En todas las relaciones interpersonales, también en las relaciones comerciales, siempre existen motivos para dar las gracias. Estoy convencido de que en las relaciones de intercambio existen dimensiones gratuitas, que hay que saber descubrir. Damos las gracias cuando recibimos un favor, es decir, una ayuda (solicitada o no) sin pedir nada a cambio. En este sentido, recuerdo un interesante libro, que recomiendo, sobre la “Gestión de favores” en el que se analiza, entre otros temas, qué cualidades se necesitan para pedir favores y cómo hacerlos; qué beneficios pueden aportar a las personas y a las empresas; entender el proceso de dar y recibir; o qué efectos puede provocar la ayuda en ciertos momentos.

Me gustaría recordarte que este blog tiene varios objetivos. El principal es facilitar la comunicación entre un profesor y sus alumnos. De esta forma, nos ayudamos a lograr los objetivos formativos que nos hemos propuesto. Ya sabes que comunicar es algo más que informar. Hace falta intercambiar información, que exista una respuesta de quien recibe esa información. Un comentario trasmite una respuesta al contenido de lo que se dice en una entrada. También el silencio, no hacer un comentario,.. es una respuesta.

Hacer un comentario supone leer con atención y entender bien cada entrada, pensar si podemos que decir algo, de acuerdo con los objetivos de este blog. Es un medio más para estudiar, para mejorar nuestros conocimientos y desarrollar las competencias profesionales. Hay que tener iniciativa, superar la pereza y dedicar un tiempo para hacer el comentario, utilizar la opción de la “vista previa” para revisar su redacción, leer los anteriores comentarios para tenerlos en cuenta, etc. Para hacer un comentario, te ayudará hacerte preguntas, como por ejemplo: ¿Qué me gustaría destacar? ¿Puedo añadir algo para completar o discrepar el contenido de la entrada? ¿Tengo que responder a alguna pregunta? ¿Existe alguna relación con el contenido de otra entrada o con los temas que hemos tratado en clase? etc.

Especialmente, quiero dar las gracias por los comentarios de la entrada “La compra compulsiva”. He aprendido muchas cosas con esos comentarios. Han sido respuestas a un comentario en el que me hacía algunas preguntas, que quería compartir con mis alumnos. Reconozco que reflejan mi estado de ánimo de ese momento, que debería haber pensado más antes de hacerlas. De todas formas, agradezco la sinceridad de tu respuesta. Aunque te parezca innecesario, confirmar la decisión de seguir la EC, supone reafirmarse en una decisión y reflexionar sobre cómo cumplimos un compromiso libremente aceptado. Te agradecería que no hagas un comentario para mejorar la calificación. No pretendo evaluar a un alumno por sus comentarios, sino por el grado de cumplimiento de los objetivos que aparecen en el programa de la asignatura. que desarrollamos en otra entrada. Para terminar, pido disculpas por la extensión de la entrada y recuerdo que en esta asignatura no hay ninguna actividad obligatoria, que pretendo que todos ejercitemos la libertad responsable.