabo por la Comunidad de Madrid (CAM) contra la plataforma y dos de sus usuarios.

La Comunidad de Madrid ha sancionado a dos conductores de Blablacar por ánimo de lucro y ha abierto tres expedientes a Blablacar, dos por facturar los servicios y uno más por ofertar servicios de transporte sin tener licencia de transporte. Estas tres sanciones son por 8.800 euros mientras que a cada conductor se le ha impuesto una sanción de 4.001 euros.

Blablacar alega que no es una empresa de transporte y considera vulnerado su derecho a la libre prestación de servicios y su libertad de establecimiento dentro del territorio de la Unión Europea, y solicita a la Comisión que adopte las medidas oportunas para evitar que la CAM “continúe con esas prácticas, y a su vez requiera al Estado español que clarifique la legislación aplicable a su actividad”.

En la denuncia presentada ante la Comisión Europea, Blablacar basa la obstaculación de su actividad por parte de la CAM en tres aspectos. Primero la exigencia de la CAM a los usuarios y a la compañía de una autorización administrativa que ni se ajusta a su actividad, ni se exige en ningún otro territorio de la Unión Europea; y que, “aunque quisieran, no podrían obtener”.

Segundo: la imposición de sanciones a dos usuarios por parte de la CAM, sin fundamento legal aplicable y sin aportar explicación ni cálculo alguno en las mismas (19 céntimos por kilómetro como tope para el ánimo de lucro) sobre por qué entiende que existe ánimo de lucro.

Y tercero, “que estos procedimientos se ven desporporcionadamente acentuados por las declaraciones públicas de las autoridades de la CAM, que producen un grave daño reputacional a la compañía al sembrar dudas sobre la legalidad de su actividad”.

Rodríguez explica que “el nivel de actividad no ha bajado porque nuestros clientes saben que no están cometiendo ninguna ilegalidad” .”Ahora bien, hemos recibido muchas llamadas con dudas sobre si nuestra actividad es ilegal”. “La actividad de Blablacar es legal y continúa siendo legal”.

Fuente: Expansión

Ver también el reportaje sobre el tema en El Confidencial