Soy Neurodivergente, ¿Y tú?

  1. Inicio
  2. /
  3. Formación
  4. /
  5. Soy Neurodivergente, ¿Y tú?

Según Judy Singer (1998), el concepto de neurodiversidad se basa en las diferencias neurológicas existentes entre los individuos de nuestra especie, que no deben ser vistas como enfermedades, sino como variaciones normales, y que todos los individuos poseen funcionamiento neurocognitivo único, porque no hay mentes iguales. A partir de ese concepto, fueron surgiendo movimientos sociales con el objetivo de buscar más respeto, igualdad e inclusión para los neurodivergentes.

Como hoy tenemos más apertura para hablar sobre la salud mental, notablemente el número de diagnósticos para neurodivergentes viene creciendo mucho en los últimos años (se estima hoy alrededor del 15% al 20% de la población mundial, según la Universidad de Stanford y dentro de esa población solo el 20% entonces empleados, ONU), y esas personas se están descubriendo individuos neurogcognitivos atípicos que son impuestos por la sociedad como fuera del promedio esperado, como TDAH, TEA (Autismo), TOC, Dislexia, Dispraxia, Discalculia, Sindrome de Tourette, entre otras. Esto no es necesariamente una deficiencia, es solo una característica de la mente humana.

Sin embargo, la inclusión de los neurodivergentes es un proceso muy lento, y en el mercado de trabajo es aún más, pues existe una resistencia muy grande por parte de las empresas, que se debe a la falta de información sobre los neurodivergentes, falta de políticas públicas para informar e incentivar las contrataciones, poca estatura de los ambientes de trabajo para recibir los neurodiversos, entre otras muchas razones.

¿Y cuál es el beneficio de contratar a los Neurodivergentes?

La empresa con un equipo diverso tendrá otras formas de ver la vida, otros pensamientos, y culturas diversas, pudiendo ofrecer a sus clientes más productos y servicios que atiendan el mayor número de personas, inclusive a los neuridivergentes, además de la representatividad, fortalecer la imagen de la empresa, y sobre todo generar respeto entre todos los empleados de la empresa, fortaleciendo la cultura organizacional.

¿Y cómo puede la empresa implantar políticas Neurodivergentes?

 La neurodiversidad es simplemente entender, comprender, incluir, dar oportunidades igualitarias y saber sacar lo mejor de cada individuo. Pero para eso es importante que las empresas implanten políticas inclusivas, promuevan una comunicación informativa, asertiva e inclusiva sobre los neurodivergentes, capacitar, concientizar y orientar líderes, hadpitar el ambiente de trabajo (si es necesario),  entre otros cambios que sean necesarios. Pero creo que lo más importante de todo es crear a través de la educación/información de todo el equipo, que se puede crear un ambiente inclusivo y receptivo para los neurodivergentes, tan inclusivo que se sientan tan acogidos al punto de generar el sentimiento de pertenencia, lealtad, confianza y entrega.

Yo creo que eso es posible, porque para mí todo el mundo es neurodivergente, sólo por el modo diferente de pensar.

Soy Neurodivergente, ¿y tú?

Ana Chaves

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio