Un paseo por las calles de las grandes ciudades europeas genera tanta curiosidad como inquietud: muchos locales están cerrados y en sus puertas cuelgan carteles de “se alquila” o “se vende”.
Durante la recesión, el comercio presencial ha ido perdiendo peso al mismo tiempo que lo ganaba el e-commerce.
En España, la crisis ha hecho que las ventas en el sector minorista hayan caído un 22% en los últimos cuatro años. El comercio electrónico es el único que crece, con unas ventas que superaron los 5.000 millones de euros en el primer semestre de 2012.
La solución a los problemas del sector pasa por una estrategia multicanal que integre el comercio electrónico con el comercio móvil y el basado en las redes sociales, sin olvidar la tienda física (reinventada), que sigue siendo la piedra angular.
Así se desprende del estudio “El declive de las calles comerciales y el nacimiento del nuevo modelo multicanal”, en el que el
profesor del IESE José Luis Nueno apunta hacia dónde se dirige el comercio detallista. Sigue leyendo...
 

Fuente: IESE InsightVer también el artículo: “El futuro de las tiendas físicas”