Tras muchos años de discusiones, negociaciones y peticiones por parte de los clientes, Mercadona por fin ha aterrizado en el País Vasco. Concretamente lo ha hecho en el Alto de Armentia, conocida zona a las afueras de Vitoria. El 8 de octubre abrió allí su primer supermercado, y antes de terminar el mes, ha  abierto otros dos supermercados en la capital alavesa. 
Con este hecho acaba una historia que se ha prolongado en el tiempo mucho más de lo deseable, pero factores conocidos por todos como el terrorismo o las duras leyes existentes en el País Vasco hacían que la apertura de Mercadona en esa zona de España fuera imposible.
Primer supermercado Mercadona en Vitoria
La apertura de estos tres centros no suponen un hecho aislado, debido a que Mercadona tiene previsto un plan de expansión en Euskadi muy ambicioso. Para 2015 abrirán otros cuatro supermercados en Vizcaya y Guipúzcoa, y en 2017 está prevista la apertura del Centro de Distribución y Logística del País Vasco, en el polígono industrial de Júndiz, junto a Vitoria.
Además, Mercadona ha firmado un plan de proveedores por valor de 150 millones de Euros anuales para garantizar que el consumidor vasco, podrá comprar producto autóctono en sus supermercados, ya que allí existe una cultura muy arraigada de consumir productos locales.
La situación final tiene previsto ser de 25 supermercados abiertos con una media de 40 trabajadores por superficie, lo que implica 1000 puestos de trabajo, además del centro logístico. En cualquier caso, Mercadona no es ningún desconocido para los habitantes del País Vasco, debido a que aproximadamente un 90% de la población conoce la marca Mercadona y muchos habitantes del territorio incluso se desplazaban a centros como el de Miranda de Ebro, en Burgos, o a los situados en Navarra para hacer allí la compra, por lo que ahora no sólo podrán hacer la compra más cerca de sus casas, sino que ahorrarán en el desplazamiento hasta el super.
La reacción de Eroski, principal cadena de supermercados del País Vasco ha tardado casi 3 semanas en llegar, pero finalmente ha lanzado un programa de fidelización llamado Eroski Club, con una tarjeta que ofrece diversas ventajas para su poseedor tanto en las compras como en viajes o en otros establecimientos del grupo.

 

Con todo esto, podemos ver que Mercadona ha desarrollado una estrategia estudiada con minuciosidad, para garantizarse no fracasar en su entrada al País Vasco y continuar siendo una de las pocas empresas, que han librado con soltura la crisis que ha azotado a España.
Luis Javier Guelbenzu Blanco
Alumno de Marketing TIC