La sociedad actual valora mucho la figura de la madre. Es verdad que ésta es una fuente de seguridad para el niño, pero la relación de la madre y el hijo necesita completarse con la función paterna. Está demostrado que la figura del padre es necesaria para el desarrollo psicológico equilibrado de los hijos.

La ausencia del padre tiene efectos muy negativos en el desarrollo de los hijos. Según encuestas realizadas en Estados Unidos un niño tiene seis veces más riesgo de crecer en la pobreza y dos veces más de abandonar la escuela si ha sido educado por una madre sola que si pertenece a una familia constituida por madre y padre, capaces de ofrecerle puntos de referencia.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? El problema de la ausencia del padre está relacionado con otro problema más general: el de la destrucción de la familia constituida por un padre y una madre con hijos. La familia se rompe, debido a muchos factores, sobre todo cuando el padre o la madre no buscan más que su beneficio a través del otro

Por eso, llama la atención la campaña de ACdP para destacar la importancia del padre en la familia. Es lógico que haya causado expectación. Vivimos en una sociedad secularizada con ausencia de valores y en especial destrucción de la familia por la ideología de género, que está presente en todos los ambitos educativos, mediáticos, culturales, etc.

“Padre Nuestro, que estás en el Cielo…”. Desde el dia 15, el Padrenuestro luce en 375 carteles instalados en autobuses, metros y marquesinas de 61 ciudades españolas. Es la nueva campaña de ACdP, que se ha propuesto celebrar la festividad de San José, el Día del Padre, y reivindicar la figura de tantos hombres que -como el santo- hacen cada día lo imposible para cuidar de su familia.

Con este Padrenuestro masivo y al grito de “¡Vivan los padres!”, los propagandistas piden al Señor que interceda por tantos hombres que se desviven por sus familias. Los carteles y marquesinas van acompañados de un simpático vídeo que celebra el empeño diario de todos esos padres que trabajan, cuidan, educan y rezan sin desfallecer. “Sé que no eres perfecto, por eso admiro tanto lo que haces por mí”, dice la voz protagonista del spot, y termina con un sentido: “Gracias, papá; rezo por ti”.

A través de esta acción, la ACdP da continuidad a la campaña que realizó el año pasado por estas fechas, cuando -con motivo del 8-M- sacó a la calle el Ave Maríapara celebrar a “la mejor mujer”. Este marzo, hace lo propio con la oración dedicada al padre por excelencia, el Padre del Cielo que da sentido pleno a la palabra “fraternidad”.

La campaña en las calles se complementa con una entrevista (dura 10 minutos) a la profesora María Calvo Charro, inscrita en la serie de la ACdP El Efecto AvestruzCon humor y valentía, la autora de Paternidad robada reivindica la importancia del rol masculino en la educación de los hijos y la necesidad de que padre y madre se complementen: “Un padre no es una mamá bis”, destaca.

La celebración del Día del Padre responde al carisma propio de la ACdP, que busca fomentar la presencia católica en el espacio público. En los últimos meses han estrenado un anti-anuncio navideño que recuerda que “Un nacimiento ha cambiado la Historia y no es el tuyo” y han lanzado la primera acción de la campaña Cancelados: 260 marquesinas en 33 ciudades españolas para recordar que “rezar frente a las clínicas abortistas está genial”.

Para esta campaña, la ACdP ha instalado el Padrenuestro en toda España, desde las calles de Sevilla o Pamplona hasta el metro de Valencia en plenas Fallas; desde las estaciones de Sol -en Madrid- o Plaza Cataluña -en Barcelona- hasta los autobuses de Vigo, Córdoba o Salamanca. La lista de ciudades incluye también a Zaragoza, Granada, Logroño, Albacete o Gerona, entre otras.

Ver también: La importancia de los padres