Los últimos cinco años de crisis han hecho mella en la
facturación de las empresas
. El ciclo de vacas flacas ha afectado sobre todo a
los precios y, por tanto, a la rentabilidad. Las compañías más afectadas por
esta tendencia son precisamente las que menos innovaciones han introducido en
su red comercial.
Esta es una de las principales conclusiones del estudio
“Reinventarse para avanzar. Innovando en el área comercial”,
coordinado por los profesores del IESE Cosimo Chiesa Julián Villanueva.
El informe se basa en una encuesta realizada sobre un universo de 3.000
directores generales, directores comerciales y directores de ventas.

Los autores llaman la atención sobre esta correlación,
aunque también puntualizan que no implica que la falta de innovación provoque
necesariamente una menor facturación. En algunos casos también puede suceder
que el descenso de ventas impida innovar por falta de recursos. Y en otros la
relación puede ser una simple coincidencia.