Amazon compra Whole Foods Market

Amazon ha expandido su negocio de alimentación tras la compra de la cadena de supermercados Whole Foods. Esta operación supone la mayor compra en la historia de Amazon, que se ha cerrado a un precio de casi 14.000 millones de dólares.

No cabe duda que esta compra cambiará el futuro de la industria alimentaria y las compras a corto plazo. Pero una mayor transformación está en camino, y las implicaciones a largo plazo pueden ser más radicales.

La compra, desde casa

Amazon ha entendido que la comodidad del comprador es un pilar fundamental de su negocio a día de hoy. Los consumidores prefieren comprar desde la comodidad de sus casas en lugar de desplazarse hasta la tienda, y por eso las compras online y los servicios de comida a domicilio se encuentran en pleno apogeo.

Aunque en los últimos años la compañía había expandido su negocio de Amazon Fresh, este no ha alcanzado gran popularidad. Whole Foods continuará operando bajo su nombre. Sin embargo cabe la posibilidad de que los suscriptores a Amazon Prime consigan descuentos especiales en estas tiendas. O que puedan recibir en su casa los últimos productos del supermercado, todo a través de Amazon.

Whole Foods como punto de distribución

Con esta operación Amazon no solo ha comprado Whole Foods. También ha adquirido cientos de tiendas físicas y puntos retail en los que puede tanto vender como almacenar todos sus productos. El gigante de internet ya había comenzado a abrir tiendas físicas en determinadas ciudades estadounidenses. Y esta compra es sin duda un movimiento en la misma dirección.

Tras la compra de Whole Foods, Amazon cuenta con 460 supermercados en EEUU, Canadá y Reino Unido. Un punto que, sin duda, será fundamental en la apertura de supermercados offline, es decir, su proyecto Amazon Go.

Amazon Prime para todo

Amazon Prime se ha convertido en algo más que una suscripción. Es un servicio que ofrece prácticamente de todo y, desde ahora, también comida. Con esta compra Amazon Prime debería aumentar su base de consumidores con mayor poder monetario, quienes ya invierten cientos de dólares al mes en Whole Foods.

Con esta compra ha quedado claro que la clave del negocio de Amazon es la comodidad. Ni comida, ni productos, ni películas. Amazon ha entendido que el consumidor de hoy valora tiempo y comodidad por encima de todo lo demás.

Fuente: ReasonWhay

Ver también: “Amazon Go y el supermercado sin colas” (en este blog) y “Amazon creará el supermercado del futuro” (El Confidencial)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.