La moda del No-Logo llega a los millennials

Durante años y años, las marcas confiaron en una estrategia esencial para dar valor a sus productos: el logo. Llevar un polo con el cocodrilo de Lacoste o un bolso con las siglas LV eran sinónimo de estatus, de estilo, de prestigio: la gente pagaba por llevar ese logo bien visible.

Los jóvenes actuales, sin embargo, parecen dar preferencia a las prendas que carecen de logo y las marcas han de adaptarse a la nueva situación. Abercrombie se vio forzada a prescindir de su famoso alce, Michael Kors ha cambiado el diseño de sus bolsos para incluir menos “MK” (y ahí comenzaron a recuperarse las ventas) y Gucci también ha apostado por logos menos visibles. Las marcas que siguen fieles al logo bien grande, ven como disminuyen las ventas.

Y es que según un informe de Goldman Sachs, los consumidores jóvenes prefieren ropa sin logos de ningún tipo, y se trata de una tendencia que va en alza. Además, los distintitivos de prestigio han ido desplazándose hacia el sector de la tecnología: comprar el móvil de moda puntúa más alto que comprar prendas de marcas de lujo. Como consecuencia los millennials están cada vez menos dispuestos a gastar grandes cantidades de dinero en moda (mientras, además, florecen más y más marcas de ropa low cost que ofrecen diseños actuales que visten hasta las celebrities y jet set).

Los datos de Morgan Stanley, también reseñados por Busines Insider, ratifican esta tendencia: mientras sus padres derivaban el estatus del nombre de las marcas, los jóvenes prefieren gastar su dinero en tecnología, comida y vacaciones: pagar más simplemente por un logo no es una de sus prioridades, y además, cada vez se da mayor prioridad a la funcionalidad sobre el nombre de marca.

¿Son, por lo tanto, los jóvenes menos marquistas? Cuando menos, lo son de una forma diferente, premiando a aquellas marcas que consideran útiles, valorando especialmente el diseño y la funcionalidad, reivindicando los “chollos” y aspirando a productos que se salgan de lo corriente. Eso sí, están tan dispuestos como sus predecesores a establecer relaciones de identificación con las marcas, solo que la exclusividad, aún siendo un valor en alza, pasa a entenderse de manera distinta.

La “fatiga del logo” como ya se ha nombrado esta nueva realidad, puede tener muchas causas diferentes, que van de los cambios en los hábitos de compra a los propios cambios sociales, donde hacer ostentación de logo se puede comenzar a ver incluso como algo vulgar, pero de lo que no cabe duda es de que es una realidad a la que las marcas que clásicamente se habían basado en el poder de su logo ya se están enfrentado. El logo ha pasado de ser un incentivo para la compra a convertirse en un factor perjudicial para la misma.

El no-logo es la última tendencia en branding de marcas

Esta tendencia del no-logo hace que los profesionales del diseño se centren en todos los aspectos relacionados con la marca, y así, construyen una historia mucho más duradera y exportable a otros formatos. Algo que no solo está ocurriendo en el sector de la moda, sino en muchas otras industrias.

Fuente : puromarketing

En su comentario, Christian Gallego nos sugiere un vídeo que ha tenido más de 7 millones de visionados. Se trata de análisis de 10 marcas y los secretos que esconden su logo:

Esther, nos propone en su comentario analizar dos vídeos sobre marcas y logotivos:

Branding from inetdesign on Vimeo.

6 comentarios sobre “La moda del No-Logo llega a los millennials

  • el 2 marzo, 2018 a las 12:30 pm
    Permalink

    En la actualidad estamos influenciados por los logos, siendo así una manera más sencilla de recordar una marca.
    La mayoría de las marcas tienen su logo, ejemplo Apple y la manzana, Polo Ralph Lauren y su caballo, etc. Muchos logos tienen su significado oculto tras ellos, como podemos observaremos en el video adjunto.
    Hoy en día, la caída de las ventas de marcas de ropa caras ha podido verse afectada por la forma diferente que tienen las jóvenes a la hora de ir a comprar, ya que ven el logo asociándolo a una marca cara, bajando así el nivel de ventas de la propia firma.
    Esto ha podido verse afectado por la crisis actual que hemos vivido, por lo que muchas familias han tenido que dejar de comprar estas marcas debido a la bajada de su poder adquisitivo, para así acceder a comprar otras como, por ejemplo, las del grupo Inditex.
    En la actualidad, vivimos en un mundo donde prevalece la tecnología. Los jóvenes prefieren obtener el último modelo telefónico del mercado, otros el último ordenador antes que una camiseta de una marca cara. Esto lo podemos ver en las nuevas generaciones, que ya nacen con la tecnología.
    Otro factor que podemos destacar en los jóvenes es la influencia de las modas, los jóvenes prefieren obtener una prenda algo más barata e ir a la moda que comprarse una prenda de estas marcas y que a la temporada siguiente ya no esté de moda.

    Respuesta
  • el 3 marzo, 2018 a las 3:47 pm
    Permalink

    El uso de logotipos siempre se ha relacionado con un buen estatus. Muchas investigaciones afirman que el estatus es el atributo más importante que las firmas pueden ofrecer a los clientes. Todas las marcas cuentan con un logotipo, pues una de sus funciones es el fácil recuerdo en las cabezas de los clientes.

    Según una entrada del periódico El País, cada vez son más la cantidad de jóvenes que le dan menos importancia a los logotipos, pues hoy en día se preocupan más por la individualidad que por la imagen. Esta tendencia está creciendo cada vez más, sobre todo, en la llamada “generación Z” o menores de 17 años y entre los millennials de 25 a 34 años.

