Las presentaciones son bastante ubicuas, si se atiende
al resultado del estudio de The Corporate Agency.
Un 17% de los profesionales
consultados declara realizar una o varias al día, y el 39%, una vez a la
semana. En la faceta de asistentes, el 55% indica que asiste a una o más
presentaciones semanales. 

Un estudio realizado en Estados Unidos el pasado año
por el especialista en presentaciones Dave Paradi apunta en
una dirección parecida. El 25% de los profesionales consultados hace una o
más presentaciones a la semana, y puede ser aún más significativo el hecho de
que en el primer estudio de este tipo que Paradi realizó, y que tuvo lugar en
2007, el porcentaje fue del 13,7%. Los incrementos medios han sido de un 15%
anual.
Esta abundancia de presentaciones hace afirmar a los responsables de
The Corporate Agency que “las presentaciones malas o aburridas, más frecuentes
de lo que imaginamos, suponen una importante pérdida de tiempo y dinero para
las empresas”
.
Los departamentos de Marketing, Comunicación y
Comercial
, cuya actividad tiene una clara orientación hacia ámbitos externos a
las empresa, son lógicamente los que más presentaciones hacen, y los de
Recursos Humanos, Informática y Finanzas, los que menos.
Los encuestados no son excesivamente indulgentes con
las presentaciones de su empresa: el 38% las considera buenas, el 45% las
califica de correctas y el 17% no se anda con ambages y dice que son malas o
aburridas.
 La parte seguramente más interesante del
estudio, y de la que más enseñanzas se pueden sacar, es la que hace referencia
los defectos que los encuestados encuentran en las presentaciones a las que
tienen que atender. El que más se cita, y lo hace el 79% de los preguntados,
es el de que son “demasiado largas” y el segundo, y sin duda significativo, es
que las presentaciones carecen de “mensajes claros”
, impresión que tiene el
55% de los encuestados. El diseño de la presentación se considera fundamental y
de hecho el 100% de los encuestados reconoce que “el diseño comunica”. Por eso
es lógico que entre los principales defectos de las presentaciones se
encuentren: “visuales de poca calidad”, “gráficos y tablas pegados de Excel” y
“textos muy pequeños”.
 En este sentido, el estudio da datos que hacen
ver que son pocas las presentaciones para las que se cuenta con ayuda
profesional
, sea del departamento de comunicación de la empresa, del equipo de
diseño o de una agencia especializada.

 ¿Qué sucede con los profesionales
estadounidenses?
Según el estudio de Paradi, la queja más abundante (72%) es
que los ponentes se limitan a leer lo que pone en las diapos; el 50,6% cita
“textos demasiado pequeños” y el 48,4%, que las pantallas reproducen frases
enteras en lugar de ideas que el ponente desarrolla.
También hablan, como en España, de falta de mensaje
claro, y además de gráficos complejos, de mala elección de colores y de mal
flujo del discurso, de las ideas
. Paradi señala que en la nube de términos
con que sus encuestados hablan de las presentaciones, el más destacado es
“aburridas”.
Y según indica el investigador, se consideran aburridas no por
el tema, sino por el exceso de información que se quiere transmitir, su mala
organización y su defectuosa presentación. 
Fuente: MarketingNews
Actualización (25.2.15). En su comentario, victor ha dejado unos enlaces, que indico a continuación para que se puedan consultar con más facilidad: «Prohibido el PowerPoint: atonta a los asistentes y eterniza las reuniones«; «El partido Anti-PowerPoint en Suiza» y «Anti PowerPoint party«

¿Cómo diseñas tus presentaciones? ¿Utilizas ideas a desarrollar? ¿Ensayas las presentaciones?