Las metas personales y el aprendizaje

Las metas que tenga un estudiante en relación a sus estudios pueden ejercer una influencia muy importante en su nivel de aprendizaje y en su motivación para aprender, y estableciendo metas apropiadas puede aumentar tu rendimiento.
Estas metas pueden ser muy diferentes de las que los profesores tienen para sus alumnos. Es decir, los profesores pueden plantearse como metas para sus alumnos que aprendan y sean capaces de utilizar lo aprendido, mientras que las metas de los estudiantes pueden ser no solo diferentes a las de los profesores sino también múltiples y variadas. Por ejemplo, las metas de los estudiantes podrías ser una o varias de las siguientes: aprender, aprobar los exámenes para pasar de curso, conocer gente nueva en clase y hacer amigos, pasarlo bien, demostrar a los demás lo inteligente que es, ganar reconocimiento de los demás, etc. Las metas son muy importantes porque son las que definen aquello para lo que estamos motivados. Es decir, si tu meta es hacer amigos, estarás muy motivado para realizar actividades que te ayuden a alcanzar esa meta. Por tanto, las metas dirigen una serie de acciones y conductas.

Cuando la meta es el aprendizaje en sí mismo, es decir, la adquisición de nuevos conocimientos para saber más, los estudiantes no solo aprenden más, sino que también se esfuerzan por comprender mejor, buscan ayuda cuando la necesitan, persisten más ante las dificultades y se sienten más cómodos con los retos y obstáculos que puedan encontrarse porque los ven como desafíos estimulantes.

La evitación del trabajo como meta

Algunos estudiantes tienen como meta lo que podemos llamar la evitación del trabajo. Esto significa que su meta principal consiste en terminar las tareas lo antes posible y con el menor esfuerzo posible. Estos estudiantes tienen poco interés por aprender y se sienten desanimados y apartados del resto de los estudiantes, como si no formaran parte del grupo de alumnos.

 

Por tanto, si quieres tener éxito en tus estudios, debes tener claras cuáles son tus metas y si algunas de esas metas te están perjudicando en los estudios (como sucede con la meta de la evitación del trabajo). Ten en cuenta que eres tú quien elige y decide qué metas deseas plantearte y siempre puedes buscar algunas que te ayuden a rendir mejor y sacar mayor provecho del hecho de ir a clase.

Tener varias metas a la vez

En general, la motivación para hacer algo es mayor cuando satisface varias metas a la vez. Por ejemplo, imaginemos que te has planteado estas tres metas: aprender, hacer amigos e implicarte en una actividad estimulante. En este caso, tendrás una mayor motivación si, por ejemplo, entras a formar parte de (o creas) un grupo de estudios que te permita satisfacer todas estas metas al mismo tiempo. O bien, puedes proponerte participar en un proyecto grupal relacionado con el curso que también te permita satisfacer estas tres metas a la vez. De este modo, sentirás una gran motivación para realizar esa actividad, lo cual, a su vez, favorecerá tu aprendizaje.

14 comentarios sobre “Las metas personales y el aprendizaje

  • el 14 noviembre, 2013 a las 9:51 am
    Permalink

    Como dice el articulo, tener una meta para conseguir algun objetivo siempre es un buen aliciente para lograrlo, pero siempre que la meta sea algo que te motive de verdad, en mi opinión a la hora de los estudios una meta importante sería al terminarlos, encontrar un buen trabajo de lo que has estudiado, si te aseguran que al terminar tus estudios encuentras un trabajo la motivación se incrementaria más y se pondría mucho más esfuerzo para finalizarlos. Pero lamentablemente no es lo que suele ocurrir.

    Eduardo Rodríguez Tejero Alumno de MK. Servicios (UAH)

    Respuesta
  • el 14 noviembre, 2013 a las 10:49 am
    Permalink

    La motivación y las ganas de aprender de los estudiantes, están relacionadas con un montón de factores.

    Hay que saber que todas las personas no son iguales cada una tiene unos gustos, unas aficiones , algo que se las da mejor o peor que a otros… Pero a pesar de todo esto, si te propones superar algo y conseguir ese objetivo por muy difícil que te parezca, tú puedes conseguirlo proponiendotelo como un reto, buscando más información, poniendo más interés…

    Proponerse un reto, y realizarlo es algo que puede llenar más a la persona, haciendo que a partir de hay su interés aumente, ya que cuando alguien consigue algo , aunque sea con mucho esfuerzo, la satisfacción posterior de haberlo conseguido será un premio.