    El mejor ejemplo son la cantidad de marcas que han renovado sus modelos disminuyendo la cantidad de logotipos en sus productos o directamente su eliminación.

    ¿Dónde está entonces la clave de los diseñadores en cuanto al nuevo marketing de cara a las nuevas generaciones? Demostrarles a estas y a las no tan nuevas, que estas marcas podrán seguir captando la atención de sus clientes de nuevas formas y poder renovarse continuamente a las nuevas necesidades de sus clientes. Esto supondrá un gran trabajo para los diseñadores, ya que deben centrarse más en todos los aspectos asociados a la marca.

    Otro gran ejemplo, es la compañía de ropa de Los Ángeles Freshjive, que decidió darle un nuevo enfoque a su marca deshaciéndose de su logotipo en 2009. Desde 2010, ningún logo aparece en sus prendas, etiquetas, página web… Hoy en día, años después del llamado “No Logo”, se ha convertido en una empresa sin marca.
    Por último, quiero destacar que este fenómeno llamado “No Logo” se está expandiendo más allá de la moda y han aparecido frases como: “los logos son para las latas, no para la gente”.

    Respuesta
  • el 8 marzo, 2018 a las 10:55 pm
    Permalink

    Para empezar el logotipo es el conjunto de símbolos tipográficos que representan el nombre de la empresa, algo que tiende a veces a confundirse con la marca, que es el conjunto de elementos que permiten identificar a una empresa.
    Es cierto que, hasta ahora, el uso de un logo era fundamental para que una empresa consiguiera cierto posicionamiento en el subconsciente de sus clientes, lo cual es un gran paso, pero no lo es todo para que una marca triunfe.

    En la construcción de un buen branding, evidentemente, se necesita un logo que llame la atención de los clientes potenciales pero, las empresas no se deberían enfocar sólo en eso, sino también en las personas, qué valores quieren representar, qué quieren transmitir al consumidor como marca.
    La marca es tan importante, porque no es sólo un logotipo bonito, sino que representa lo que es la empresa y, además, permite diferenciar a la empresa de sus competidores. Muchas veces, preferimos comprar de una marca y de otra no y la mayoría de las veces no es por el logotipo, sino por lo que nos transmite la empresa. ¿Por qué algunas personas, por ejemplo, prefieren viajar con Iberia en vez de con Ryanair? Muy sencillo, por lo que está empresa transmite con su marca, transmite confianza y seguridad a sus pasajeros, a pesar de que sus precios sean bastante superiores a los vuelos lowcost.

    A veces no nos damos cuenta de que un logotipo no lo es todo, los consumidores de buenas empresas como Adidas, Vodafone, KFC y muchas más, son capaces de reconocer a las empresas sin la necesidad de que exista un logotipo, simplemente por la marca.
    Tal y como cuenta la entrada, tanto la generación millennials y la generación Z (menores de 17 años) cada vez se centran menos en el logotipo de la empresa enfocándose más en la marca y menos en el estatus social o prestigio que les puede aportar el logotipo, buscando chollos o productos que se salgan fuera de lo normal independientemente de que empresa se trate. Esto beneficia, en parte, a aquellas empresas que no hay triunfado por su logotipo poniéndolas al mismo nivel que las demás, al menos en el sector de la moda, cuando antes, a la hora de comprar un bolso, lo que más importaba, además de que fuera bonito, era que el logotipo demostrase la cantidad de dinero que la persona se había gastado en él y, en mi opinión, a pesar de que la tendencia no-logo esté más extendida, los jóvenes siguen centrándose en lo que les aporta el producto en cuánto a exclusividad y estatus, en concreto en el sector de los móviles.
    A la hora de comprar un móvil como un iPhone X o un Samsung Galaxy 8 los jóvenes son capaces de gastarse muchísimo dinero con tal de ir enseñando un logotipo (en el caso de Apple isotipo).

    A continuación, adjunto dos vídeos, uno de Bankinter con el que quiere demostrar que su marca es más que un logotipo , y otro en el que si observamos las imágenes del vídeo podremos identificar a la empresa, a pesar de que se utilicen otros nombres y palabras, a través de la forma, colores e imagen de marca que han creado en nuestras mentes.

    https://www.youtube.com/watch?v=DQK2S0kTrKA

    Respuesta
    • el 9 marzo, 2018 a las 9:43 am
      Permalink

      Gracias Esther por tu excelente comentario. He puesto los dos vídeos al final de la entrada. Son muy ilustrativos.

      Respuesta
  • el 13 marzo, 2018 a las 11:33 am
    Permalink

    Hablando desde mi experiencia propia a la hora de comprar ropa, los motivos por los que prefiero no comprar ropa con logos vistosos es principalmente porque considero que es hacer publicidad gratis a dichas empresas, ya que al fin y al cabo es una forma de hacer que mucha gente vea dicha marca sin gastarse grandes sumas de dinero para ello (por parte de la empresa), ya que simplemente poniéndote esa prenda todas las personas con las que te cruzas por la calle a lo largo del día van a ver que ropa tienes, el logo. Por otra parte, también considero, como ha sido mencionado por algunos compañeros en comentarios anteriores, dichos logos grandes van asociados a ropa cara, unas zapatillas Lacoste o un polo Ralph Lauren cuestan mucho más que otras prendas que no tienen porqué ser necesariamente marcas blancas. Yo personalmente prefiero gastarme menos dinero en ropa y emplearlo en otras cosas que me aportan más.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.