Empieza el verano. Este cambio en el ritmo del reloj de
nuestra vida trajo a mi mente un pensamiento que volqué hace unos días en
Facebook: «Para algunos, el verano es
sinónimo de no hacer nada. Para mí, es ocasión privilegiada para hacer
¡muchísimas cosas!
 Deporte, excursiones, solidaridad, lectura, amistad…«. Pensando en tantos que no ven la manera
de aprovechar estas semanas tan familiares y relajantes, transcribo este
magnífico artículo de Alfonso Aguiló
:
E.M.Gray escribió hace unos años un ensayo bastante famoso,
que tituló «The Common Denominator of Success«: El común denominador del éxito. Lo hizo después de dedicar mucho tiempo a estudiar qué era
lo común a las personas que tenían éxito en su trabajo y, más en general, en el
resultado general de su vida.

Curiosamente, su conclusión no situaba la clave en trabajar mucho, ni en
tener suerte
, ni en saber relacionarse, sino que, según
E.M.Gray, las personas con éxito han adquirido la costumbre de hacer las cosas
que a quienes fracasan no les gusta hacer. A los que triunfan, hay muchas cosas
que no les apetece hacer, perosubordinan ese disgusto suyo a un
propósito de mayor importancia: saben depender de los valores que guían su vida y no del impulso o el deseo del
momento.
Da igual que seas un estudiante universitario o una profesora
de instituto, un médico o una juez, una madre que se dedica por entero a su
familia o bien otra que es además una joven ejecutiva de una multinacional; en
cualquier caso (y quizá en este último más aún), en tu vida hay un reto muy importante en cuanto a la organización del tiempo.

Para una persona con un mínimo de inquietudes en la vida, el
reto no es lograr ocupar el tiempo, sino más bien saber sacarle su máximo partido. Y no
se trata simplemente de conseguir hacer muchas más cosas, sino de hacer las que pensamos que estamos llamados a hacer, establecer una juiciosa distribución del tiempo que nos
permita alcanzar una alta efectividad en el trabajo y, a la vez, un uso
equilibrado del resto del tiempo, en el que tenga cabida la familia, las amistades, la propia formación, la atención de otras obligaciones, etc.
Recordando las reflexiones de John Keating, aquel carismático
profesor de literatura de «El Club de los poetas muertos», se trata de «vivir a conciencia la vida, de
manera que no lleguemos a la muerte y 
descubramos entonces que apenas hemos vivido».
Vivir a fondo, extraer a la vida todo el meollo. Son ideas
con las que Keating luchaba por sacar a sus alumnos de la monotonía y la
mediocridad. Les proponía salir del montón, vivir con
intensidad el instante
, recuperar el
viejo carpe diem! -aprovechad el momento- acuñado por Horacio.
Aunque quizá Keating se pasa, como se comprueba en la
película, porque aprovechar el instante no
significa vivir para él
, sí resulta
positivo ese afán por extraer a la vida humana toda su riqueza. No le falta
razón en ese esfuerzo suyo por arrancar a sus alumnos de la vulgaridad, de la
falta de sentido. Porque es triste ver cómo algunos casi se puede decir que han muerto antes de morir,
porque cuando les llega la muerte, aunque han corrido mucho, les queda casi toda su vida por vivir.