Hace tiempo que la cadena de tiendas de componentes electrónicos RadioShack viene teniendo problemas y en los últimos trimestres la situación se ha agravado. Tanto es así, que es posible que tenga que declararse en bancarrota técnica en las próximas semanas, algo que podría tener efectos colaterales importantes.
Uno de estos efectos podría ser la puesta en marcha de las primeras tiendas físicas de Amazon. La compañía de Jeff Bezos podría estar interesada en comprar alguno de los locales de esta red de tiendas, que cuenta con más de 4.000 establecimientos en Estados Unidos.
De llegar a un acuerdo, Amazon podría dar un importante paso en su estrategia comercial, impulsando la venta de alguno de sus productos que han tenido menor éxito de lo esperado, como es el caso del Fire Phone. Además, la apertura de tiendas físicas podría ayudar a dinamizar las ventas de divisiones enteras como es el caso de la división de hardware.
Alto nivel de competencia
Según el panorama que dibuja el sector ecommerce en los últimos años, donde siguen creciendo los compradores online, no es de extrañar que los comercios tradicionales se muestren preocupados por la alta competencia que les suponen los gigantes del comercio electrónico, a los que no pueden enfrentarse en una cuestión capital como es la actualización de los precios de sus productos o promociones.

Además de esto, ahora los pequeños comerciantes tendrán que hacer frente a que estos gigantes abran tiendas físicas, por ejemplo, en el portal de al lado. Esto supone un endurecimiento de la competencia y probablemente, una nueva caída de las ventas de estos agentes menores.
Tanto es así, que los comercios tradiciones u offline han tenido que buscar nuevas fórmulas para no perder terreno y seguir siendo competitivos.
Staples y Office Depot
Este ha sido el caso de las cadenas minoristas de productos de oficina Staples y Office Depot. Tras varios meses de negociación, ambas compañías han llegado a un acuerdo que se saldará con el desembolso de 6.300 millones de dólares por parte de Staples para hacerse con Office Depot.
Los términos del acuerdo, como confirmaba The Wall Street Journal, dejaban la oferta por las acciones de Office Depot en 11 dólares. Este precio supone una prima del 44% con respecto  al precio de cierre en el mercado neoyorquino del pasado 2 de febrero.
El pacto al que han llegado les permitirá constituirse en una gran corporación ya que entre ambas suman 4.000  puntos de venta y una cifra de ventas anual en torno a los 35.000 millones. ¿Monopolio? Es posible que al ver el volumen que generan entre ambas empresas, el regulador de la competencia estadounidense tenga que analizar punto por punto el acuerdo para asegurarse que la compra no incurre en monopolio, como ya pasó en 1997.
Ambas compañías decidieron fusionarse hace casi 20 años, pero en ese momento el panorama empresarial era muy diferente y los reguladores rechazaron el acuerdo.
¿Qué ha cambiado? La crisis global ha obligado a muchos consumidores a decantarse por la compra online en vez de la de tiendas físicas ya que el ahorro de costes supone también un ahorro en el precio final. De ahí que el negocio online haya cambiado nuestros hábitos y la forma en la que las compañías se relacionan con el cliente. Y es que a veces resulta muy complicado competir con las tecnologías que aplican compañías como Amazon o Alibaba, que copan el mercado. Entre estas prácticas destacan pruebas con tecnologías tan revolucionarias como el reparto a través de drones.
Alibaba está centrado en las compras y pagos online. A través de seis plataformas diferentes, el gigante asiático ha logrado ser líder en China, donde el comercio electrónico creció un 72% entre 2009 y 2012 frente al 13% en Estados Unidos. Si el comercio en China continúa creciendo según las previsiones, se espera una expansión del 27% anual, y alcanzará un volumen de 713.000 millones de dólares en 2017, tal y como apuntan desde XTB. De hecho, Alibaba podría convertirse en la primera compañía de comercio electrónico que gestione transacciones por más de un billón de euros.
En el caso de Amazon, su competidor directo más importante, durante 2013 alcanzó un volumen de ventas de 74.450 millones de dólares, que representa un crecimiento del 22% con respecto a los 61.000 millones de dólares facturados durante 2012.