Todo empezó con una operación grave en la que Arantxa pudo perder la vida. No paraba de pensar en sus 4 hijos y en su marido. “No quería morir sin que supieran todo lo que les quiero”. Fruto de sus temores y de que la vida le podría dar otro susto, aprovechó su experiencia profesional para grabar un vídeo. “Pensé que sería muy bonito trasmitir lo que sentía por ellos y darles mis consejos para que nunca los olvidaran“. Ahora el vídeo está bajo llave y “si me pasara algo y falleciera, a ellos les llegarán mis mensajes”.

Con el tiempo, tuvo la idea de que también habría otras personas que se encontrarán en su situación. Así nació una empresa de servicios llamada Testimonio emocional. Primero pensó dirigirse a personas mayores. Después se dió cuenta que también estarían interesados en grabar vídeos: enfermos de cáncer, los que se daban cuenta que tenía alzhéimer antes de perder sus facultades mentales, enfermos de unidades de cuidados paliativos, los que tenían una profesión arriesgada, etc.

En la primevera del 2016 comenzó su actividad. Después de un año, gravaron más de 200 vídeos. Además de su políticas de precios asequibles (entre 300 y 500 euros), existía la posibilidad de custodiar el vídeo en una caja fuerte, hasta que el albacea lo reclamara para darselo a la persona interesada. Si el cliente lo desea, la empresa le puede ayudar a elaborar un guión del contenido del vídeo a grabar.

El objetivo del servicio de ‘Hasta siempre’ es dar la oportunidad a los clientes de despedirse, trasmitir sus sentimientos, su experiencia vital y dejar huella. “A algunas personas les cuesta mucho abrir su corazón y expresar cara a cara lo que sienten por los demás. Sin embargo, delante de la cámara logran quitarse esa vergüenza y cuando terminan de grabar el vídeo, sienten un gran alivio y les da mucha tranquilidad”

En la web se puede encontrar la descripción de la empresa y los servicios, referencias de aparición en los medios, historias reales, etc, como la que te pongo en el siguiente vídeo:

Fuente: Esta empresa comenzó sus actividades en 2016. Entonces la marca era Hasta siempre  ahora  se denomina Testimonio emocional. Ver ABC (22.3.17, pág.80) y también “¿Tienes algo que decir antes de morir?