    Mónica Valverde Collado
    ALUMNA DE MARKETING DE SERVICIOS (UAH)

    Respuesta
  • el 16 noviembre, 2013 a las 9:06 am
    Permalink

    En mi opinión, tener la meta de “finalizar los estudios para encontrar un trabajo relacionado con tus estudios” como incentivo para aprobar es válida (porque seguramente si te anime a estudiar) pero termina provocando que no aprendas todo lo que necesitaras para dicho trabajo.
    Terminar sin duda es importante, pero dominar la materia a la que quieres dedicar tu trayectoria profesional es vital.
    Veo que existe una grave preocupación por encontrar un trabajo, “el trabajo que siempre se había prometido” (Estudia, ves a la universidad y encontrarás un buen trabajo), la realidad es que se siguen creando empleos, aunque la competencia cada vez es más fuerte. Tus conocimientos y la forma de demostrarlos en una entrevista te ayudarán más que un papel que ponga “Graduado en Administración de empresas”.

    Respuesta
  • el 16 noviembre, 2013 a las 7:36 pm
    Permalink

    Creo que, como dice el artículo, las meta que tiene un estudiante respecto a los estudios pueden influir en gran medida en su nivel de aprendizaje y su motivación para aprender, pero creo que nuestras metas están influenciadas por multitud de factores diferentes. Muchas personas tienen como meta terminar su carrera dominando las materias estudiadas y encontrar un buen trabajo, pero por desgracia, en la situación actual esto es difícil de conseguir, por lo que el proceso de aprendizaje para conseguir esa meta se puede ver influenciado por este factor, o personas que están estudiando una carrera determinada por diferentes influencias, y realmente no les gusta del todo, sí que pueden tener la meta de terminar la carrera, pero no creo que tengan más motivaciones en el aprendizaje, tan sólo aprobar la carrera.

    Marta García Gómez.
    Alumna de Marketing de Servicios.

    Respuesta
  • el 17 noviembre, 2013 a las 5:46 pm
    Permalink

    Yo pienso que las metas de una persona van cambiando según se van cumpliendo años, en mi caso cuando iba al instituto mi única meta era aprobar para que mis padres no me regañasen, cuando entré en la universidad mi única meta era no estar en mi casa de brazos cruzados, porque anteriormente hice un FPII y no encontraba trabajo, por tanto mi meta era que los demás no tuviesen un concepto malo de mí por estar en paro, ahora estando en mi cuarto año de carrera y en cuarto curso mi meta es formarme lo mejor posible para poder lograr el trabajo de mis sueños y no solamente estoy estudiando en la universidad sino que después de muchos años de no estudiar idiomas me he animado a estudiarlo, para poder lograr mi objetivo con mayor facilidad.
    Por tanto, yo creo que, las metas van cambiando a lo largo de la vida, además en la trayectoria de la vida vas cumpliendo objetivos y tu mismo te vas poniendo otros, también creo que el entorno influye en esas metas que uno se marca.
    Mónica González Sánchez-Pascuala.
    Mk. Serv. UAH.

    Respuesta
  • el 22 abril, 2014 a las 8:56 am
    Permalink

    IArtículo interesante y motivador. Creo que siempre es importante fijarse metas altas ya que a veces las circunstancias nos impiden llegar a ellas pero en consecutiva habremos alcanzado un buen nivel de motivación personal siguiendo las mismas, y sl fial del camino podremos dsrnos cuenta de lo lejos que hemos llegado.
    A día de hoy, nonnos podemos permitir fijarnos una meta de mediocridad, buscando el menos trabajo posible y eludiendo esfuerzos.
    COMO BIEN DICE EL DICHO, TODO ESFUERZO TIENE SU RECOMPENSA.

    María de Tomás Gómez. Ex-estudiante de Marketing. UAH. From: Swansea, United Kingdom

    Respuesta
  • el 23 septiembre, 2014 a las 1:53 pm
    Permalink

    Como bien se dice en el artículo,la clave es la constancia.De esta manera,al cabo de un tiempo,se ven los resultados.

    Respuesta
  • el 26 octubre, 2014 a las 7:26 pm
    Permalink

    Las metas son el motor de la motivación. Cuando tienes objetivos que perseguir tienes destinos a los que llegar.

    Yo volví a estudiar por que estaba estancado profesionalmente, quería ampliar mis conocimientos y conocer mas personas con objetivos similares.

    Tras 3 anos en la universidad he conocido a bastantes personas interesantes, a algunas de ellas las considero nuev@s amig@s, y pese a que he aprendido muchas cosas, por desgracia no aprendí aun nada profesionalmente útil que no supiera antes. Pero aun así hay un punto de desafió, de reto, que me motiva a seguir superando exámenes y asignaturas, y a intentar llegar a mas, crecer.

    Este a;o estoy trabajando en Irlanda y no se como saldrá esto de intentar hacer las asignaturas por evaluación final por que he perdido la motivación de conocer otros estudiantes, del trabajo en grupo, y del crecimiento profesional (afortunadamente he crecido profesionalmente todo lo que quería).

