El comercio electrónico español
presentó sus credenciales oficiales hace varios meses. Como sucede cada año,
en un canal tan apasionado como la Red, hemos podido leer todo tipo de
análisis. Pasadas las primeras reacciones, creo que es importante hacer un
análisis en frío.

El Estudio anual sobre comercio electrónico B2C 2012 (edición de 2013), del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI), nos permite
medir la distancia entre la especulación del gurú y la realidad del usuario. El
reto del operador está en interpretar la tendencia y adaptarla al uso real que
del comercio electrónico hacen los
usuarios. Anticipar es la clave, hay que preparar nuestras tiendas frente al
cambio continuo con que Internet tensiona todos los negocios
. Para empezar
conozcamos los datos:
 
El e-commerce español creció el
13,4% en 2012, por debajo del 19,8% de 2011
 
Este dato, que levantaría
admiración en cualquier otro sector, ha sido recibido con cierta frialdad.
Aunque queda lejos de los datos del año anterior, lo cierto es que el comercio
electrónico no puede vivir ajeno a la atonía general del consumo.
Su
facturación ascendió a 12.383 millones de euros, la gran incógnita es saber
qué porcentaje de estas ventas le corresponde a las plataformas pyme. 
España ya cuenta con 15,2 millones
de compradores online, el 55,7% de la población internauta 
El sistema sigue incorporando
nuevos consumidores a razón de 5 puntos con respecto al año anterior, sin duda
una de las mejores métricas del año: 15,2 millones de los 27,2 millones de
internautas.  Sigue leyendo...
El comprador online español gasto
816 euros de media en 2012
Supone una bajada del 1,4% sobre
2011. Ya lo comentábamos, ni el comercio electrónico puede mantenerse al margen
de la prudencia compradora instalada entre los españoles. 
Crece el número de internautas que
compra al menos una vez al mes; en 2012 fue el 16,8% frente al 13,3% de 2011
Poco a poco el sistema va
fidelizando a sus usuarios. En 2012 el número de veces que un mismo internauta
compró por Internet subió en más de un punto. 

El futuro del e-commerce está en
los dispositivos móviles: en 2012 las compras por móvil o tablet crecieron el
15,1% 
Esto hace indispensable que
nuestras webs se adapten a estos soportes. De momento, 2,1 millones de
españoles lo hicieron en 2011. 
El usuario español de e-commerce es
un hombre (52,6%), urbanita (42,5%) de 25 a 49 años (36,3%)
 
Éste fue el perfil medio del
internauta comprador en 2012. Si bien hay que señalar que el género no parece
un rasgo definitorio (el 47,4% son mujeres), es cierto que son los hombres los
que marcan el camino: en los tramos de edad inferiores y superiores a la media,
son ellos los que están siendo más activos (suponen el 59,9% de los nuevos
compradores). 
Los españoles se lanzan a la
compraventa online entre particulares en busca del mejor precio: en 2012 supuso
el 17,7% de las ventas online
Una práctica cada vez más común
entre los españoles, en el 89,3% de los casos lo hace en busca de un mejor
precio. 
Con el 48,7% de las ventas, los
sitios especializados en venta online fueron por vez primera en 2012 la opción
preferida por los españoles
 
Y además crecieron con rotundidad:
en 7,8 puntos porcentuales. Le siguen las webs del fabricante (44,4%) y las
empresas que combinan tienda física y virtual (36,1%). Los sitios de bonos
descuento alcanzan el 26,8% de las ventas, aupadas por compradores menores de
50 años residentes en grandes ciudades. 
Precio (para el 71,5% de los
compradores) y comodidad (para el 62,8%) fueron las principales razones de las
compras online en 2012 
Los no compradores argumentan no
hacerlo en el 78,4% de los casos por los gastos de envío y en el 69,3% porque
prefieren ver el producto en tienda. 
El 65,9% de los compradores online
son usuarios de redes sociales y el 33% sigue a sus marcas
Sin embargo, el 74,3% de los
compradores online asegura que las redes sociales siguen sin
tener un papel activo en el proceso de compra.
Por último, me gustaría señalar la
evolución de los medios de pago
, la fase de la compra online que
en tantas ocasiones se convierte en cuello de botella. Los datos de 2012
confirman que, aunque aún dominantes con el 62,9%, las tarjetas van cediendo
terreno: descendieron 3,3 puntos. Mismo peso que ganaron las plataformas de
pago exclusivamente electrónico (PPEE), que están llamadas a seguir creciendo
en la medida en que ganen la confianza del consumidor y abaraten comisiones,
 ya suponen el 14,9% del sistema. El otro medio en claro avance es la
tarjeta prepago, aún con una cuota residual de 7,2%, pero con un crecimiento
anual de cuatro puntos.