    Si bien es cierto que me esta costando mucho encontrar tiempo para la universidad con todo el lio de mudarme a vivir a otro país, y comenzar en un trabajo nuevo muy complicado en un idioma que no es mi lengua materna, aun así quiero intentarlo.

    Mi motivación, mi objetivo es ver si soy capaz de lograrlo incluso en una circunstancia tan extraña.

    Entiendo que muchos estudiantes jóvenes, sobre todo los que nunca han trabajado estén muy desmotivados, no tengan motivos reales para esforzarse con las asignaturas, por que no ven un objetivo, un destino, una salida profesional, un propósito.

    Pero desde luego sin conocimientos no vas a abrir nuevas oportunidades. El futuro es incierto, pero lo que si que sabemos es lo que podemos hacer hoy por que ese futuro sea un poco mejor de lo que seria si no hacemos nada.

    Por eso el crecimiento personal, la expansión de nuestras habilidades, y de nuestra red personal de contactos deberían de ser los motivos raíz de casi cualquier actividad que emprendamos.

    Respuesta
  • el 2 marzo, 2015 a las 7:29 pm
    Permalink

    Para mí no se puede conseguir nada sin que nos fijemos metas. Cada uno tiene sus metas, mas o menos sólidas pero lo mas importante es que nos motiven.
    Estoy de acuerdo con la imagen que dice que somos responsables de nuestro éxito en la universidad : tenemos que darnos cuenta de la oportunidad que es de poder hacer estudios.

    Marion Jehanno, Estudiante erasmus en Marketing Internacional en la UAH

    Respuesta
  • el 5 marzo, 2015 a las 4:20 pm
    Permalink

    Entrada muy interesante.
    A veces, menos es más. Queremos llegar a los resultados sin pasar por el esfuerzo, sin darnos cuenta que cuánto más esfuerzo, mayor es la recompensa. Deberíamos quejarnos menos y proponernos objetivos o metas más, porque cuando se consigue uno solo de los miles de objetivos que tenemos en la cabeza, se siente una satisfacción, una sensación de que todo el esfuerzo que hemos puesto ha servido para algo que no es comparable a nada que nos venga resuelto. Si quieres llegar a algo no lo pidas, búscalo.

    Respuesta
  • el 26 octubre, 2016 a las 9:27 am
    Permalink

    Hoy en día, hay muchos estudiantes universitarios que estudian sólo para obtener un título y así encontrar un trabajo. Son realistas. Es comprensible. Para lograr un alto nivel de vida, hace falta tener un buen sueldo.

    En cuanto a las metas personales, creo que lo mejor es relacionarlas con el trabajo que te gustaría tener en el futuro. De esta manera, uno se esfuerza con dedicación e iniciativa por aprovechar mejor el tiempo dedicado a la formación.

    Lingyue Zhu, (Julia)

    Respuesta
  • el 26 octubre, 2016 a las 9:53 am
    Permalink

    Concretar metas personales, son el comienzo de un círculo virtuoso.

    Como dice el artículo, las metas que tenga un estudiante son las que orienta su actitud y su comportamiento. Primero, se debe conocer qué le gusta más y qué metas quiere lograr. Estas metas, da un sentido a los clases,los trabajos y los examenes en que participe. Lo maravilloso es concretarse metas que se puedan lograr. Así se tiene más confianza en sí mismo y se trabaja más y mejor.

    杨博舒 Yang Boshu

    Respuesta
  • el 16 octubre, 2017 a las 10:37 pm
    Permalink

    Claro eso es sobre el papel de las metas en los estudios de los alumnos, pero las metas son muy importantes en la gestión de personas también. Por eso, pienso que las metas son MUY importantes para todas las personas en todo su vida.

    Hay una teoría de metas que he estudiado. Se llama la teoría de haciendo las metas de motivación (he estudiado en inglés y no estoy seguro si esta es la traducción perfecto). El estudio dice que las metas están relacionadas con cumplimiento. Si las metas son especificas y claras, su cumplimiento va a ser mejor. También las metas tienen que ser realista y un reto. El parte más importante is que este modelo depende en dos cosas, la auto eficiencia y su compromiso con la meta. Si su auto eficiencia es más alta, va a trabajar más duro para obtener la meta. Esta teoría supone que las personas no van a dejar la meta (que tiene compromiso con la meta).

    Uso las metas para muchas partes de mi vida. También uso para todos mis clases y si quiero mejorar algo en mi vida. Pienso que las metas pueden ser muy buenos para hacer cambios en tu vida, pero solo puede funcionar si eres una persona orientada por las metas. Hay otros modos/métodos para motivarse.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.